Opinión Nacional

Predelincuentes, delincuentes, y postdelincuentes

Para efectos de este artículo copiaremos, y comentaremos a continuación, la nota de “El Universal”, del martes 7 de septiembre del 2010:

“La mañana de este lunes, el comandante del CORE 5, general Antonio Benavides, dio una rueda de prensa para dar cifras de los alcances del Dispositivo Bicentenario de Seguridad, y dijo que el Gobierno ha asumido una «ardua lucha» contra el flagelo de la inseguridad, y que ya se han visto los resultados”…(Ver Nota 1)…

Seguimos leyendo en la noticia: Según el general Benavides: «Vemos esas cifras infladas y gran cantidad de muertos que llegan a la morgue de Bello Monte, allí es importante resaltar que no deben colocar los muertos por enfrentamientos entre los cuerpos policiales, porque ese no es un homicidio de una víctima del hampa, ese es un delincuente que se enfrentó a la policía».

Según el funcionario, al final, «el destino de los delincuentes es ir a la cárcel o estar bajo tierra», afirmó.

 Estas palabras me hacen recordar un texto que escribí para el diario “TalCual”, el 22-08-2000, con motivo de unas declaraciones del entonces Jefe de la Policía de Caracas, sobre la “eliminación” de unos 500 “predelincuentes”, titulado ¿Predelincuencia o Prefascismo?, el cual copio a continuación, como antecedente del caso actual, puesto que no tiene desperdicio, a saber:

“La insólita declaración de un alto vocero gubernamental sobre la “eliminación”, en supuestos (o reales) enfrentamientos, de un cierto número de “predelincuentes”, es como para poner “los pelos de punta” a cualquier ciudadano venezolano, común y corriente. Si partimos del supuesto que los individuos humanos tienen (potencialmente) todas las conductas posibles: las “malas” y las “buenas”¡Todos somos, virtualmente,  “predelincuentes”! Y por tanto estamos condenados, en cualquier momento, a caer bajo el plomo justiciero de estos nuevos “vengadores” sociales. ¿Cuáles son los datos “operacionales” que permiten identificar a un “predelincuente”, y así justificar su rápida eliminación física? ¿Vive en un barrio marginal, es pobre, peculiarmente vestido y adornado? ¿Es de ascendencia negra, india, mestiza, o blanca (venida a menos)? ¿Podría también ser inmigrante (ilegal) suramericano o del caribe? ¿Habla una “jerga”popular? ¿No conoce a su padre, su familia es matrilineal? ¿Ha tenido que procurarse la vida (a la brava) desde pequeño? Clasificado según “etiquetas” (y prejuicios), de un solo golpe de vista, al más exquisito “estilo” fascista, estará listo para reunirse rápidamente con sus ancestros ¡Dios nos Guarde! De la “Predelincuencia” de estos “Neofilósofos” Socialpoliciales.

Lo anterior nada tiene que ver con Simón Bolívar y una supuesta forma “bolivariana” de gobernar. (Hasta aquí mi texto del año 2000).

Seguimos con otro fragmento de la citada noticia de El Universal:

“El funcionario hizo un llamado a los padres para que estén pendientes de sus hijos que andan «desorientados, consumiendo drogas o cometiendo atracos»: «Señor, para que no tenga un desenlace final de esos seres queridos, llámelos a la reflexión, sáquelos de ese mundo de la delincuencia».

Por tanto la labor “preventiva” caerá solamente sobre los padres, y las familias, del “predelincuente”, del “drogadicto”, o del  “delincuente” ya en funciones; de lo contrario su destino irremediable será transformarse en un “postdelincuente”, habitante del “Más allá”, mediante un “desenlace final”, que lo enviará directamente, de manera expedita, a reunirse con sus ancestros.

¡Crimen y castigo!: “El destino de un delincuente es la cárcel o bajo tierra»

Pero hay algo más, los “delincuentes” eliminados por la Policía en los “enfrentamientos” no deberían aparecer en las estadísticas de muertes violentas. Dice el redactor de la noticia de El Universal:

“En sus declaraciones no explicó el funcionario que en el informe forense, aunque la víctima haya fallecido al enfrentarse a la autoridad, especifica que fue una muerte producida por el paso de un proyectil disparado por arma de fuego, y, por tanto es una muerte violenta.”

Un punto más a favor de la no transparencia de la información, experimentada en estos diez largos de desgobierno, según la regla “metodológica”, «bolivariana», del socialismo del siglo XXI: “Los datos favorables a la gestión deben ser inflados, los desfavorables desinflados, o multiplicados por cero”

En otro fragmento de la noticia referida leemos:

“Por su parte, Marino Alvarado, coordinador del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) explicó, basándose en las declaraciones del comandante del CORE 5, que «no le sorprendía» la sugerencia del militar a que no se incluyan en las cifras de homicidios las muertes de presuntos delincuentes en enfrentamientos policiales, pues la tesis ya fue asomada por ex ministros de Interior y Justicia y por el ex director del CICPC, Marcos Chávez.”

Declaración con la que estamos perfectamente de acuerdo, además también con las que siguen:

“De acuerdo con el activista de derechos humanos, ocultar estas cifras no permitiría diagnosticar de forma completa la situación de violencia del país.
Alvarado recordó que «el propio Ejecutivo ha reconocido que en Venezuela hay un alto porcentaje de muertes ocasionadas por ejecuciones de los cuerpos policiales», por lo que subrayó que «sería un error» no colocar esa cifra de homicidios que son consecuencia del delito policial, lo que «es bien sabido por el Gobierno».

En conclusión: ¡Plomo al hampa y muerte a la estadística! Es la substancia de la “Política de Seguridad” del Gobierno “Bolivariano” del “Socialismo del Siglo XXI”… ¡Vade retro Satanás!…

Nota 1: (http://caracas.eluniversal.com/2010/09/07/sucgc_art_el-destino-de-un-de_2029911.shtml)  Siguen  a dicha noticia tres páginas de opiniones de los lectores de “El Universal”, que van desde el apoyo total hasta la divergencia absoluta, pasando por todos los puntos intermedios.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba