Opinión Nacional

Por un frente democrático y popular

Nuestra participación electoral debe ser emancipadora, libertaria y trascendente. Debe formar parte de una nueva teoría de la democracia futura a que aspiramos, inédita, aunque sustentada en los logros de la república democrática de nuestra tradición. Esa, su naturaleza, determinan los métodos. No a la inversa.

Estos son, en efecto, los presupuestos esenciales que determinan la comprensión de los próximos procesos electorales: vivimos un estado de excepción, bajo el cual toda acción – sea electoral o de cualquier otra índole – debe tener como objetivo fortalecer nuestras posiciones, acumular el máximo de fuerzas posibles y propender tanto a la derrota electoral como al quiebre estructural del proyecto estratégico del chavismo, comprendidos quienes lo dirigen y comparten consciente y voluntariosamente no sólo como nuestros adversarios políticos, sino como nuestros enemigos existenciales. Dictadura o democracia, no caben terceras posiciones.

Aceptadas dichas premisas de índole existencial y estratégica, el primer punto a considerar es la inserción de los procesos electores del porvenir en una estrategia global con un único objetivo de doble significación: acumular fuerzas para derrotar y extirpar toda pretensión totalitaria del escenario político y reconstruir el tejido socio-político y económico venezolanos: la democracia y sus fundamentos jurídicos estructurales. Aferrados a la Constitución de la República. Vencer el totalitarismo: esa es nuestra meta, ese nuestro objetivo. Mediante el uso de todos y cuantos métodos estén a nuestro alcance, se ciñan a la Constitución y sirvan a la construcción de la democracia civil y civilista del mañana.

El segundo paso en dicho proceso de acumulación de fuerzas es la unidad de todos los factores democráticos – partidos y organizaciones y personalidades de la sociedad civil – en un GRAN FRENTE COMUN, DEMOCRATICO Y POPULAR. Capaz de cobijar a la oposición y a todas las fuerzas de la disidencia, hoy mayoritarias, bajo una LISTA UNICA DE CANDIDATOS.

Es entonces que se nos plantea la gran interrogante acerca de los pasos a dar, las fechas a determinar y los métodos a seguir para llegar a diseñar esa LISTA UNICA DE LA OPOSICION DEMOCRATICA. Huelga señalar que de ellos depende que el proceso de acumulación de fuerzas tenga un origen de la mayor legitimidad imaginable, sirva a los efectos de poner a la sociedad democrática toda en un auténtico pie de guerra, constituya el inicio de nuestra campaña electoral – crucial y definitoria – y anticipe de la manera más ejemplar nuestra capacidad de dirección para el futuro democrático que anhelamos. Es la única forma de trascender el electoralismo vacuo y estéril al que pretenden empujarnos nuestros enemigos. Pues en dicho proceso no sólo estamos actuando en el presente, sino anticipando el futuro y construyendo desde sus propias bases LA NUEVA DEMOCRACIA POLITICA Y SOCIAL DEL FUTURO.

En otras palabras: es de la mayor urgencia negarse a servir de tontos útiles al totalitarismo plebiscitario y electorero del régimen, obligándolo a participar en un tipo de contienda que sea intrínsecamente ajeno al totalitarismo gobernante. Nuestra participación electoral debe ser emancipadora, libertaria y trascendente. Forma parte de una nueva teoría de la democracia, inédita, aunque sustentada en los logros de la república democrática de nuestra tradición. Esa, su naturaleza, determinan los métodos. No a la inversa.

El desiderátum, siguiendo esa concepción estratégica, debiera ser el de elecciones primarias, atendiendo a la capacidad de las regiones para designar a sus mejores exponentes. Elecciones que debieran servir de catalizadores para la emergencia y fortalecimiento de un movimiento revolucionario, democrático y popular de base. En dichas primarias debieran participar todos los partidos y grupos, incluso las individualidades interesadas en dar un paso al frente e integrarse a esta verdadera revolución democrática y popular. Siempre bajo el patrocinio, el respaldo y el auxilio del Frente Popular de la región en cuestión. Tal método puede ser complementado, en donde sea posible y necesario, por consultas y propuestas de otra índole, siempre y cuando impulsadas por la voluntad consensuada de todos los factores políticos y sociales del país.

Sólo la comprensión de la importancia estratégica de este proceso como motor de la acumulación de fuerzas de un vasto movimiento revolucionario y democrático, podrá servir de freno a las tendencias reaccionarias que se ocultan en los intereses, ambiciones y predicamentos de los tradicionales grupos de presión. De allí la necesidad de que este proceso sea liderado por los partidos políticos y los diversos componentes de la sociedad civil bajo una sola bandera: la defensa de la patria.

Una última observación: quienes rechazan por principio y de plano el uso de los procesos electorales como momentos de una estrategia global de enfrentamiento al régimen, que den un paso al frente y asuman la dirección de nuestros combates. Cabe frente a ellos y su radicalismo a ultranza, si es bienintencionado, la obvia observación con que Stalin se refería al Vaticano: ¿cuáles y cuántas son las divisiones con que cuentan para asumir esta guerra en la que estamos inmersos?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba