Opinión Nacional

Principios operativos Socialcristianos

Continuando con el desarrollo de los Principios que sirven de sustento a la Doctrina Socialcristiana, tan necesarios ante la amenaza ideológica comunista que promueven con empeño y entusiasmo los escasos pensadores del régimen y que cuentan con el apoyo del teniente coronel en ejercicio de la Presidencia de la República, vamos a referirnos a los Principios Operativos, también denominado Principios para la acción. Ya hemos dicho que la Democracia Cristiana cuenta con una riqueza doctrinal que la distingue del resto de las ideologías y cuyos principios e ideas tienen la Doctrina Social de la Iglesia como fuente ideológica. Pues bien, así como tenemos principios de orden filosófico y político, también tenemos esos principios que orientan y deben orientar la acción política de militantes y dirigentes social cristianos.

Los principios operativos equivalen a normas éticas que rigen a la Democracia Cristiana tanto en su lucha como en ejercicio del poder público, porque no todos los medios son lícitos cuando se pretende lograr un fin. A diferencia de otras ideologías políticas para quienes es válido el principio maquiavélico de que “el fin justifica los medios”, para la DEMOCRACIA CRISITIANA los medios están sometidos a una norma moral, lo cual significa que «las acciones del hombre, toda la conducta humana, no se pueden realizar según un capricho sino según «como debe ser» su conducta, es decir, están sometidos a una norma moral, dentro de las cuales incluimos también las acciones políticas.

La DEMOCRACIA CRISITIANA tiene una serie de valores de tipo moral que enaltecen estos movimientos políticos: “la fidelidad a estos valores, – nos dice Arístides Calvani -, es la única garantía de la buena conducta de los dirigentes y militares políticos social cristianos”. Y agrega: «debemos ser fieles a nuestros principios. Si no somos auténticos, es decir, si no vivimos como pensamos y no hacemos lo que proclamamos, tendremos un partido de
oportunidades, pero no será nunca un partido social cristiano”.

Por lo tanto señalamos que así como hay valores que engrandecen la acción política hay también anti valores que la deshonran. Ese valor moral debe ser «la razón de mi vivir, de mis sacrificios, desvelos y afanes”. Valores como la Justicia, la Honestidad, la Solidaridad, la Lealtad, la Constancia, la Responsabilidad o la Generosidad, con los cuales debemos actuar en política, tienen su correspondiente Anti Valor, como ocurre con la represión, la corrupción, la discriminación, la traición, la pereza, el abandono o el egoísmo. Cuando estos anti valores se imponen sobre los valores, destruyen los partidos políticos y degradan a sus dirigentes a una condición indigna del ser humano.

Estos Principios Operativos o principios para la acción son La Unidad, El Poder entendido como un Medio y no como un Fin, la Realización Democrática y el Proceso de Cambios Profundos, a los cuales por respeto al espacio, nos referiremos en próximas entregas
[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba