Opinión Nacional

Profunda reflexión episcopal

El documento de los Arzobispos y Obispos de Venezuela con motivo de la 88° Asamblea del Concilio Plenario, merece ser estudiado por los fieles católicos y por quienes sin serlo viven la angustia de la hora presente. Con admirable coraje, sin disimulos ni esquinces, asumen la responsabilidad de denunciar las desviaciones del presente, de prever peligros inminentes, de alertar ante las agresiones del estado totalitario ideologizado en dirección marxista-leninista y de llamar a enfrentar el empeño del régimen en construir el marco que le de piso legal y algo de legitimidad al desempeño presidencial de Hugo Chávez.

El documento es un claro llamado a la paz, al diálogo y a la reconciliación que busca unificar a la sociedad democrática de Venezuela, civiles y militares, para la lucha que estamos librando. La resistencia activa, la rebeldía de las fuerzas motrices ante la imposición de la dictadura es el único camino posible. No debemos seguir lamentando lo inevitable. La obligación de todos es prepararnos para triunfar. A estos fines el liderazgo político y social tiene que liberarse de la sensación del “yo”, despojarse de todo interés personal o de grupo e incluso deberá renunciar a los frutos de la acción. Solo la renuncia puede crear la paz interior que cada uno necesita y la calculada moderación para que los logros sean perdurables.

Minuto a minuto reafirmamos nuestra convicción de que Venezuela no es viable con Chávez como Presidente y un régimen comunista, ineficiente, y muy corrompido como el actual. Este es el problema mayor y lamentablemente no hay salida electoral para resolverlo. ¿O si la hay, con estas autoridades, registros viciados, identificación interferida y ventajismo inmoral y descarado? Los tarifados del gobierno y no pocos “opositores colaboracionistas” empiezan a cultivar de nuevo la desviación electoralista. Primero con los referéndum revocatorios, ahora caen en el juego del referéndum constitucional o la elección de una constituyente, para desembocar en las elecciones de gobernadores y alcaldes del año próximo y en las pendientes de Asamblea Nacional. El complejo de minoría de algunos de los más responsables tranca el juego. Condiciona negativamente la lucha al limitarse a la queja de que somos “minoría” y no podemos sustituir a Chávez hasta que construyamos la “mayoría”. Falacia calculada, burladero de la cobardía para evitar una confrontación que ellos y nosotros sabemos que no será de naturaleza electoral sino de principios y valores no negociables.

Este gobierno liquida con su conducta todo sentimiento de decencia y solidaridad. Ni una palabra de condena por el monstruoso asesinato de los 11 diputados colombianos en manos de las FARC. Asombra ver como muchos de quienes dicen oponerse a la tiranía y al comunismo, no hacen nada para evitarlos. Leer con atención el documento episcopal ayuda a relacionar los objetivos con las actuaciones necesarias.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba