Opinión Nacional

Pueblo

Llámase «pueblo» al grupo de personas que votaron por uno. Entre los que votaron en contra, hay cooptados, vendidos, corruptos y necios, pero también gente de buen corazón que ha sido engañada por nuestros mentirosos adversarios y que puede redimirse mañana si nos apoya para la siguiente reelección. Esas ovejas descarriadas tienen aún la posibilidad de oler a pueblo, pero para los otros, ni justicia.

El pueblo es maravilloso. Tan noble, mire, que nos adora. El altruismo, que es su condición esencial, se le nota porque al votarnos jamás piensa en su propio provecho, sino en el nuestro. El alma del pueblo es generosa: con razón se le han dedicado tantas zambas.

El pueblo está decidido a darlo todo por la causa: qué buen momento para aumentarle los impuestos. Hay una curiosísima empatía entre nuestra manera de pensar y la del pueblo. Es un espectáculo conmovedor ver cómo nuestros pequeños amigos repiten apasionadamente nuestros argumentos como si fueran de ellos.

Eso, el factor copulativo de la política, es algo que no deja de asombrarnos. Por cierto, es muy necesaria esa pasión, porque los otros, los adversarios y enemigos del pueblo, también hacen lo mismo, y con el mismo celo. Nos imitan tan bien que si no fuera porque sabemos que tenemos razón, pensaríamos que los equivocados somos nosotros y no ellos. Vade retro, Satán: esa duda nos haría arriesgar los dineros del pueblo, que son ni más ni menos que los nuestros. A pesar de sus muchas virtudes, hay una cosa que se le puede reprochar al pueblo: es inconstante. Todo el amor que brinda en un momento lo puede retirar más tarde sin remedio. Ha habido líderes que en sucesivas devaluaciones tuvieron que mudarse de pueblos grandes a otros cada vez más pequeños. Algunos viven hoy en pueblitos de doscientos habitantes y hasta el lechero les falta el respeto. Se dice en esos casos que el pueblo hace tronar el escarmiento, pero en verdad eso no es pueblo: son obtusos a los que habría que mandar a la escuela para que aprendan.

(Buenos Aires, 1949). Es maestro normal nacional y profesor de música, recibido en el Conservatorio Municipal Manuel de Falla. Trabaja en La Nación desde 1978. Fue segundo jefe de Política, estuvo a cargo del equipo que cubrió la Convención Constituyente de 1994, fue director de la Revista y jefe de la sección Espectáculos.

Actualmente es editor de la página de notas de opinión y de la serie de entrevistas con intelectuales. Colabora con el suplemento adn y escribe desde 1996 su columna de humor político «Las palabras», en la edición dominical (bajo el chiste de Nik y entre los artículos de los analistas Joaquín Morales Solá y Mariano Grondona). Publicó los libros «Diccionario de disparates políticos» (Planeta) y «Proezas argentinas» (Edhasa). Es pianista aficionado y se presenta regularmente una vez por año, en noviembre, en La Scala de San Telmo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba