Opinión Nacional

¿Por qué el 29 marchamos en Aragua?

Para protestar contra un paquete económico que sólo ha traído hambre, desempleo y miseria al pueblo de Venezuela.

Para protestar contra la aplicación de nuevos aumentos en los impuestos saqueadores de nuestros bolsillos.

Contra el aumento criminal en los precios de la comida.

Por la inseguridad reinante.

Contra el incremento abusivo en las tarifas de los servicios públicos.

Contra el naufragio de nuestro parque industrial.

Por la recuperación de los miles de puestos de trabajo que se han perdido.

Contra el lenguaje soez y vulgar de los personeros del gobierno.

Contra el hostigamiento a los medios de comunicación social.

Contra la impunidad ante el genocidio del 11 de abril.

Por la protección de los niños que aun permanecen en la calle.

Por una seguridad social eficaz.

Contra un gobierno que sólo ha logrado sembrar el odio y la discordia en un pueblo noble y solidario por naturaleza.

Por el rescate de nuestros símbolos patrios, nuestra identidad y nuestra paz.

Entremos en materia:

De once mil empresas que había en Venezuela han cerrado cerca de cinco mil en los últimos tres años. Esta quiebra masiva ha puesto en la calle a cerca de 600 mil trabajadores sólo en la industria y en la agro-industria.

Textiles, plástico y calzado son los sectores más afectados. Varios factores entran en juego, por ejemplo, el consumo ha bajado drásticamente porque la gente cada vez tiene menos ingresos; la devaluación del bolívar frente al dólar encarece la importación de materias primas, y ese encarecimiento no es asumido por el consumidor por la falta de circulante; por consiguiente, los industriales se han visto obligados a absorber esos incrementos en los costos.

Tenemos más de cinco millones de buhoneros, que es la actividad que se registra como “empleados en la economía informal”, y casi dos millones de personas literalmente desempleadas, sin hacer nada. Sólo con una inversión aproximada a los 25 mil millones de dólares anuales, en un lapso de cinco años, se podría recuperar el empleo perdido en cerca de medio millón de puestos de trabajo.

Los datos anteriores aparecen registrados en sendos informes presentado por los diversos organismos empresariales del país.El panorama es desolador. Las señales que delatan la crisis. “Más del 65% del parque industrial nacional, que está ubicado en los estados Aragua, Carabobo y Lara, ha cesado en sus actividades. De 526 mil 997 empleos se han perdido 165 mil 661 puestos de trabajo desde 1998 hasta mayo de 2002 en todo el sector industrial. En Aragua, más del 57% de las industrias han cerrado definitivamente, sólo 667 empresas se mantienen en actividad de las mil 540 que existían en 1997. ¿Qué ha hecho el gobierno para solucionar tan terrible cuadro? Nada, no hace nada. Por el contrario, actúa para agravarlo.

Aquí, de este lado está toda la intelectualidad y los tecnócratas del país, junto a ellos, todos los venezolanos que soñamos con una patria libre y prospera debemos operar, constituir grandes mesas de trabajo para elaborar propuestas concretas donde se esbocen los planes del gobierno sustitutivo así como los planes que se adelantarán para la reforma del Estado.

Debemos decirle al país que efectivamente pronto se acabará nuestra pesadilla, pero también debemos decirle

1.- ¿Cómo vamos a reactivar la economía?

2.- ¿Cómo y en qué medida se va a generar empleo?

3.- ¿Qué se hará para poner a funcionar el agro y la cría?

4.- ¿Cómo se va a manejar el tema de las importaciones y el de las exportaciones?

5.- ¿Qué debemos esperar con relación a la seguridad personal?

6.- ¿Qué se va a hacer con las policías, con las cárceles, con la justicia, con los servicios públicos y la seguridad social?

8.- Los planes para con la Fuerza Armada.

9.- ¿Qué se va a hacer con esa Constitución de 1999?, hecha a la medida personal de los caudillos del momento, y de la cual hasta ahora hay cuatro versiones diferentes, y que contempla ese nefasto alargamiento del período presidencial con reelección inmediata.

10.- ¿En qué medida se reformarán las ramas del Poder Público para encauzar una verdadera democracia moderna?

11.- ¿Cómo definiremos nuestra política internacional?

12.- ¿Qué tratamiento se le dará a la corrupción en particular, y al delito en general?

En opinión de Aragua, la oposición toda debe acordarse inclusive en una cabeza dirigente para llevar a cabo ese programa que planteamos. Es decir, que de una vez se nos defina a los venezolanos un rumbo, un plan de acción y una dirigencia. Esto potenciaría las fuerzas que queremos el cambio.

Señores Aragua ha cumplido.

Ni un desempleado más.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba