Opinión Nacional

Propósito de reprimenda

La pieza fundamental en el inicio del dialogo lo constituía el esfuerzo deliberado de la presidencia de la república en establecer las condiciones mínimas para que todos concurriesen a ese inicio de un verdadero dialogo. Solicitaba el desarme de los colectivos, el cese de la represión, entre otras cosas; pero quizás lo más importante era el propósito de enmienda en especial del gobierno nacional.

La repuesta no se ha hecho esperar y lo que leemos y oímos del oficialismo por medio de sus voceros más representativos incluyendo el presidente de la república, son reprimendas y nada de enmiendas. El lenguaje lejos de moderarse se ha hecho más soez, mas descalificador. La represión se ha exacerbado, los insultos y descalificaciones mutuas han aumentado. El gobierno nacional incorpora al ejército a la represión en el Táchira. Así como la policía y la guardia nacional fueron sobrepasadas durante los saqueos del 27 y 28 de febrero de 1989, la historia se repite y es el ejército el llamado a imponer el orden.

Los esfuerzos de Tirios y Troyanos han estado encaminados a reconstruir la unión entre los venezolanos, a la convivencia pacífica y fructífera de todos. Me pregunto si tal esfuerzo es inútil y si no estaremos llegando a la posición de una nueva Yugoeslavia. ¿Habrá llegado el momento para constituir dos Venezuela, tal como ocurrió en la poderosa Alemania pasada la segunda guerra mundial.

El país se ha partido en dos pedazos casi iguales, el propósito de reunificar el país es fundamentalmente acercar las partes, es algo así como partir una barra de jabón en dos partes y a pesar de que cada una de las pudiesen haberse deteriorado un poco, a final del día ambas partes siguen siendo jabón y es un asunto de proveer el mecanismo idóneo para la reunificación en una sola barra quizás de forma distinta pero jabón al fin.

En nuestro país la división ha sido muy profunda, igualmente la siembra de odios y venganzas, ni hablar de las horribles descalificaciones. Las partes que en sus inicios eran similares, han mutado y las unas y las otras no se reconocen. Es como si cada parte de la barra de jabón se hubiese transformado en algo muy distinto. Una parte es media naranja y la otra media manzana. La reunificación de la partes no arroja ni una naranja completa ni una manzana. ¿Sera preferible tener dos medias partes cada una dueña de sus decisiones? ¿Estará cada parte dispuesta a extinguir a la otra? ¿Seremos la nueva Yugoeslavia o Checo Eslovaquia?

Son preguntas para las cuales no tengo ni repuestas ni pronósticos, pero de algo si estoy seguro y es que habrá más sangre derramada, más violencia, más dolor para muchas familias venezolanas, menos futuro para las nuevas generaciones.

Todos debemos y podemos colaborar para un país mejor para todos pero definitivamente hay quienes tienen mayor poder y capacidad para influir en el que será nuestro país en el futuro inmediato. Es a ellos a quienes les toca la mayor cuota de responsabilidad para impedir el descalabro y matazón que se nos viene encima. Sí las partes no están dispuestas a reconocerse, a conceder errores de parte y parte, a rectificaciones, a una sincera enmienda entonces lo que les corresponde es exigir la rendición incondicional de la otra parte so pena de una guerra final entre otrora hermanos.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba