Opinión Nacional

¿Por qué no produce el campo de gas La Perla?

Desde el 2009 las empresas extranjeras Repsol de España y Eni de Italia, descubrieron en el campo La Perla del bloque Cardón IV, en el oeste de la Península de Paraguaná, a unos 60 kilómetros de la costa y del Complejo Refinador de Paraguaná, un bolsón de gas en el mar de 8,9 billones de pies cúbicos, que sacudió los mercados petroleros y puso felices a los criollos, que arrastran un déficit de 2.000 millones de pies cúbicos diarios de gas y están quemando diesel en las plantas eléctricas del país.

El difunto presidente Chávez se emocionó, y desde el Consejo de Ministros, donde se celebraba un Gabinete por satélite, agarró los micrófonos y transmitió el evento del descubrimiento del campo La Perla.

Durante muchos días se estuvo celebrando el evento.

Repsol desde España hizo sus pronósticos del potencial del campo gasífero, y los italianos de Eni hicieron lo mismo desde Roma. Hasta se olvidaron de otro descubrimiento gigantesco de 1979, los cuatro grandes campos del norte de Paria: Caribe, Mejillones, Dragón y Patao. En estos campos del proyecto Mariscal Sucre, lo único que se recuerda como sobresaliente es el hundimiento del taladro de perforación Aban Pearl.

Han pasado tres años, y Pdvsa, Repsol y Eni acordaron que en la primera fase del proyecto, a un costo de 1.400 millones de dólares, se producirían 300 millones de pies cúbicos diarios de gas, y para el recobro de la primera inversión de capital pagarían a las compañías a 3 dólares el millón de BTU. A partir de ese momento, cuando el Ministerio de Petróleo y Minería definiera la comercialidad del campo, se crearía una empresa mixta, donde Pdvsa participaría con un paquete accionario del 35%.

Los expertos consultados dijeron que algo grave debe estar sucediendo en la caja de Pdvsa para no haber considerado una acción elemental el crear una plataforma temporal y lanzar al agua 60 kilómetros de tubería para pegarse a la red de tubería de gas de Ule y conectarse con todo el país. Las empresas nacionales que operan en el Lago de Maracaibo tienen una dilatada experiencia en estas especialidades.

Muchos opinadores han inventado que la obra se demora por la solidaridad del Gobierno venezolano con las autoridades argentinas y por la nacionalización que hizo el gobierno de Buenos Aires de la empresa YPF. Otros aseguran que esa es una especulación satánica.

Lo que más se acerca a la verdad en los medios del sector petrolero es que la crisis económica de Pdvsa se aproxima a los niveles más bajos, además de la amenaza latente del derrumbe de los precios petroleros. El segundo trimestre del año que se inició es históricamente el período cuando baja la demanda de los países industrializados del hemisferio norte y esto debilita los precios.

En el plan original existía un compromiso de producción temprana para finales del 2012 (ya no se cumplió), de 80 a 100 millones de pies cúbicos diarios de gas y de 2.000 a 3.000 barriles diarios de condensados (estos son los crudos que se venden a los precios más altos).

Las reservas del campo son de 8,9 billones de pies cúbicos y en la primera fase entrarían al mercado 300 millones de pies cúbicos en 2013 con la perforación de 6 pozos y la instalación de una plataforma HUB y un tren de tratamiento.

Se estima que para el 2016 la producción sería de 800 millones de pies cúbicos de gas diarios, con la perforación adicional de 13 pozos y un segundo tren de tratamiento.

Finalmente, en una tercera fase, para el 2019, la producción sería de 1.200 millones de pies cúbicos de gas diarios, con la perforación de 7 pozos y la instalación de un tercer tren de tratamiento de gas.

Sin embargo, en este momento Colombia transfiere a Venezuela desde la Guajira de 200 a 250 millones de pies cúbicos de gas diarios, pagaderos a precios internacionales de 4 dólares el (millón de BTU), lo que origina un desembolso anual de 500 a 600 millones de dólares.

De haberse iniciado la producción de gas y líquidos del campo La Perla el país se habría evitaba ese desembolso.

En el acuerdo firmado con Colombia, para el 2013 Venezuela tenía la obligación de bombearle a Colombia los volúmenes de gas que necesita para sus operaciones domésticas.

Sin embargo, Venezuela, que creó una filial para manejar el negocio del gas (Pdvsa Gas) presenta una actividad que ha sido nula. El Gobierno no ha podido remontar la producción de 6.000 millones de pies cúbicos de gas diarios durante los últimos 10 años. Se estima que el campo Perla, además de la producción de gas, podría al fin del período bombear entre 11.000 y 32.000 barriles diarios de crudos condensados.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba