Opinión Nacional

Por una sinarquía

Sinarquía: gobierno de un Estado ejercido simultáneamente
por varias personas o agrupaciones.

La grave crisis venezolana puede resumirse así: sabemos lo que queremos pero no sabemos como lograrlo … y no me refiero a la renuncia del presidente Chávez. El problema es de fondo. Y estamos en el momento preciso para resolverlo.

Sabemos que queremos vivir en democracia, aunque no todos coincidimos en sus implicaciones. Lamentablemente, después de 43 años de intentarlo estamos peor que nunca. ¿Por qué? Simplemente porque no hemos encontrado un sistema de gobierno que nos permita ejecutar con eficiencia lo que exige la legalidad, la legitimidad y la gobernabilidad de una democracia.

Me limitaré, en este artículo, al poder ejecutivo ya que en un régimen presidencialista como el nuestro es el que tiene el rol protagónico. Pero, indiscutiblemente, el poder legislativo, el judicial y los poderes públicos deben de igual manera actualizarse.

Dirigir un país es como dirigir una empresa pero con mayor solidaridad y sensibilidad social. El país debe producir riquezas, medibles en términos de bienestar y no solamente macroeconómicos. La ganancia neta del esfuerzo nacional debe distribuirse en partes iguales entre todos los accionistas – el pueblo – aunque la remuneración de cada factor de producción haya sido diferente.

¿Cómo lograrlo? En febrero del año 2000 iniciamos en Europa varias rondas de discusiones sobre este problema que concluyó con un informe enviado a las Naciones Unidas. El tema: la Sinarquía, cuyo ejercicio luego en Afganistán hemos observado con mucho interés.

¿Cómo sería una Sinarquía en Venezuela? Muy sencillo: separar el cargo de Jefe de Estado del de los jefes de gobierno. Sí, en plural. Tendríamos entonces un Jefe de Estado, elegido en dos vueltas, por un período de cinco años renovable o no. Es la imagen del país ante el mundo, un hombre (o una mujer) capaz de reconciliar al país, un sabio, un árbitro, una especie de monarca al estilo inglés, español o sueco. Tendría bajo su conducción a la Cancillería la cual sería totalmente independiente del poder ejecutivo.

El jefe de Estado coordina, asesora, armoniza las gestiones de los jefes de gobierno, pero no las dirige. Es una especie de presidente del consejo de administración, tipo ‘Chairman of the board’, mientras que los jefes de gobierno son los presidentes ejecutivos. En tal sentido, en vez de un presidente de la república como jefe del poder ejecutivo, tendríamos a seis jefes de gobierno. Decimos seis porque, en nuestro caso, las principales áreas ejecutivas son: Defensa, Educación, Salud, Seguridad social, Economía y Obras públicas. Como dijimos antes, Relaciones Exteriores es totalmente autónomo.

Estos seis jefes de gobierno serían elegidos en tandem con sus respectivos vicepresidentes, en dos vueltas, por un período de cinco años renovable o no. Estos jefes de gobierno son responsables ante el Parlamento, o sea ante el pueblo.

Veamos las ventajas prácticas.

En primer lugar tendríamos un Jefe de Estado inmune a las querellas políticas, capaz de representar dignamente al país. La Constitución podría darle otra funciones adicionales en su rol de mediador social y político.

En segundo lugar acabaríamos de una vez con la dependencia de un presidente de la república del cual esperamos todo. En un régimen presidencialista como el nuestro es inconcebible que un solo hombre pueda tener tantas competencias. Y sabemos que nuestro régimen ministerial no ha funcionado nunca. Tenemos ministros nombrados a dedo que son cambiados a cada rato. Ningún hombre o mujer competente y honrado puede aceptar semejante cargo en tales circunstancias.

En cambio, si los seis jefes de gobierno son elegidos por el pueblo, en dos vueltas, tendrían el respaldo de un mandato popular firme. Pueden ser destituidos por normas constitucionales y no por capricho presidencial.

La Sinarquía permite además elegir a los más competentes. Cada candidato presenta ante los electores su programa de gobierno en su respectiva área. Los seis jefes de gobierno pueden pertenecer a organizaciones políticas diferentes. O pueden ser independientes. Que maravilla sería si los partidos políticos y las agrupaciones electorales de la sociedad civil pudieran proponernos a los seis mejores! Además, la tensión política quedaría reducida a una sexta parte.

Otra gran ventaja de la Sinarquía consiste en que el jefe de uno de estos seis gobiernos puede ser destituido constitucionalmente sin perjudicar a los otros cinco. Esta segmentación del poder garantizaría una mayor estabilidad política, social y económica.

Además de garantizar una mayor representatividad, legitimidad y gobernabilidad, esta Sinarquía permitiría una mayor participación de los diversos sectores de nuestra sociedad. A tal efecto, cada jefe de gobierno tendría una especie de junta directiva equivalente a nuestros Consejos nacionales. Por ejemplo, el jefe del gobierno económico tendría un Consejo Nacional de la Economía integrado por representantes del sector laboral, empresarial, financiero, académico, gremial y de la sociedad civil como podrían ser los consumidores.

Venezuela atraviesa uno de los momentos más crítico de su historia y es el momento oportuno para encontrar nuevas soluciones de conformidad con las exigencias de nuestro tiempo y de nuestras circunstancias. Aquí presentamos a la Sinarquía como una opción. Obviamente, las limitaciones de espacio no nos permiten entrar en mayores detalles pero estamos disponibles para profundizar el tema. Si no queremos seguir o volver a caer en una tranca como la actual, un régimen sinárquico se nos presenta como una excelente alternativa.

A pesar de 40 años de decepciones no creo que somos fatalistas. Tenemos el coraje y la capacitación para resolver creativamente la crisis. Ya que ahora estamos en una república bolivariana, recordemos al Libertador cuando dijo: “El valor, la habilidad y la constancia corrigen la mala fortuna”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba