Opinión Nacional

¡Pobre Novia Frustrada!

Venezuela está como aquella muchacha que, ilusionada, fue al altar con su amado novio, aquél que nunca le gustó a su mamá, con toda la ilusión de ser feliz por siempre y de haber elegido, a pesar de los pronósticos, al hombre de su vida, a su compañero, el mejor. Y que descubre, luego de la luna de miel, que el esposo, que tanto dice amarla, la insulta, la denigra, la golpea, la cela y pretende, además, tenerla encerrada. En fin, que se ha convertido en su dueño.

Asimismo está Venezuela. Con mucha ilusión, la gente fue a las urnas buscando en Chávez el cambio progresista que iba a levar al país a la eliminación de los viejos vicios, las corruptelas, la ineficiencia gubernamental y que, al fin, iba a lograr que saliéramos de las crisis y los problemas sociales. Eso, a pesar de que a un pequeño grupo (la mamá) no nos gustaba para nada el novio (el candidato).

No ha pasado mucho tiempo y ya el país ha descubierto que, a pesar del tan proclamado amor que Chávez le tiene al «soberano», lo irrespeta, lo denigra, lo descalifica y le pega (¿no es pegarle al pueblo el desastre económico, el violento aumento del desempleo, el desangramiento de la economía y la forma en que se ha desatado la delincuencia?). Pero, además, se cree el dueño del país, tal como el esposo del cuento. Y como dueño, puede disponer de él como le da la gana, con o sin su consentimiento. Y ¡Carajo! Que no se le ocurra oponerse a lo que él quiere, que le cae a palos de nuevo.

Lo que pasa en este tipo de situaciones es que, a pesar de las evidencias, las declaraciones de amor y los arrepentimientos, el encanto continúa funcionando. Queda la esperanza de que «él va a cambiar, tú vas a ver». Y el orgullo, que no le permite aceptar que se equivocó y que la mamá tenía razón. Y, cuando al fin la novia frustrada acepta que la mejor solución es liberarse del esposo problemático, éste se niega a dejarla ir. La quiere sometida, sojuzgada, sumisa y siempre dispuesta a complacerle sus caprichos.

Y empieza el nuevo calvario. ¿cómo salir de tan macabra situación? El hombre la persigue, la acosa, la acorrala y la amenaza. El miedo crece.

Gracias a Dios, Venezuela tiene, en este momento, la opción de salir de Chávez sin mayores traumas, mediante el voto en 28 de mayo. Pero ¿qué pasará si Chávez se niega a abandonarnos, pretendiendo que todavía el mal matrimonio debe seguir y escudándose en la trampa electoral? Tendremos que buscar la forma de hacerle entender que ya no lo queremos más. Y salir de él lo más rápido que podamos.

Urbanista. USB. 1979

MBA. IESA. 1984

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba