Opinión Nacional

Puerto Cabello: Un paso de gloria

En numerosas ocasiones hemos hecho referencia al importante papel que jugó nuestra ciudad en la gesta emancipadora. Asimismo, hemos señalado sobre su imponente arquitectura, tanto civil como militar, desaparecida en buena parte por nuestra falta de sentido de pertenencia, aunado a una depredadora bonanza y a autoridades y gobernantes inescrupulosos que permitieron la destrucción del patrimonio. Puerto Cabello fue una plaza fortificada, exhibiendo una imponente arquitectura militar, comprendida por fuertes, baluartes trincheras y baterías. La mayoría desapareció, sobreviviendo tan sólo el Castillo San Felipe, el erróneamente llamado Fortín Solano que en realidad es un batería, así como los restos del Polvorín del Rey. Nuestra mano destructora dio cuenta de un sinnúmero de vetustas casas, del majestuoso Hotel Los Baños, la formidable antigua Aduana de piedra, el bello Hotel Riviera y el Acueducto, entre otros. Afortunadamente, hoy en día hay mayor conciencia, además de un instrumento legal implementado por la otrora Junta Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación, que en el año de 1973 declarando la zona colonial y prohibiendo la demolición de los inmuebles comprendidos en el polígono. En lo personal dicha normativa es motivo de orgullo, toda vez que la misma fue firmada por mi padre el historiador Rafael Armando Rojas, en un su condición de presidente de la referida Junta.

Ahora que el nuevo alcalde Rafael Lacava, plantea la impostergable necesidad de devolverle al casco histórico su antiguo brillo, se vive un tiempo de ánimos renovados. Esta iniciativa debe contar con el apoyo de todos los porteños, como un homenaje tardío a los próceres de recia estirpe, que nos dejaron un legado de libertad. Los diagnósticos están hechos, equipos multidisciplinarios de especialistas, tanto venezolanos como cubanos, hicieron levantamientos detallados para la rehabilitación integral de la zona histórica. Una obra de esta naturaleza requiere de una inversión considerable, es por ello que las autoridades deberán unir esfuerzos en todos los ámbitos de la gestión gubernamental para su éxito. A tal fin me permito sugerir las siguientes acciones: 1) solicitar al Ejecutivo Nacional una partida especial, al igual que se hizo para la rehabilitación de la ciudad de Coro 2) solicitar apoyo a la Agencia Española de Cooperación Internacional, la cual cuenta con recursos humanos y financieros, llevando a cabo importantes obras de restauración de varios países de nuestra América, 3) solicitar recursos al Banco Interamericano de Desarrollo, así como a la Corporación Andina de Fomento.

Castillo San Felipe
Reitero mi angustia ante el avanzado estado de deterioro de esta magnífica fortificación conocida también como Castillo Libertador. Es de extremada urgencia acometer una rehabilitación integral de este monumento y para ello sería importante contactar a la ya mencionada Agencia Española de Cooperación Internacional, con amplia experiencia en este tipo de obras. La contrapartida nacional en este trabajo sería el Instituto del Patrimonio Cultural, el cual podría manejar una partida especial de la Vicepresidencia de la República o PDVSA para tal fin. El Castillo San Felipe, debidamente restaurado, sería un homenaje a nuestro gentilicio, y serviría para enaltecer la memoria de los ilustres venezolanos que estuvieron prisioneros allí, durante largos períodos de nuestra historia, es decir desde los días del precursor Francisco de Miranda hasta los del férreo régimen de Juan Vicente Gómez. El Castillo debería convertirse en una ciudadela maravillosa un museo al aire libre, un imponente centro cultural que podría ser visitado al igual que otras fortificaciones de nuestra América hispana, como las de Cartagena en Colombia o La Habana, Cuba, entre otras. Este monumento nacional no puede seguir aislado dentro de la Base naval Agustín Armario, convertido hoy en día en un reducto olvidado, conocido y visitado por muy pocos compatriotas.

San Esteban: camino de la cumbre
Agradezco al buen amigo Asdrúbal González, el envío de su último libro, ameno e instructivo como suelen ser sus trabajos. Hermosos e interesante los relatos sobre el villorrio de San Esteban en sus días de esplendor, adornado de magníficas mansiones y poblado por ilustres residentes. Excelente el prólogo de Henrique Salas Römer, ojalá transmita el entusiasmo que en estas líneas vierte hacia su hijo, el actual Gobernador, para que convierta a este bello pueblo en un emporio turístico-cultural para toda la región. A tal fin, reitero la propuesta de un funicular entre Puerto Cabello y San Esteban con estaciones en Fortín Solano y Valle Verde. La vía hacia San Esteban se encuentra desde hace mucho tiempo colmada de basura, en virtud de lo cual hago un llamado tanto al amigo José Parada como al Director de Operación Alegría, a fin de que construyan una serie de refugios para depositar la basura y evitar que la misma sea desparramada a lo largo de la carretera, dando un dantesco y bochornoso espectáculo, no digno de tan maravillosa zona flanqueada por una privilegiada naturaleza. Hay que hacer una campaña con los líderes comunitarios, para que las distintas poblaciones entiendan que no pueden seguir arrojando desperdicios por doquier y por ende, degradando el ambiente.

Propaganda política
Hago un llamado a los numerosos empresarios con alto sentido de responsabilidad social para que adopten una de las grandes vallas con publicidad electoral y en su lugar exhiban imágenes de las bellezas naturales y arquitectónicas de nuestra ciudad.

He recibido un correo de la señora Josefina Buendía, quien manifiesta su honda preocupación ante los constantes atracos que se producen a plena luz del día ,en las inmediaciones del Teatro Municipal.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba