Opinión Nacional

Posibles escenarios tras un cambio repentino de gobierno

Viendo el panorama político actual, y la radicalización que está predominando cada día más, surge la duda y vale preguntar sobre lo que sucedería si se sucediera un cambio repentino de gobierno,violento, que rompa el hilo constitucional. No me voy
a referir a otras alternativas de cambio de poder,sino a las que suenan como más probables y deseadas,al menos si uno atiende las opiniones predominantes
entre muchos marchistas y desobedientes de la Plaza Altamira.

Tampoco me voy a referir a la continuidad constitucional del Presidente de la República, porque ya sea su permanencia en el poder o la transición pacífica, cualquiera de esas alternativas es mejor y preferible que las dos posibilidades que voy a plantear.

Disculpen si soy un poco cruel, trágico y pesimista en mis pronósticos, pero espero que sirvan para que algunos de los hoy exaltados moderen su lenguaje y su
conducta, porque podría ser una realidad, si es que ellos mismos no pasan a formar parte de las posibles estadísticas. Veamos.

Opción A: golpe cruento y dictadura durable

Supongamos que se produce un golpe de estado cruento, hay resistencia, y se instaura una dictadura que se consolida. En un período de tiempo corto podría haber unos 3 mil muertos, principalmente entre las filas chavistas. Habría tal vez más de 10 mil heridos, asfixiados, y lesionados en general. Miles serán encarcelados, y un número mayor será perseguido y quedará sin empleo. Puede ser que algunas decenas de miles alcancen a salir al exilio, desde donde muchos de ellos iniciarían una campaña en contra del gobierno instalado en Venezuela.

Muchos gobiernos y organizaciones no gubernamentales (ONGs) aislarían a Venezuela.

En algún momento, para no ser un paria permanente, el gobierno dictatorial convocaría a elecciones. Si no son libres, evidentemente, el sector afecto a la
dictadura saldrá ganador. Si las elecciones son libres y se permite una participación también libre de todos los factores políticos del país, los ganadores
podrían ser los chavistas (si no Chávez mismo, si es que sigue vivo y se le permitiera participar en los comicios). Es decir, así como decía el chiste de los
países comunistas (el socialismo es el camino más doloroso para pasar del capitalismo … al capitalismo?), aquí podríamos decir que el golpe sería
el camino más doloroso para pasar del chavismo … al chavismo.

Y luego vendría la revancha y durante la dictadura podría haber actos de sabotaje, terrorismo, guerrilla urbana y rural, etc. Es decir, una auténtica guerra civil, que será más corta en lo que se convoquen unas elecciones libres y pluralistas.

Opción B: el golpe es cruento y no dura

La segunda alternativa que tambi?n nos asusta es un golpe cuyo gobierno no dura mucho en el tiempo. Aquí los resultados serán más graves que en el escenario
anterior, y los miles de muertos se producirían en ambos bandos más o menos equitativamente. Caracas quedaría con hondas cicatrices, y en muchos edificios
se verían las huellas del conflicto, es decir, escenas de guerra (paredes destruidas, perforaciones de balas, restos de incendios, etc.), y esas imágenes se verían
en ambas partes de Caracas, en el este y el oeste.

Caracas seguirá sendo Caracas, pero estará tan dividida que nos recordará a las ciudades europeas de antes de la segunda guerra mundial, con sus ghettos y
afines. Vendrá la revancha, en el corto plazo, y por no haber habido un período de reflexión, tambien la revancha será cruenta, e igualmente habrá muertos,
lesionados, encarcelados, perseguidos y exiliados de
la oposición antichavista, incluyendo no sólo la
radical, sino también la ¿light?.

Reflexiones

Yo sé que casi nadie tiene las intenciones de que esto
suceda en el paíís, pero lo pueden estar incentivando con sus palabras y sus actos, o por simplemente sumarse inocentemente a esas posiciones. En Venezuela, más espec?ficamente en Caracas, ya hay un fuego ardiendo (en ambos bandos), y nuestra conducta debe estar encaminada a echarle agua y no gasolina.

Sin embargo, el liderazgo lo están tomando los radicales, y aún pienso que ninguno de ellos desea que en Venezuela se produzca un escenario como el
descrito. Pero el efecto indirecto de sus acciones
podrían ser los miles de muertos que nos tememos se
produzcan.

Hay algo que me preocupa: los voceros que más suenan son los más radicales, y se está dando la imagen de que toda la población (especialmente la de Caracas)
est?á, lo cual no es cierto. Pero con semejantes líderes, muchos de quienes hoy detestan la violencia podrían terminar asumiendo posiciones que la
incentiven.

Es más, alguien debe alertarlo a tiempo, y yo decidí hacerlo en este artículo, espero que a tiempo, y espero que muchos lo lean y lo pasen a sus amigos y
familiares.

No es el futuro irrevocable para el país, y si nuestra conducta y la de nuestros líderes mejora substancialmente, eso podría ser evitado y pasará a
ser una simple probabilidad. Y recuerden las frases
de Jesucristo: «No hagas a otros lo que no quieras
que te hagan a ti».

(*) Economista, M.Sc.
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba