Opinión Nacional

Pleito matutino entre Gobierno y Estado

Pasado el vendaval de las elecciones presidenciales en Venezuela, y preparándonos para el nuevo aquelarre persuasivo de los próximos comicios regionales del venidero 16 de diciembre, entre campañas y promesas, esguinces políticos y reubicaciones apresuradas (e ilegales) de los candidatos oficialistas seleccionados “a dedo” por Chávez, escucho una acalorada discusión entre parroquianos dentro de uno de los vagones franceses del Metro de Maracaibo –conocido como “el centímetro” por la cortedad de su trayecto- y como es de esperar, el tema no es otro que político.

Para mis lectores que desconocen Maracaibo, les diré que es una ciudad hermosa, orillada de Norte a Sur por la costa occidental de un inmenso lago de 13.820 kilómetros cuadrados, todo un mar interior pero de aguas salobres y contaminadas, que de sus entrañas aún brota, generoso y de alta calidad, un bitumen petrolífero –casi gasolina- desde hace más de 60 años. Maracaibo es una calurosa ciudad gentil y hasta exagerada, como la propiocepción que se tienen sus habitantes. Una ciudad superlativa con un sol que “parte piedras”, una población maravillosa y excesivamente bullanguera, visceral y pragmática. Es la capital petrolera de Venezuela y del occidental Estado Zulia, una ciudad de música y colores estridentes, cordialidad igualmente excesiva y con una personalidad cultural propia. Sus habitantes hablan con un vocablo particular (que tiene su Diccionario) y con un “voceo” único y muy diferente al del Cono Sur- como su gastronomía, su pasión por el béisbol, la fe inquebrantable en su patrona, la Virgen de La Chiquinquirá y … una pasión encendida por la política local, regional y nacional (en ese orden).

Dos parroquianos discuten acaloradamente sobre los recientes comicios electorales en los que triunfó Chávez con algo más de 8 millones de votos, una elección presidencial en la que la oposición, liderada por el joven abogado Capriles Radonski, aglutinó un poco más de 6 millones y medio de boletas electorales, un 44,75% de los votos escrutados. Lo hacen a voz en cuello –nada extraño- y con una vehemencia que asombraría hasta al más romano de los conductores de taxis de la parada Porta Angélica, a un costado externo del Vaticano. Entre gesticulaciones, mutuas interrupciones e impúdicas adjetivaciones lanzadas como petardos en una feria, me llamó la atención algo que deseo compartir contigo, porque creo que también se repite no solo en otras ciudades de Venezuela; también en muchas otras de los países hispanoparlantes de América. El asunto no es otro que una confusión de términos y de conceptos que les escuché esta mañana a los tertulianos contendores del Metro de Maracaibo, pero que también se lo he escuchado a encumbrados políticos venezolanos y de otras latitudes. Tal confusión conceptual involucra al Gobierno y al Estado.

Los contrincantes de esta mañana en el Metro aludían a las gestiones administrativas de Capriles y de Chávez indistintamente como “del Gobierno” o como “del Estado”. Al principio creí entender que se referían con “gestión del Gobierno” a las de la Administración nacional –terriblemente centralizada en la voluntad pétrea e iracunda de Chávez- y con “Gestión del Estado” a las acciones emprendidas por Capriles en su condición de Gobernador del Estado Miranda, pero al poco tiempo de ponerles atención me di cuenta que ambos vociferantes confundían los términos. Hablaban, por ejemplo, de los empleados públicos indistintamente como “empleados del Gobierno” o como “trabajadores del Estado”, una confusión de términos entendible entre dos paisanos con evidentes deficiencias en la formación instruccional y ciudadana (junto al “voceo” se lanzaban improperios verdaderamente groseros) pero que me recordó la entrevista que apenas una hora antes le hicieran a un engominado político caraqueño de proyección nacional por Globovisión –el único canal televisivo frontalmente opositor a Chávez- quien indistintamente se refirió a la institucionalidad que representa Chávez como “Gobierno” y como “Estado”.

Entonces, hilando mis recuerdos televisivos con la floripondia e inútil discusión de los parroquianos en el Metro, se me ocurrió pensar cómo sería un país -mejor dicho, cómo funcionaría la burocracia oficial de un país- sí los empleados públicos fueran los estrictamente necesarios y, además, fueran “del Estado”, mientras que los dirigentes públicos (Directores, Viceministros, Ministros, etc.) dependieran “del Gobierno”. Lo primero que acontecería es que la burocracia sería la estrictamente necesaria para el funcionamiento del Estado; sería única e inmodificable por la voluntad megalómana de los transitorios señores “del Gobierno”. Tal burocracia, reducida a lo estrictamente necesario (más por imperio de las tecnologías que por el desprendimiento subjetivo de las excedencias de personal), tendría como contrapartida una inmensa estabilidad para los funcionarios, que serían –a no dudar- verdaderos funcionarios de Carrera Administrativa. Con sueldos y emolumentos obtenidos por escalafón y mérito propio; una estabilidad alejada de los vaivenes del “quítate-tú-pa´-ponerme-yo”; sería gente de criterio difícilmente corruptible por los avenidos “del Gobierno”, y que además, servirían como contrapeso institucional frente a las tropelías y desafueros de aquéllos.

Soñando despierto –porque conjeturar una Venezuela así, solo es posible en sueños- imagino la dinámica y la eficiencia de los servicios públicos, donde la estabilidad del trabajo de un ingeniero, una secretaria o un administrador no dependen de la voluntad del Director de turno, (que es un funcionario “del Gobierno”, y a quien se le paga con el presupuesto que el Estado asigna al Gobierno) pues su desempeño sería medido y evaluado con baremos de eficacia preestablecidos. Se me viene a la mente la posibilidad de introducir la más eficiente tecnología digital en los servicios públicos del Estado, no para suplantar al vector humano, sino para agilizarle sus gestiones.

En ese “deber-ser” de País, donde “el Gobierno” está obligado a ejecutar su programa de gestión ofrecido en las elecciones, a cobrar impuestos y a hacer lo estrictamente necesario para alcanzar las metas de gestión propuestas, “el Estado” también lo integran los Jueces, como verdadero Poder independiente, cuyos integrantes son inicialmente elegidos por los ciudadanos en comicios parroquiales a los que se postulan ciudadanos que llenen los perfiles requeridos; unos perfiles prefijados por el mismo Poder Judicial con el concurso activo y beligerante de las Universidades, los colegios de Abogados, las ONG´s y las asociaciones que integren vecinos, habitantes y pisatarios, para seleccionar entre los mejores a los Jueces de Paz y de Parroquia que luego ascenderán por méritos propios y por concurso de oposición y credenciales, a las instancias superiores del aparato judicial, hasta acceder, también por antigüedad, méritos y experticia, al Tribunal Supremo de Justicia, también por votación directa de los ciudadanos y a partir de postulaciones individuales, colegiadas o grupales. Tendríamos así a Jueces Mayores en cargos vitalicios, verdaderos doctores de Leyes en el Poder Judicial.

Fui imaginando un País, cuyas fuerzas armadas son “del Estado” y además, apolíticas pero profesionales y altamente tecnificadas. Y también imaginé un Gobierno dirigido por un Primer Ministro, cuya gestión responde a un Presidente que surge de una colegiatura en la que participan todos demás Presidentes de los Poderes que integran al Estado, y de cuyo seno surge. Voy imaginando ese país posible mientras el vaivén del Metro mece mi ensoñación durante el trayecto más prolongado: entre la estación Sabaneta y la “penúltima”, la Libertador, que es la interrupción abrupta del servicio. A la discusión entre los dos parroquianos se les ha sumado media docena de furibundos partidarios de Chávez y la gritería es gallinácea. Sobresalen los insultos y han acorralado al parroquiano opositor como sí sus ideas fueran un anatema religioso.

Mientras salimos a codazos porque los que abordan no nos dejan salir con fluidez, el calor de esta Maracaibo mía me abofetea inmisericorde y me lanza las pestilencias de un lago demasiado próximo. Volteo para ser testigo de la iracundia rojita, pues allí dentro del vagón del Metro, los defensores del socialismo del siglo 21 le impiden bajar al escuálido pero valiente joven opositor, y mientras me dirijo a las escaleras mecánicas –que no funcionan- acierto a escucharle una amenaza al más gamberro de los militantes rojo-rojitos afectos al régimen,  una amenaza que resume la confusión institucional que vivimos en este ex-país que llamábamos Venezuela:

.- “Dale gracias a La Virgen de La Chiquinquirá que no somos empleaos del gobierno, porque sí lo fuéramos, jamás tendrías un beneficio del estado, por estar hablando mal de mi comandante presidente.”

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar