Opinión Nacional

Prestar atención

Comienzo estos comentarios con dos paradigmas, entre otros, que han normado mi vida. Uno: Desde 1956 cuando estuve por vez primera en China (había salido y luego vuelto a entrar clandestinamente al país por seis meses) asumí este lema: luchar por lo mejor y prepararse para lo peor.  Y así ha sido siempre. Dos: Tomado de Max Weber: luchar por lo imposible y alcanzar lo posible.

El desarrollo de la crisis política, económica, social y en general de la sociedad venezolana anuncia que estamos próximos a un desenlace. No sé como será. Por lo que respecta a la disidencia ésta ha tomado la ruta electoral y tiene un corto horizonte: 2012. Todo indica que la tendencia mayoritaria crece. Es notorio que hoy el autócrata es más minoría que antes del 26S cuando fue derrotado a pesar de haberse empleado a fondo con el más grosero ventajismo. Hemos dicho que los problemas le estallan en la cara y que a lo largo de estos doce años ha puesto en evidencia la ineptitud, ineficacia, el  desorden, en fin que no tiene un norte definido (aún cuando aspira a perpetuarse en el poder e intenta implantar un régimen castro comunista que tiene un 86% de rechazo) y su actuar se convierte en un caos que conduce al país hacia un abismo. Esta es la situación. No existe exageración oposicionista, sino una cruda y cruel realidad que afecta a la casi totalidad de los venezolanos y venezolana, incluidos sectores del chavismo.

Si el diagnóstico es ajustado a la realidad debemos entonces estar atentos a como influye en el chavismo de base y cuadros medios del PSUV en particular, y en la fuerza armada. En cuanto a los primeros son visibles los descontentos que han aflorado. Se le comienza a perder el miedo al autócrata. Sectores importantes, especialmente trabajadores, se lanzan a la calle a exigir el cumplimiento de promesas, a defender su derecho a la vida, al trabajo, a la seguridad social, a la militancia en el sindicato, al derecho de protestar sin que por ello se les califique de quinta columna ni de saboteadores. Simple y llanamente combaten por mejores condiciones de vida y de trabajo. Las estatizaciones, las invasiones y ocupaciones militares a fincas en producción se traducen en desempleo.

Tales movilizaciones repercuten en determinados dirigentes que comienzan a ver que van por mal camino y a una inexorable derrota el 2012. Se comienza a levantar un movimiento chavista que reclama rectificar.

Es de suma importancia estar atentos a lo que acontece en la fuerza armada que trata de ser manipulada descaradamente por el autócrata. Usa a unos generales para SUS PROPOSITOS. Declaran para infundir temor, para alimentar tendencias abstencionistas. La obsesión  del autócrata es perpetuarse  en el poder, y no desdeña un baño de sangre o llevar al país a una guerra civil. Dice tener pueblo y fuerza armada, pues debemos insistir una y otra vez en que hay fuerzas, MUY PODEROSAS, CIVILES QUE  SON MAYORIA LA DEL PAÍS Y MILITARES INSTITUCIONALISTAS PARA DETENER CUALQIER INTENTO DE DESCONOCER UNOS RESULTADOS ELECTORALES CONTRARIOS A LA AUTOCRACIA.

Ampliar la unidad, convertirla, no por decreto, en una Unidad Nacional que se vaya conformando con las protestas y movilizaciones populares a escala de todo el territorio nacional. Llevarle el pulso a esas movilizaciones. Saber dar respuesta oportuna, al momento, a cualquier provocación que intente torcer el rumbo de los acontecimientos. La meta es el 5 de diciembre del 2012. Ese día será derrotado el autócrata, tendrá que entregar. Y Venezuela se labrará su propio destino que no es otro que vivir en democracia y en paz con justicia social.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba