Opinión Nacional

¿Qué hacer? (A pocos días de las elecciones venezolanas del 7-O)

Cuando el presidente de Estados Unidos de AméricaJohn F. Kennedy, asumió el  mando de su nación (1965) diciendo :”Ask notwhatyour country can do foryou-askwhatyou can do foryour country”. –  “No preguntes que es lo que tu país puede hacer por ti, pregunta que puedes hacer tú por tupaís”, se refería a la necesidad de tener más sociedad y menos Estado; más libertad y menos controles, libertad con ideales humanos en una sociedad libre. Friedman, M. 2000)         Esto lo traigo a colación debido a que en Venezuela, ahora llamada oficialmente República Bolivariana de Venezuela, la cual pronto podría llamarse República Socialista Bolivariana de Venezuela o Confederación Socialista Cubano-Venezolana (Ver,http://www.chileven.blogspot.com/– El mayor Teatro de Chávez)si Hugo Chávez Frías es reelecto para el período 2012 – 2018, lo cual significaría que el teniente coronel estaría 20 años en el poder. Pero, también esto tiene que ver con la oposición venezolana que cuenta con muchos Brutus, Poncio Pilatos, y otros personajes que son rechazados por el pueblo pues, realmente, no creen en otra cosa que el poder por el poder, lo cual no los diferencia del actual mandatario; y, como dice el adagio popular, “más vale un diablo conocido que uno por conocer” y el pueblo vendería su alma al diablo, una vez más, por más promesas incumplidas.

            “Qué puedes hacer por tu país” (Kennedy, 1965), significa que el gobierno es el supremo jefe del destino y que el ciudadano es el votante o el siervo de esa deidad. Sin embargo, para el hombre libre, como  dice Friedman (2002) el país es la colección de individuos que lo componen y no algo sobre él. El individuo es alguien que se siente heredero y leal a las tradiciones libertarias de un país, leal a las tradiciones comunes dejadas por El Libertador. De esta manera, el individuo honrado ve a su país como el instrumento que protege al individuo no como un donante, un Dios o un Maestro, que debe servir sino que lo reconoce como un objetivo instrumental valioso por sus ideales pues al decir “qué tu gobierno puede hacer por ti”,  implica algo paternalista aceptando que el gobierno es el patrón, el amo, que le quita al hombre libre su responsabilidad,  y así este gobierno se transforma en un Frankestein que quiere hacer todo a nombre del ciudadano, como ocurre con el actual gobierno venezolano. Por eso se espera que Capriles, no caiga en esa trampa y libere al ciudadano de querer que el gobierno haga todo por él.

            Por otra parte, el vicio del paternalismo y del populismo parece arraigado en la sociedad civil venezolana así como en la clase política y militar. Este vicio no solo trae consigo corrupción sino que además, atraso económico y atraso educacional puesto que la sociedad crea parásitos que no tienen capacidad para entrar al mundo del cognitivismo lo cual les interesa a los políticos inescrupulosos. Mientras más amorfa e ignorante sea esta masa más fácil será su manejo y, lamentablemente, la masa venezolano ha dado pruebas de ellos no solo en el gobierno de Hugo Chávez sino que también en los anteriores

            Hay políticos que pueden tener mucha buena fe y querer realmente ponerse al servicio de su nación, pero, el diabólico plan que tienen sectores que creen más en su rentabilidad que en su país, pronto infiltrarán mentes y deseos, y preñarán a esos políticos bien intencionados de las barbaridades populistas como ha ocurrido en varios países de América Latina, cuyos gobiernos en nombre de un mal concebido socialismo han vendido la idea de que lo que se le quita a los demás es rentable y lo que hacen, en definitiva, es destruir lo poco productivo que existía.

            Las ideas que deben acompañar los últimos días de campaña de la oposición a Chávez deben estar preñadas de valentía. Deben decirle al votante la verdad. Hacerles entender que los gobiernos deben ser limitados. Que el Estado no es Dios y que su mayor función es proteger la libertad del individuo la cual no debe ser confundida con el libertinaje. Hay que decirle al pueblo que el Estado debe proteger la libertad del individuo tanto de adentro como de fuera; que hay que preservar la ley y el orden preservando la acción de la empresa privada y que el gobierno debe encontrar la solución a los problemas sociales junto con los empresarios. Hay que hablar de verdadera responsabilidad social. En otras palabras, se debe volver a establecer el Contrato Social que garantice la libertad y el desarrollo del país pero, sin la intromisión permanente del Estado.

 

 

Bibliografía

Friedman, Milton; (2002) Capitalismo y Libertad; Edit. Kindle, USA

Kennedy, J. (1965), Discurso de inauguración; USA

El mayor teatro de Cháve (2012) ; en  http://www.chileven.blogspot.com/

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba