Opinión Nacional

Protestas in crescendo

Resulta impresionante el número de protestas que a diario son reseñadas por los medios nacionales y de provincia, sobre todo en las últimas semanas. Se han multiplicado de manera extraordinaria. Nos decía un amigo recientemente que nada más en el estado Bolívar en las últimas 2 semanas se han producido decenas de protestas antigubernamentales (el pueblo de este estado, según encuesta reciente, en un 80 % quiere revocarle el mandato al gobernador)

Nunca antes habíamos presenciado tantas tomas de calles, avenidas, carreteras, entradas de industrias estatales y oficinas públicas por parte de grupos o comunidades desesperados y hartos de que no atiendan sus quejas o que no les hayan cumplido promesas de vivienda, agua, electricidad, empleo y seguridad.

La incompetencia del gobierno actual es tan grande como su ignorancia. Al frente de los despachos ministeriales y demás institutos del Estado está una enorme legión de improvisados e incapaces, que no sólo están destruyendo las instituciones, sino que también le causan daños patrimoniales sin precedentes. Y esto sin mencionar la inmensa corrupción administrativa que está escandalizando a los mismos partidarios del gobierno.

Mientras aumentan las protestas, crece el desencanto y se evidencia contundentemente el fracaso del gobierno en muchas áreas del acontecer social de su incumbencia ¿qué hacemos los que nos oponemos al estado de cosas actual? ¿Estamos motorizando o liderando esas movilizaciones? ¿Participamos en ellas? ¿Estamos ofreciendo propuestas concretas para solucionar esos problemas? En fin ¿las capitalizamos?

Desgraciadamente, no. Estas movilizaciones, en su mayoría espontáneas, parten de la sociedad civil de los sectores más necesitados y abandonados. Incluso, algunas son impulsadas por afectos al gobierno. Estas personas están rebasando a sus dirigentes, allí donde los hay, sean del chavismo o de la oposición.

Pero ¿Qué decimos o hacemos respecto de aquellas movilizaciones los que nos colocamos del lado que enfrenta al gobierno? Muy poco o nada. Ni siquiera las mencionamos.

Con razón en las encuestas serias la imagen de la oposición organizada es poco importante, y el número de venezolanos mayoritario que no simpatiza con ningún partido sigue creciendo. No ven que frente a la ineficacia gubernamental y a su delirio internacional, aparezca una fuerza responsable que ofrezca un país mejor, próspero y en armonía. Por el contrario, vemos a las fuerzas opositoras en una discusión estéril y absurda sobre si deben participar o no en las elecciones venideras, o si hay o no primarias. Mientras que los que la pobreza está golpeando fuertemente, y que este gobierno ha incrementado, se lanzan a las calles a pedir condiciones dignas de vida, algunos supuestos dirigentes de la oposición se miran el ombligo y lanzan acusaciones entre sí que deberían reservar al adversario.

Las protestas van a seguir incrementándose. La ineficacia e incompetencia son garantía de ello, y el gobierno las tiene de sobra. ¿Cómo hacer para que entendamos que allí, en ese movimiento espontáneo de los más, de aquellos afectados por las políticas fracasadas del populismo salvaje, está el futuro de una fuerza política renovada que impida que nos despeñemos hacia el foso del autoritarismo colectivista, de una mayor miseria y del aislamiento internacional? Un vasto sector de venezolanos está esperando un liderazgo distinto y un mensaje atractivo, que hoy todavía no se ha estructurado en la oposición. Seguimos en mora ¿Hasta cuando?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba