Opinión Nacional

¡Qué aguante!

¿ Cuánto puede el petróleo? ¿Cuánto puede una mentalidad forjada en las mieles del petróleo? Más de lo que hubiésemos podido imaginar.

¿Puede algún otro país de América Latina, para no escaparnos de la región, considerar la posibilidad de encaminarse hacia un Estado Comunal? No digo la implementación y funcionamiento del mismo, me refiero sólo a nombrarlo, a proponer su posibilidad. Aquí ya estamos avanzados, hay leyes ­y también decretos en gaceta­ que mientan el espejismo fraudulento que tanto horror ha causado en otras geografías y circunstancias.

Sólo la gigantesca desinformación del actual venezolano, su ligereza a la hora de atender la política, lo público, o su enfermiza indiferencia sobre todo lo que no le impacta en el instante mismo en que respira, pueden darnos pista sobre su taimado comportamiento.

¿Cómo no enfrentar, sin titubear, la sola idea de un sistema que no existe en ninguna parte del mundo, y quedonde se intentó implantarlo no dejó sino dolor, pobreza y muerte? Es verdad que hay millones de venezolanos que no tienen tiempo, vistas las precarias condiciones de vida, para informarse de qué va el asunto, pero ¿y losotros? ¿Por qué tanto silencio? ¿Por qué callan tantos responsables oficialistas que han estudiado y saben, porque lo han leído, visto en películas o en las noticias, la inviabilidad histórica de la propuesta? ¿Por qué hacen mutis frente al sarao comunal? ¿Qué los inmoviliza? ¿No está en juego el futuro de sus familias? ¿Cómo hemos llegado a esta insensatez? ¿Quién en su sano juicio quiere vivir en un Estado Comunal? Sólo alguien que no conoce la historia o que la conoce pero no quiere divulgarla. ¿Por qué tantos venezolanos que votaron por el Presidente, no hablan ni se atreven a preguntar en qué parte del mundo se invoca tal disparate? ¿Acaso en Ecuador, en Argentina, no digamos Brasil, el tema comunal es objeto de discusión? En estos países la inversión foránea y el aumento de la productividad, les permiten crecer, vivir mejor, suplir carencias. De qué Estado Comunal van aestar hablando si necesitan competir, ser eficientes, innovar tecnológicamente, porque si no lo hacen retroceden, se encapsulan, aumentan los riesgos de la violencia social.

¿Hasta dónde habrá que remontarse para preguntarnos por qué estamos enredados en esta insensatez? ¿Es acaso el militarismo de ayer, el desmoronamiento de los partidos políticos, la histórica impunidad, la ignorancia acumulada, el «vivalapepismo» o la complicidad de los que saben de la imposibilidad del sistema comunal, pero no quieren perder las posiciones que han alcanzado? Luego verán (LUEGO SE VERÁ).

Seguramente no hay una única razón, pero allí en la profundidad, atándolas a todas, está la renta petrolera.

La misma riqueza petrolera que alentó ayer el discurso demagogo, pomposo, antiproductivo, heroico e ineficiente, ahora disfrazado de comuna. ¡Qué aguante!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar