Opinión Nacional

Pronósticos laborales 2010

Los indicadores socio-económicos anuncian tempestades. Cerramos con una inflación de 27%, pero éste viene acumulada desde 2007 sobrepasando el 80%; y se anuncia para el 2010 cercana al 40%; por otro lado caída del PIB en 2,5% en 2009 e igual tendencia en 2010, lo que significa destrucción de capacidades productivas y restricción al sector privado. Ello determina que la tasa de paro se aproxime al 15% y a 2 .000.000 de desempleados, con una canasta alimentaria de 2.500 bs. F y una C. Básica de 4.500 fuertes, inalcanzable ambas para un salario mínimo actual de 967,50 bs. F. A esto se añade el declive de la producción petrolera nacional alrededor de 2 millones de B/D, insuficiente para sostener la economía.

Desde Enero comenzamos por la zona del Hierro en Guayana donde se produce gran parte de la energía eléctrica a nivel nacional. El racionamiento tendrá un impacto extensivo en toda nuestra geografía; la paralización de las acerías de planchones y palanquillas afecta a 2000 trabajadores, 600 directos de SIDOR y 1400 de contratistas. Dejando de producir el acero líquido para procesos de laminados, cabillas, alambrados, suplidores a la industria metalmecánica del centro del país (Aragua, Carabobo, Región Capital), afectando la estabilidad de decenas de miles de trabajadores en el corto plazo. A la vez el racionamiento eléctrico de centros comerciales y malls en todo el país reduciendo el suministro de energía, los continuos cortes programados de electricidad a nivel nacional, afectando a una población mayor a 200.000 trabajadores; y al mismo tiempo paraliza la jornada laboral en un 50%. Con lo cual la caída del ingreso nacional será extendida a todos los sectores, al Estado, a los empresarios y a los trabajadores.

Iniciamos el 2010 con la total incertidumbre con respecto al contrato colectivo petrolero. El 21 de Enero se vencerá un contrato que debió iniciarse la discusión en agosto de 2008, se resiente una tensa calma en todos los centros de producción de Occidente y Oriente del país. No olvidemos que un asalariado petrolero gana 44, bs/D. y la nómina petrolera sobrepasa los 100.000 trabajadores luego de las estatizaciones de 2009. Sector que continuará en conflictos por la cesantía de 5000 trabajadores ocasionales.

El resto de trabajadores de la Administración Pública Nacional, Municipal y Regional, de Empresas del Estado, continúa en ascuas por la prórroga sucesiva desde 2004-2005 de los contratos. En resumen 1500.000 trabajadores quienes sólo han percibido aumentos por decretos presidenciales en todo este lapso.

A todo este cuadro difícil y crítico se agrega que en los primeros meses del año se discutirá la Nueva Ley Orgánica del Trabajo, donde se encuentran represadas las aspiraciones de cambios laborales, obstaculizadas por una Asamblea Nacional incondicional de las políticas del Ejecutivo Nacional.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba