Opinión Nacional

¡Podrido!

¡PODRIDO! ¿Lo vieron entrevistado por la BBC? El rostro de palo de Mugabe. La imagen pura y sin maquillajes del terror, la impunidad, la hipocresía y la ira contenidas. Idi Amín Dadá. El último emperador en calzoncillos. Ya huele el Apocalipsis. Ya siente el rechinar de las cadenas. Ya se sabe entre rejas. Ya escucha los pasos por el pasillo de la muerte.

 Si el antichavismo, ya mayoritario en el país, hubiera hecho un esfuerzo sobrehumano para dar con el adjetivo exacto que pudiera definir a este régimen, no hubiera sido capaz de encontrar lo que “nuestro insólito universo” rojo rojito le ha provisto de gratis y sin pedirlo: cientos de miles de toneladas, millones y millones de kilos de alimentos y medicinas podridas. En cualquier país medianamente decente, bajo cualquier gobierno verdaderamente democrático y donde el pueblo tuviera voz y voto – tal como sucede en Chile, en México, en España, incluso en el Brasil de Lula – no duden ustedes un segundo en concluir lo que es dable y decente imaginar: un juicio descomunal, la humillación pública, el defenestramiento del presidente de la república y la cárcel para él y todos sus ministros y responsables. Si es que el paredón está prohibido constitucionalmente. Si Venezuela fuera una democracia y existiera la separación de poderes, si cara de nalga no cerrara los ojos por orden presidencial y permitiendo los latrocinios y escándalos oficiales, si el vejete somnoliento de la contraloría despertara del letargo y saliera de la bañera de prestaciones en que chapotea, si la doña que regenta una cosa llamada tsj y otra que dice defender al pueblo tuvieran un adarme de moral y una pizca de honor, puedo asegurarles que el Quemásmea no andaría haciendo con auténtico desquicio lo único que le queda: defendiéndose de tanto lupanar gubernativo atacando a quienes se amontonan ya por millones en la bajadita para darle lo suyo aquel día que dicen los españoles es el día de los gallegos: el día menos pensado. Si en Venezuela los amigos de la llamada MUD tuvieran las pilas puestas ya andaría por los televisores del mundo una cuña del siguiente tenor: 1.- rancho cualquiera en los alrededores o en el corazón mismo de Caracas. 2.- Madre desesperada llorando en silencio. 3.- Padre que mira sentado con rostro ausente, pues está cesante. 4.- Niños que lloran desconsoladamente de hambre sobre un camastro. 5.- Paneo rasante sobre millones de kilos de arroz y litros de leche descompuesta. 6.- Sarao presidencial en Miraflores mientras la familia del susodicho se baña dichosa en el Falcon Crest de Barinas. 7.- Blackout y una voz en off que dice: Dejar pudrirse la comida de Dios es un crimen de lesa humanidad. Vota por el futuro. Vota por la paz. Vota por el cambio. Nada que inventar. Chávez nos está dando día a día las palabras, las metáforas, los rostros de la campaña: choreos, privatizaciones, latrocinios, descomposición social, asesinatos, una monumental inflación, persecuciones y presos políticos, hambre y más hambre. ¡LA ECONOMÍA IMBÉCIL! Si la metáfora de Pinocho se hiciera realidad la nariz de Chávez debería ser cargada por un batallón de la guardia nacional. ES LA HORA DEL CAMBIO. VOTA POR EL FUTURO. VOTA POR LA ALEGRÍA. VOTA POR LA FELICIDAD. ¿Lo vieron entrevistado por la BBC? El rostro de palo de Mugabe. La imagen pura y sin maquillajes del terror, la impunidad, la hipocresía y la ira contenidas. Idi Amín Dadá. El último emperador en calzoncillos. Ya huele el Apocalipsis. Ya siente el rechinar de las cadenas. Ya se sabe entre rejas. Ya escucha los pasos por el pasillo de la muerte. ¡Está podrido!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba