Opinión Nacional

¿Qué está pasando aquí?

La última semana ha sido de aguas turbias, turbadoras y turbulentas para el gobierno.

Primero, la designación de un candidato único por parte de la oposición que en muchos momentos lució dividida y que esperaban continuara dividida. Por lo menos sorpresa ha debido causarles que privara el consenso y la solidaridad, que se dejaran de lado intereses personales por el bien del país, y que el representante sea Manuel Rosales, que además de contar con el Zulia porque ha sido un buen gobernador, es sólido porque ha ganado todas las contiendas en las que ha participado.

Segundo, la declaración del Presidente Chávez de que «será difícil alcanzar la cifra de diez millones de votos», cuando desde hace meses él y sus ecos no habían hecho otra cosa que asegurarnos que los tenían «por el buche». ¿Será que los fulanos diez millones, a pesar de todo el ventajismo, resultan irreales?… ¿quiénes son los «comandos de campaña paralelos» de los que habla Chávez?… ¿a quién obedecen?… ¿son acaso tan fuertes que ameritan una amenaza pública, que no trasluce sino división y traiciones dentro del chavismo?

Tercero, la declaración del Fiscal General de la República de que su testigo «estrella» en el caso Anderson, el de los «ojos elocuentes y convincentes», aquél a quien había que proteger a toda costa contra todo mal, fuente de verdades irrefutables, de repente no merece más protección. Resultó que los medios tenían razón y Giovanny Vásquez de Armas es un auténtico fiasco… Cierto que hay que otorgarle al Fiscal el mérito de haber reconocido su error públicamente, pero entonces… ¿qué va a pasar con las sentencias de los Guevara, sostenidas por el testimonio de un testigo descalificado por el Ministerio Público?… ¿no tendrán que quedar sin lugar las imputaciones de «autores intelectuales» a Patricia Poleo, Nelson Mezerhane, el General Añez y Salvador Romaní?…

Cuarto, el escape de la cárcel militar de Ramo Verde de Carlos Ortega y los tres oficiales Faría. Gravísimo que en un régimen militar y militarista se hayan evadido de una cárcel militar de máxima seguridad, porque la evasión habla de una complicidad monumental. Se dice que hubo soborno… Soborno o no soborno, los complicados en la evasión parecen estar resteados con los evadidos, porque si de algo podían estar seguros era de los que les vendría encima, y a pesar de ello siguieron adelante. ¿Será que creen íntimamente que es justo lo que han hecho y están dispuestos a correr los riesgos, y que en definitiva al gobierno lo que le resulta difícil es quebrantar las convicciones de justicia, democracia y libertad?… ¿hay debajo de todo esto otros mensajes? … ¿Llegaremos a conocer toda la verdad en este caso?…

Son aguas turbias, turbadoras y turbulentas. ¿Qué está pasando aquí?…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba