Opinión Nacional

¿Qué buscan Peña y Petkoff?

El Director del vespertino Tal Cual, Teodoro Petkoff, coincide con el Alcalde Mayor, Alfredo Peña, en que debe ser designado un civil en la jefatura de la Policía Metropolitana de Caracas (PM), y no sólo coincide en lo del civil, sino en las razones para que un militar no ocupe dicho cargo. Ambos se equivocan, y si se materializan sus deseos, el tiempo se encargará de comprobar el error. Ojalá sea yo quien se equivoque de plano, porque de lo contrario, las negativas consecuencias no las sufrirán sólo los caraqueños, sino todo el país.

La PM es la más completa y profesional de todas las policías de Venezuela ˆentre las que dependen de gobernaciones y alcaldías-, y cuenta entre sus funcionarios con un buen número de comisarios, inspectores y agentes, muy bien calificados en el campo policial. Sin embargo estos hechos, son sólo dos de los muy numerosos y complejos aspectos directamente relacionados con esa institución, y no deberían ser los únicos factores a tomar en cuenta a la hora de decidir como va a estar integrado su cuadro gerencial.

Es un error afirmar que ningún militar (queriendo decir realmente ningún oficial de la Guardia Nacional) debería estar al frente de una institución policial, por tratarse de un servicio público eminentemente civil. En el caso particular de Venezuela, esto, además de ser un error, es una manipulación de los hechos, que se derrumba, al conocerse que todas las academias y escuelas de policía con que cuenta la PM -y muchas otras policías del país-, así como los pensa de estudios que fueron seguidos por los Licenciados y Técnicos Superiores en Administración Policial, que hoy con los rangos de comisario desean ser los gerentes de la institución, fueron construídos, diseñados, puestos en práctica y constantemente mejorados, por los oficiales de la Guardia Nacional que han dirigido a esa institución desde 1970.

Los comisarios, tienen legítimo derecho de aspirar dirigir los destinos de la institución a la que pertenecen, pero, repito, este no debe ser el único factor a tomar en cuenta, por las razones que expondré más abajo; pero para empezar, es bueno saber que:

La PM no es sólo un cuerpo de agentes, inspectores y comisarios, ellos son sólo la punta más visible del iceberg. La PM es también, más de 15 mil personas entre las que se encuentran profesionales universitarios de las más variadas disciplinas, técnicos, empleados y obreros que son necesarios para mantener funcionando las dependencias de apoyo como las relacionadas con tareas de imprenta y de comunicación audiovisual, educación (desde preescolar hasta universidad), salud (desde enfermerías hasta hospitales), alimentación (docenas de comedores industriales) , previsión social, viviendas, recreación; y muchas áreas técnico-policiales, como armamento, comunicaciones, vehículos especializados que incluyen hasta helicópteros; así como semovientes caninos y equinos. Sin olvidar las relaciones internacionales, ya que en su sistema educativo, se forman funcionarios policiales de varios países amigos de Venezuela.

La PM es también, un centro administrativo que maneja mil millonarias sumas en contratos de adquisición, mantenimiento y servicios de todo tipo.

¿Cuántos gobernadores o ministros, distintos al de la defensa, controlan tal contingente de funcionarios armados y dotados de semejante nivel de recursos financieros y logísticos?

Por ello, quien dirija la PM debe reunir una variada lista de calificaciones profesionales y personales.

Es una mentira ˆya no un error- afirmar que Venezuela es el único país del mundo en el cual las policías están dirigidas por militares. Comenzando por la institución europea que diseñó y le transmitió su lema (Honor) a la Guardia Nacional de Venezuela, -La Guardia Civil Española-, son numerosas las instituciones de policía de otros países que son dirigidas por militares; como por ejemplo, la Policía Nacional de Colombia, los Carabineros de Chile, la Gendarmería Francesa, la Gendarmería Belga, la Guardia de Finanzas de Italia y los Carabineros, también de Italia.

Más aún. Es ya públicamente conocido, que el Alcalde Mayor, hizo varios viajes a los Estados Unidos de América, en búsqueda de asesoramiento policial, y la prensa ha informado, que uno de los asesores de Alfredo Peña, será Mr. William Bratton, ex-comisionado de policía (máxima autoridad policial en USA) de las ciudades de Boston y Nueva York cuyos éxitos lo hicieron famoso mundialmente, particularmente por haber reducido el índice delictivo de la ciudad de Nueva York en un 40%.

Es bueno que se sepa entonces, que a diferencia de instituciones policiales europeas como la británica Scotland Yard, por ejemplo, todas las policías de USA ˆsin excepción- desde su raíz que puede hallarse en los conceptos estadounidenses de „Poder Policial‰ y „Fuerza Mortal‰; son cuerpos, que aunque civiles, han calcado casi a la perfección, la organización, los procedimientos y los métodos militares.

Esto puede comprobarse leyendo la autobiografía de William Bratton: „Turnaround. How America‚s Top Cop Reversed the Crime Epidemic. Random House, New York, 1998‰. También puede comprobarse leyendo los manuales de organización y de procedimiento de cualquiera de las instituciones policiales de USA, cuyos funcionarios llaman a sus compatriotas „civiles‰, porque ellos ˆlos policías de USA- no se consideran a sí mismos como tales.

Se comete también un grave error, considerar la conformación del cuadro gerencial de la Policía Metropolitana de Caracas, como un problema gremial a resolver; es decir, como si el único objetivo a considerar fuese el de eliminar la „antipática‰ situación de que los comisarios formados dentro de la institución, sean dirigidos por un «outsider», por un funcionario no formado en la PM. Porque esto crearía un coto cerrado al que no tendría acceso ningún otro venezolano por más capaz que sea; cuando por la importancia de la institución en cuestión, la designación del jefe de esta policía debe ser una decisión política ˆen el estricto sentido del término- tomada al más alto nivel.

El futuro asesor policial del Alcalde Mayor, Mr. William Bratton, puede darle muchos ejemplos de cómo esto aceleraría el camino hacia la materialización del Principio de Peter, y al aumento de la ineficiencia y de la corrupción; pero hay otro aspecto de mucha importancia:

La decisión del Alcalde Mayor de retirar de los cuadros gerenciales de la PM a los oficiales de la Guardia Nacional, no eliminará la militancia político-partidista de los funcionarios policiales; y aunque así lo determine un texto legal, el comportamiento real de los agentes, inspectores y comisarios demorará años -o décadas- en llegar al apoliticismo partidista.

No pocos de ellos, son dirigentes y activistas políticos que no romperán sus nexos con los partidos en los cuales militan, aunque públicamente lo afirmen, porque aquí están involucrados los principios y las ideologías. El nuevo Alcalde de Caracas, el Inspector (PM) Freddy Bernal, es un claro ejemplo.

Las preocupaciones de muchos venezolanos ante el otorgamiento del derecho al voto a los militares -entre ellos Teodoro Petkoff- argumentando que otorgar capacidad deliberante a quienes portan las armas de la República es algo muy peligroso; son mucho más claras y válidas en el caso de la PM y de sus comisarios.

Otra de las evidencias que claman por una decisión política al más alto nivel, nos la proporciona la historia de la Ley Orgánica del Distrito Federal (Gaceta Oficial 33.517 del 22 de julio de 1986), la que en el ordinal undécimo del artículo 15, establece que corresponde al gobernador de dicha entidad, ejercer la superior autoridad sobre la policía del Distrito Federal. Fue promulgada, para que la PM pudiese tener un sólo jefe.

Cuando esa ley fue promulgada, aún no elegíamos alcaldes. Estos se llamaban „Presidente del Concejo Municipal‰ y eran designados directamente por los concejales electos, quienes seleccionaban a uno entre ellos. Cada concejo municipal tenía una comisión de política interior y autoridad legal sobre la PM; y como también, para esa fecha, existía un tratado de mancomunidad entre el Distrito Federal y el Estado Miranda, para que la Policía Metropolitana de Caracas, tuviese autoridad para actuar en los municipios Baruta, Chacao, El Hatillo, Petare, Sucre, Plaza y Zamora del estado Miranda; la PM tenía además de esos ocho jefes, tres más: el gobernador del estado Miranda y los Presidentes de los concejos municipales de Vargas y Libertador en el propio Disitrito Federal.

Todos esos jefes siempre tenían algo que decir en materia presupuestaria, en la manera como la policía debía ser empleada y en cuanto a iniciar investigaciones e interpelaciones a los jefes y funcionarios de la PM. -Y lo hacían mediante Ordenanzas- A ellos se agregaban las Asambleas Legislativas que de alguna forma tenían control sobre algunas asignaciones presupuestarias a los municipios y la capacidad de promulgar leyes de policía.

Una indicación de lo que esa situación creaba, fue dada cuando el gobernador del estado Miranda rompió el acuerdo de mancomunidad argumentado que su despacho transfería a la PM muchos millones de bolívares, pero los policías se quedaban todos en „Caracas‰, ordenándole a la PM salir del territorio del estado Miranda y entregar las instalaciones y equipos; el Presidente de la República, Rafael Caldera en ese entonces, adscribió orgánicamente a la PM al Comando General de la Guardia Nacional ˆal Ministerio de la Defensa-, para que ésta pudiese seguir proporcionando seguridad pública legalmente en jurisdicción del estado Miranda (especialmente en los municipios que hoy en día conforman el Distrito Capital).

Ese despelote direccional, ocurría en una ciudad que es el asiento de todos de los poderes públicos nacionales, del cuerpo diplomático acreditado en el país y de todos las cúpulas de los organismos privados de importancia nacional (Televisoras, Fedecámaras, Consecomercio, Partidos Políticos, CTV, etc., etc.). Caracas es además, la vitrina que muestra a Venezuela. Lo que allí acontece, es percibido en el interior y en el exterior del país, como si aconteciese en todo el territorio nacional. Esto último, tiene evidentes repercusiones político-gubernamentales de impacto nacional e internacional.

Aunque, no está directamente relacionado a la PM, es bueno recordar que durante las primeras elecciones de gobernadores (1989), Carlos Tablante, mandó desde el estado Aragua a un contingente armado de policías de su estado, hasta el estado Sucre, para «apoyar» a su correligionario político del partido MAS, que peleaba la gobernación de ese estado. Contingente que tuvo que ser detenido y desarmado en la vía hacia Cumaná, por la Guardia Nacional.

Actualmente, gracias a la Ley Orgánica del Distrito Federal, ni el gobernador de Miranda, ni los Alcaldes o Concejales, tienen autoridad legal sobre la PM (la tendrán los concejales del Cabildo Metropolitano y el Alcalde Mayor); pero sin ninguna duda, cada una de esas legítimas autoridades, siempre tendrá algo que decir sobre la actuación en su jurisdicción, de los funcionarios de la PM.

Razones de peso, llevaron al Presidente de la República -cuando aún no se elegían todavía gobernadores ni alcaldes- a decidir que todas las policías municipales, estadales y metropolitanas, pasasen a ser dirigidas por oficiales de la Guardia Nacional.

¿Desaparecieron esas razones?

¿Están los comisarios ˆmilitantes cada uno de diferentes partidos políticos- realmente listos para asumir la gerencia de la PM?. ¿Lo están en las áreas de logística, finanzas, presupuesto, contratos laborales, contratos comerciales y en relaciones políticas e internacionales?.

Si se decide que la PM será de ahora en adelante dirigida por comisarios de esa institución, ¿No quedarán esos funcionarios a merced del Alcalde Mayor, en la misma forma en que están hoy en día los que aspiran en las Fuerzas Armadas a los grados de Almirante y General?.

¿Quién dirigiría realmente a la PM?

¿Quién controlaría a quien la dirija?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar