Opinión Nacional

Premio al periodismo para JVR

El personaje se ha convertido en agente catalizador de la ultraderecha del continente y sirve de vaso comunicante entre facciones de esta tendencia con Centro América y la cúpula militar golpista hondureña.”
A los pocos minutos, un cable de la siempre equilibrada Prensa Latina retransmitió la valiosa información proporcionada por Rangel, añadiendo que “Peña Esclusa es presidente de la Unión de Organizaciones Democráticas de América, UnoAmérica, entidad considerada cabeza de la derecha en la región por sus posturas contra los procesos de cambio en marcha“.

Quedé tan maravillado por la capacidad de análisis de Rangel que decidí emprender una campaña internacional para que este connotado prócer reciba uno o -si tengo éxito- varios premios al periodismo de investigación.

Confieso que no tomé en cuenta las calumnias de “golpista, terrorista y ultraderechista” porque seguramente las profirió obligado por su lealtad con el proceso, la cual es sincera, pulcra y desinteresada.

Pero, aparte de esa minucia, todo lo que dijo José Vicente Rangel es, sin duda, el resultado de una investigación acuciosa y profesional. Deduzco que debió dedicar largas horas de trabajo, y recurrir a agentes secretos y a información altamente clasificada, para llegar a tan extraordinarias conclusiones.

Primero, realizó la hazaña de averiguar la dirección de la página electrónica de UnoAmérica; lo cual -me consta- no es nada fácil.

Luego tuvo que ejecutar maniobras complejas y de gran pericia -con eso que los pitiyanquis llaman “maus“- para descubrir sobre mi viaje “sigiloso” a Tegucigalpa, donde me reuní “secretamente” con los representantes de todos los poderes públicos.

Posteriormente, Rangel jaqueó los enlaces electrónicos de la página y pudo descifrar la información sobre la acusación “secreta” que hizo UnoAmérica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra Chávez por intervenir en los asuntos internos de Honduras. También se enteró de la movilización que lleva a cabo UnoAmérica para que se reconozcan las próximas elecciones en ese país. Por el aplomo con que habló Rangel, me dio la impresión que vio hasta la foto que aparece junto a la nota de prensa “confidencial“.

Pero lo que realmente me tiene impresionado es que don José Vicente pudo averiguar mis capacidades de bilocación. Se trata de un superpoder que adquirí hace algunos años, estudiando detalladamente la vida y obra del santo peruano, Fray Martín de Porres.

Allí estaba yo parado en un abasto, tratando infructuosamente de adquirir un kilito de azúcar, escuchando a lo lejos el televisor del portugués (quien, por ser fan del brasileño Barriquelo, estaba atento a que comenzara la carrera de Fórmula 1), cuando repentinamente escuché mi nombre en boca del emotivo y siempre sonriente Rangel: “Alejandro Peña Esclusa está operando actualmente en Honduras“.

Quedé boquiabierto. “¡Es verdad!” – me dije. “¿Cómo se dio cuenta?”. En efecto, yo estaba aplicando el viejo truco de la bilocación, que uso solamente cuando es estrictamente necesario. Estaba aquí, en Caracas, junto al portu del abasto; pero en ese mismísimo instante también estaba allá, en Tegucigalpa, conspirando con los “golpistas“. ¡Como lo supo! – me pregunté. ¡Qué molleja de Yeims Bon!, como diría un compadre maracucho.

De ahora en adelante, jamás haré compras los domingos a las 11:00 de la mañana; sino que me quedaré en casa, para no perderme ningún detalle de los “confidenciales” de José Vicente Rangel.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba