Opinión Nacional

¿Por qué no veo salidas institucionales?

De unos delincuentes organizados —pues Gobierno es el que gobierna conforme a la Constitución y tiene legitimidad— quienes, con alevosía y premeditación, planificaron la masacre de una marcha espontánea, alegre e inerme ejerciendo un derecho constitucional y cuyos forajidos, a la orden de un genocida y cobarde, se defecan en la tumba de los mártires precisamente a los 90 días del genocidio, no se puede esperar una salida institucional a esta grave crisis sin antecedentes.

Salida institucional implica cultivar valores, generar confianza, reconocer reglas y dialogar. Ello exige disposición de rectificar. Nada de ello tienen sino el firme propósito de mantener el poder, a como dé lugar, acabando con todas las instituciones, lucrándose e imponiendo un sistema castro comunista stalinista, por medio de la violencia ilimitada y desconocimiento de las normas más elementales de convivencia.

Del (%=Link(«http://www. tsj .gov.ve»,»TSJ»)%) no se debe esperar sentencias de contenido jurídico sino político, en un sentido u otro… Reconozco sería la vía ideal, más expedita, para cualquier salida institucional y pacífica. Los Magistrados deben estar deshojando la margarita.

Chávez no es De La Rúa quien, electo legalmente perdió, también, su legitimidad. Prefirió entregar el poder antes que masacrar sus compatriotas. Y, aunque Chávez decidiera renunciar, de nuevo, sus acólitos no se lo permitirían a menos que se la juegue Diosdado.

Lo cierto es que está débil y solo. Miquilena se pronunció en la televisión y tratará de mover sus tentáculos en el TSJ. Nunca la situación política ha estado más proclive a salidas convenidas. Las manifestaciones de la sociedad civil, los recursos en el Supremo, las firmas pidiendo la renuncia del Fiscal, no han sido en vano. Ojalá se concrete algo de esta manera pues salidas por medio de referendo, enmiendas, nos las veo como lo sostuve al inicio de este escrito. Al momento de publicarse la presente se sabrá qué se proponen Arias, Baduel y Chávez: tres militares…
¿Carter? Un tonto útil enviado por Fidel y desautorizado por la propia administración Bush. Ni se quedó para observar el cumplimiento de los compromisos asumidos por el Gobierno para la marcha del 11J, totalmente incumplidos como permitir el sobrevuelo e impedir la toma del entorno de Miraflores por los círculos chavistas.

Por el contrario, los veedores internacionales quedaron estupefactos por los sucesos antidemocráticos en el país así como por la actitud violenta de los seguidores chavistas ubicados en Puente Llaguno. Se llevaron una información bastante amplia y objetiva. No se parecían en nada a Cesar Gaviria y sus genuflexos acompañantes.

Hace semanas advertí del grave riesgo de una marcha a Miraflores ante genocidas como Chávez, Rangel, Diosdado y Bernal quienes no respetan normas ni palabra. El dirigente que promete es esclavo de su palabra y si incumple pierde credibilidad. No obstante, la marcha del 11J superó la del 11A. Había más «pueblo» que nunca… pues hay más pobreza. Sin duda, la crisis económica no la para nadie sino la salida de Chávez. En los partidos hay mucho cacique y casi ninguna militancia. No pasaron de 20.000 en la marcha de más de un millón… de marchistas. Deben reflexionar, renovarse, cuidarse de protagonistas perversos y entender que la salida de la crisis no culmina con la de Chávez sino con un gobierno pulcro, transparente que tenga por norte superar la pobreza crítica. Partidos y sociedad civil deben trabajar unidos. Todos y la sociedad civil, en particular, deben rescatar del 30% chavista a nivel nacional el 20% pues siempre quedará un 8 ó 10% extremista, comunista, resentido o beneficiado directo. El 20% de la población que es chavista son adecos frustrados, engañados por décadas con tanta corrupción y mala administración impunes con el concurso de pseudo empresarios. Aunque afectados por la crisis económica y el desempleo se niegan a volver atrás, a más engaños y a dar a torcer su brazo. La sociedad civil marchista debe asegurarles que no queremos volver al pasado nefasto cuyo legado es Chávez y que queremos y merecemos una Venezuela en paz, sin diferencias sociales, con oportunidades, sistema judicial efectivo, transparencia y eficiencia en la función pública y bienestar para todos.

La toma de la autopista como la ida a La Carlota no fueron programadas, menos autorizadas. Fueron tan ilegales como la marcha del 11A. Pero fueron el trueque exitoso al ser prohibido el acceso a Miraflores. Si se acordó la Desobediencia Civil, ¿cuál era el problema? Los trapos sucios se lavan en casa… y hay que asumir siempre habrá protagonistas que no pueden romper la unidad.

La sociedad marchista —no aquellos cómodos, indiferentes y miedosos que se quedan en sus casas, gente pequeña y egoísta lo que no aplica a los valientes caraqueños— debe saber para su sosiego que la Coordinadora Demócratica, donde convergen los partidos de oposición y las ONG —sociedad civil— está analizando, por vías democráticas, la salida de Chávez. El 12A no se repetirá. No es el momento para un paro. La CTV debe consolidarse y seguir con sus reclamos laborales. La crisis económica será el detonante para octubre. Hay que apoyar los Generales quienes preservaron nuestras vidas el 11A, apegándose a la Constitución, desobedeciendo órdenes criminales y quienes son enjuiciados hoy. Además, sólo ellos pueden asegurar la salida constitucional de Chávez.

La paciencia no es nuestra virtud pero no queda más remedio que seguir manifestando y atender las pautas de la Coordinadora Democrática.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba