Opinión Nacional

Porque me da la gana

No hago el papel de tonto útil,
no voy a  votar.


“Porque me da la gana” siempre ha sido una expresión grosera no importa el nivel social, cultural, económico, académico, raza, religión, etcétera de la boca que la pronuncia. Pero más grosera, prepotente, desconsiderada, atropellante, vejatoria, amenazante, cuando el o la propietaria de esa boca está investida de alguna autoridad. Es el caso concreto del triste espectáculo que dio la diputada del MVR, Iris Varela, cuando en un ataque de histeria, en plena sesión de la Asamblea Nacional, máxima institución de discusión política y de formulación de leyes del país, le espetó a todos, a los diputados de la oposición y al país entero, ya que estaba siendo televisada, que ellos, es decir los representantes del gobierno, los seguidores del teniente coronel Chávez, los revolucionarios, que ellos aprobaban las leyes que les diera la gana “porque les daba la gana”. Mayor y mejor muestra de la imposición de la violencia, de la irracionalidad, de la ignorancia, sobre la racionalidad, no se puede concebir. Esa expresión mide exactamente el concepto que de la AN tienen los diputados de este régimen. Es la negación total de la tolerancia, de la convivencia, del respeto a la disidencia, a las minorías, es decir a la regla de oro de la democracia. Esa expresión nos dice claramente que la AN no tiene ningún sentido bajo esta revolución.

Pero no creo debamos asombraros que este instrumento del proceso, marioneta para ser más preciso, asuma esta actitud, que definitivamente no es una actitud personal, individual, es una actitud del régimen militar que preside el teniente coronel felón, es una actitud, una postura normal de todo régimen autoritario, comunista. El máximo jefe de este proceso revolucionario, el único, el supremo, toma sus decisiones siguiendo exactamente el significado preciso de esa expresión. La soberbia hecha acción. Él es quien decide qué se hace, cómo se hace, cuándo se hace, pero no por qué se hace sino “porque me da la gana”. Crea ministerios porque le da la gana; asciende generales porque le da la gana. Ordena el número de votos que va a obtener en un proceso electoral porque le da la gana; Reparte los dineros del Estado porque le da la gana; Regala el petróleo porque le da la gana; Cambia nombres, quita magistrados, ordena prisiones, elimina y crea instituciones porque le da la gana;  Acaba con la autonomía del BCV, se apropia de las reservas monetarias, dice quien es o no culpable, que se investiga y que no, porque le da la gana; Está acabando con todas las instituciones públicas y privadas, porque le da la gana; Se burla del pueblo, lo insulta, lo engaña, lo utiliza, porque le da la gana. Y así sucesivamente todas las decisiones de este régimen se toman siguiendo la teoría gerencial de “porque me da la gana”.

Por cierto que ahora que mencionamos lo de la teoría gerencial, es bueno destacar que el teniente coronel ha modificado, también porque le da la gana, un principio básico de la gerencia, nos referimos a que siempre se ha tenido como  cierto y bueno y así es aceptado universalmente que en el ejercicio de la gerencia la autoridad se puede, y debe, delegar pero la responsabilidad jamás. El jefe máximo es el máximo responsable. Pues bien hemos sido testigos en las últimas alocuciones del teniente coronel que le echa las culpas, valga decir le carga la responsabilidad, de los errores y fracasos de su gestión gubernamental a sus subalternos a los cuales por cierto no les ha delegado en ningún momento la autoridad para actuar. Él, como se lo dijo públicamente su mentor en la plaza Bolívar de nuestra capital, el dictador copresidente de la república bolivariana, Fidel Castro, no debería ser alcalde, es decir que no se metiera de entrépito en tantas cosas, que dejara actuar a sus subalternos –no sabemos si eso es así en la isla rodeada por el mar de la fantasía- pero en todo caso el jefe del régimen militar que hoy nos desgobierna, le dijo discretamente a su ductor ideológico, que él lo hacía “porque me da la gana”, a lo que el barbudo comandante le dijo “Oye tu, no seas come mierda chico”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba