Opinión Nacional

Que nadie se asuste…aquí todo sigue igual

Si en verdad fue cierto que Chávez tenía votos mayoritarios el 3 D, restándole por lo menos dos millones de trampa, y nosotros esta inexpugnable fuerza en la amplia clase media, entonces hay mas esperanzas que nunca, aunque ahora no se perciba así.

Una vez más insisto, y declaro el deliberado propósito de tranquilizar a nuestra gente, angustiada sobre que aquí los grandes defensores de la propiedad privada serán los prósperos y ya numerosos miembros la casta AUDI, constituida sin mayores disimulos, como el relevo social de las viejas élites, en la conducción de la economía y del Estado. Pasamos de los Amos del Valle a las mafias chavistas.

Viviendo bajo el Socialismo Siglo XXI, yo solo temo cada vez mas al malandraje desatado que ciega vidas, mutila y arruina a decenas de miles de compatriotas anualmente. Temo por la inseguridad jurídica que nos hace victimas de funcionarios venales y de mafiosos en connivencia con ellos. Temo sobre todo por la certeza de que nada de lo que te mereció esfuerzos obtenerlo podrás disfrutarlo definitivamente como tuyo y/o como garantía de progreso personal y familiar, porque nunca estarás seguro de nada, si no eres de los serviles al gobierno.

Pero seamos francos entre nosotros mismos, si hemos sobrevivido estos años con este cuadro de deterioro general, ¿que puede ya ocurrirnos que no sepamos digerir con alguna paciencia mientras este régimen colapse o agonice?

Con la verdad por delante admitimos que salvo accidentes o volteretas favorables, solo hipotéticas, la relativa estabilidad del nuevo régimen viene dada porque, al cabo de ocho años, ya quedó conformada una gran élite privilegiada que regenta, con una incapacidad infinita, las viejas y nuevas relaciones sociales del Capitalismo de Estado salvaje de Venezuela.

Si para el agotamiento del modelo de Punto Fijo fueron excesivos cuarenta años, pero donde se incluyen innumerables aciertos, vigencia de derechos, construcción de una gran clase media, dotación de una impresionante infraestructura del país etc, etc y sin embargo agonizó desde diez años antes de su colapso, imagínense ustedes cuanto puede durar un régimen como el chavista, que solo puede exhibir algunas obras públicas, que quedaron en ejecución desde hasta hace 15 años, y que al contrario de la democracia sustituida, se erigió sobre un tinglado político sectario, polarizado y excluyente.

El “sistema” que no podemos llamar nuestro, sino el régimen anterior, exhibía cierta solidez y grandes consensos sociales, en modificación progresiva y creciente; sin embargo se derrumbó por sus incompetencias para resolver los pasivos sociales en aumento y las frustradas crecientes expectativas, en torno a la democratización descentralizada del poder, así como la vertiginosa demanda de eficiencia del aparato productivo, desafiado por el fenómeno globalizador amenazante y al propio tiempo creativo.

Pero ahora ante este monumento de parálisis de la acción organizadora del Estado, esta gangrena creciente de la anarquía que anula toda progresión ¿Cómo asegurarle mas tiempo de vida útil a un experimento de gobierno, que amenaza con hacer saltar por los aires cada día, su propio edificio institucional, cuando no todo el tejido social, que precariamente sobrevive a sus convulsivas contradicciones añadidas a velocidad de vértigo, por esta calamitosa gestión del estado rentista?

Por eso NO CREO en la tesis que el chavismo dure a la cabeza del Estado y la clave de todo esto la da, esa especie de nerviosismo incurable, que exhiben los gobernantes, que no se quitan de los labios los alertas sobre supuestas conspiraciones y ese ensañamiento contra medios de comunicación privados, a los que consideran peligrosos para su sobrevivencia.

Hasta podríamos fabricar una ley política, para estos tiempos aciagos, según la cual la boconeria del presidente es directamente proporcional a la debilidad estructural del régimen.

Nunca se traguen el cuento de que habla con altanería porque está seguro en su puesto. Es más bien solo un ejercicio reiterado para espantar sus propios fantasmas e incertidumbres.

Un presidente fuerte es aquel que aunque no diga en público una palabra por semanas, ejerce su autoridad, porque uno sabe que está y estará ahí… es lo contrario a este tipo, que necesita decirnos y decirse todos los días, y a veces cada hora, que es él quien gobierna.

Confieso que es bastante original, históricamente visto, una armazón institucional, que necesite de una inyección de justificaciones tremebundas e imprecaciones ideológicas cotidianas, sobre sueños de futuro y denuncias de impropiedades y calamidades del denostado pasado, pero por sobre todo, que se esgriman amenazas de todos los tenores destinados a reales o virtuales enemigos, como fuente de poder y arrinconamiento, contra quienes se supone socavan diariamente las bases de un autoritarismo charlatán.

En verdad solo queda la percepción, que el presidente estructura su autoridad y mando, bailando en la cuerda floja del discurso que concede, promete y amenaza, empleando como agregado un histrionismo cansón y eso sin parar desde hace ocho largos años. Un día de estos, como le pasó ya en muchos mítines, se quedará definitivamente hablando solo…

Nada sólido, con basamento jurídico solvente y permanente construyó el chavismo que se ha conformado con un sin número de transgresiones a la institucionalidad que existía del viejo estado.

Solo le han agregado u omitido, los que les permita la discrecionalidad de los funcionarios y en particular la del presidente, que pretende dirigir el país con arengas y desde programas de radio y TV.

La anarquía ha sido el resultado lógico, de esta absurda trama del poder de allí a la ineficiencia total. De a falta absoluta de control de gestión a la parálisis hay solo un paso.

I.- Un Estado Realengo

¿A quien se le ocurre que en una sociedad, que conserva un sistema económico capitalista y algunas libertades importantes, que no nos hemos dejado arrancar, pueda funcionar un poder público, basado en unanimidades o en una docilidad perruna a la sola persona del presidente, desde todas las instancias del poder.

¿Como puede funcionar algo que por naturaleza requiere de un equilibrio y división de poderes y una efectiva oposición política con reales poderes contralores, amén de una prensa y medios verdaderamente libres que deben ser tomados como fuente de contrapeso y jamás ser tratados como conspiradores de oficio porque y que maltratan el gobierno sacrosanto, que nunca se equivoca.?

Como es sabido que se carece de certeza alguna, sobre el modo de resolver conflictos e incógnitas sobre decisiones importantes, sin la última palabra del mandamás, que vive amenazando con cortar cabezas como única fuente de un orden.

El gobierno anda entonces deambulando en ese limbo de ausencias de asideros, va dando tumbos y generando esa sensación de vacío bajo sus pies, con esa incertidumbre permanente, pendientes del nuevo discurso, que apacigüe o amenace, siempre intentando detener al caos que amenaza.

Las rabietas públicas de Chávez son solo el 5% de sus teatrales e iracundas manifestaciones diarias de una enorme inestabilidad emocional del sujeto urgido de resultados, por estar por lo menos conciente que tuvo todo, TODO en sus manos para acertar y aún así pone la gran torta.

Tenemos un estado realengo como esos perros sin dueño ni llegadero, mas aun con un presidente que entre viaje y viaje apenas resuelve las persecuciones pendientes y zanja las rivalidades de sus áulicos en desencuentros a granel.

Es por ello que la casta AUDI y su aprendiz de tirano, viven con una sensación de padecer parótidas que atenazan sus gargantas. Es el culillo del que la debe y la teme. Temen ante el pueblo por su macabra ineficiencia, para resolver los problemas que se eternizan y temen por las intrigas que develan sus peculados.

Y cuando alguien, como es mi caso les hacen una requisitoria con argumentos sólidos, sobre su piltrafa de régimen, apelan a las calumnias mas inmundas, sin importarles que uno pueda demostrar fehacientemente que no ganó un bolívar con el viejo régimen ni estuvo un solo día en ninguno de sus gobiernos y mas aún que fue opositor tenaz por décadas, a la vieja clase política, como no lo fueron el 99 % de los funcionarios “revolucionarios” pagados de ahora.

Pero además es que ya empezó a acabarse la excusa de justificar las tortas actuales por lo del legado de la Cuarta. Porque a medida que nos distanciamos, el viejo régimen solo va adquiriendo brillo y merecimientos de elogios y hasta se olvidan sus iniquidades al compararlas con las de ahora.

Los de la Casta AUDI gubernamental viven disfrazando las evidencias de culpas y mientras más prevaricadores más levantan la voz de la soberbia y su predicamento de virtudes de vestales rojas, mancilladas en su honor por serviles de la vieja clase política sepultada.

Es el miedo del ladrón al que le siguen temblando las piernas mucho después de haber abandonado con su botín la escena del hurto, o arrancando en veloz carrera con el carro robado.

Viven viendo para los lados como no queriendo encontrarse con quien les delate en sus nuevos sitios de comidas caras, o de costosos clubes o en sus soñados viajes en primera clase o de compras en las boutiques de los Mall maiameros.

Porque aunque respiren transitoriamente con cierta tranquilidad, dado que por fin consiguieron socios notables de oposición, en el sostén político de su odiado régimen, nunca olvidemos que constituyen una casta inviable socialmente, desde el punto de vista histórico, para un periodo más allá del que ya usufructuaron de manera accidental.

Es esta la trascendental discusión que envuelve lo del partido único pero que va incluso mucho más allá.

La casta AUDI no quiere ser una legión de burócratas, como en Cuba, quieren ser parte integrante, con pleno derecho de piso, de la burguesía venezolana, igual a como ocurrió en el pasado con otros advenedizos.

Ahora deberán definir su destino y no es una decisión fácil porque también dependen del estorbo del mandamás y sus caprichos y manías.

Entonces, ahora es que Chávez va a tener que aprender marxismo en vivo y en directo. Me permitiré personalizar estos párrafos que siguen para indicarle al párvulo, las lecturas que ha de asimilar aunque ya es demasiado tarde para aplicarlas: Joven Chávez usted tiene esa materia pendiente, por andar leyendo marisqueras como las del Oráculo del Guerrero.

II.- Pequeño Curso Intensivo De Marxismo
Para Sabaneitor Y Sus Amigos.

Señor Chávez DEBE usted tomar en cuenta, ahora que las necesita, por lo menos para explicarse cosas, las maldiciones del viejo Marx, el rigor político y genio táctico Lenin y las cirugías conductuales sociales del sabio de la teoría revolucionaria León Trotski, a quien le tocó pronosticar, 50 años antes, la decadencia y fin irremediable del imperio soviético que ayudó a fundar.

Mi estimado Sabaneitor, el viejo Marx dejó escrito para usted, la definición impepinable de que son los intereses sociales y su base material–la propiedad y relaciones de producción– lo que determina la ideología de cualquier clase o casta social.

Usted dirige una nación de capitalismo salvaje, con un Estado rentista, semicolonial, estrechamente subordinado al capital financiero internacional, que profundiza día a día las desigualdades sociales.

Ese Estado fue tomado por asalto por usted y sus conmilitones y pasaron a ser los responsables de las profundas desigualdades que estimulan. Mientras tanto, la rapiña de bienes y dineros públicos, a los cuales usted y su casta se acostumbraron muy rápidamente, les confiere una obscena situación de privilegiados sociales, que generan automáticamente una visión reaccionaria, propia de casta de propietarios exclusivistas. “Por mas que se tongoneen siempre se les verá el bojote” para citarlo a usted, no a Marx.

Usted nunca entendió y ahora ya es demasiado tarde, para enmendarlo y si lo hiciera solo precipitaría su caída, lo que el perspicaz Vladimir Lenin escribió en El ESTADO Y LA REVOLUCION, que si no se desmantelaba el viejo Estado Burgués, con su base material capitalista, como hizo él fundando la URSS y su pésimo émulo Fidel, entre 1959 y 1962, el nuevo régimen o gobierno, sería tragado y defecado por la vieja máquina y sus innumerables señuelos, para digerir todo inoportuno gerente reformista.

Usted es solo un pésimo reformista, solo especialista en maquillajes burdos de peluquería de pueblito del llano. Usted ya esta digerido por el viejo trapiche estatal capitalista y será defecado junto con sus círculos de poder, apenas se descuide y si se cuida también.

Usted dándosela de vivo quiso escapar al dilema que planteó Lenin:
O destruyes el Estado y fundas uno nuevo, propio de los explotados, decía él, o el viejo Estado te tritura.

El zorro Castro declarándose Marxista LENINISTA, le dijo al mundo que el demolía el viejo estado y construía el suyo y tiene 47 años mandando.

Usted se puso a inventar vainas con Miquilena que lo embaucó en ese proyecto de republicanismo urredista depassé, y terminó ahora con ese soberano ridículo de un socialismo y que indigenista, zamorano, antipaecista, bolivariano, y podía agregarle joropero y alpargatúo para sintonizarse con la exégesis idiosincrásica de su portento ideológico, hundido en las tres raíces del árbol de levas.

Finalmente y como epílogo de este apretado curso intensivo de marxismo tardío, he de pronosticarle que está usted y su régimen condenados a fracasar rotundamente. Porque si incluso teniendo una base material de todo un Estado, de propiedad y relaciones de producción estatistas, colectivas y con una red de instituciones totalitarias y policiales, con genocidios que atornillaron al poder por décadas a déspotas inmisericordes y a sus cortes de burócratas, aún así ellos se derrumbaron o los derrumbaron: ¿que queda para este mísero experimento chavisto, que apenas mimetizó el lenguaje de los tiranos comunistas y carece absolutamente de esas bases de autoprotección derivadas de sus autarquías?.

Si todos los estados comunistas, incluyendo Cuba, fueron desmantelados o están próximos a desaparecer, por la sinrazón de su existencia en la época moderna, deberá usted saber que a la luz de los grandes aciertos teóricos de Trotski, el último de los grandes marxistas, usted y su régimen de colaboración de clases, que impidió la revolución obrera para edificar en su lugar un mamotreto militarista burgués, rodeándose de una peste de arribistas y lumpenes, tiene CERO probabilidades de sobrevivencia, mas allá de la que ya usufructuó, por su pacto tácito con la clase capitalista, su cuerpo de oficiales, sus jueces etc., que terminarán devorando a los suyos por asimilación y a usted mismo por parálisis de voluntad para impedirlo.

Me vi obligado a usar el instrumental de análisis teórico del marxismo dadas vuestras pretensiones de ser RRRevolucionarios.

Ustedes podrán cobear a ignorantes, pero no a quienes conocen con propiedad de donde viene la génesis del disparatero de andar volteando gobiernos y regímenes y que por cuenta de los desposeídos, cuando es demostrable y hasta la saciedad, que solo se trata de vergonzosos operativos de retaliaciones sociales.

Para decirlo con la fórmula impecable del marxismo culto, es inútil que disfracen con rimbombante fraseología, lo que es apenas una simple lucha vuestra por apropiarse del “surplus social”, de la mayor tajada de la plusvalía.

Así se expresaba sin remilgos ni disimulos quien redujo todo a señalar la codicia que mueve a unos a apropiarse de “el excedente” y vivir como parásitos del trabajo, o de los impuestos, o de las rentas de otros.

Fue Carlos Marx, mas grande de los idealistas, a pesar suyo, quien pensó en serio construir el paraíso humano sobre la tierra, solo que demasiados charlatanes y asesinos, hablaron en su nombre y dejaron hecho guiñapos toda su concepción, donde pueden entresacarse algunas ideas interesantes que vale la pena conocer, sobre todo los “revolucionarios”.

III.- Aquí no viene ningún comunismo del cipote

La Casta AUDI NO ES una burocracia de vocación comunista que solo se conformaría con rapiñar privilegios y altos sueldos, o acceso a consumos por fuera del racionamiento, tipo Cuba.

Eso además de ya inviable históricamente, a no ser en el cerebro de pollo del comandante, con su plan de Partido Único y socialismo antipaecista e indigenista del siglo XXI, que tiene, por supuesto, el repudio manifiesto de toda esta pléyade de corruptos y nuevos ricos asociados al gobierno.

La vocación NATURAL e irresistible, de los burócratas primorosos de la casta AUDI, es asociarse a la vieja y nueva clase capitalista como muchos adecos en sus buenos tiempos. Querrán casar a sus hijas con prósperos iguales o de mayor dote y aspirarán al alto standard de consumo y vicios light de la detestada oligarquía, que sin embargo les acogerá en su seno, siempre abiertos para los que lleguen con real y sobre todo con accesos a más real.

Ese proceso está ya maduro para que Chávez se vea incluso confrontado, desde los rojos rojitos encorbatados hace años, quienes encontrarán la manera y la fuerza para oponérsele, defendiendo derechos que nos convienen a todos.

Oído al tambor… TODO lo que viene de oradores chavistas, no es comunismo, muchos están buscándole la vuelta al discurso para convertirse en “escuálidos”.

De allí el alborozado recibimiento a la oposición oficial no perseguible, porque esos pueden ser los que les ayuden a quitarse la soga del cuello del hegemonismo comunistoide, que les fastidia contra su nueva situación de nuevo ricos, rojos rojitos.

Sin embargo evidenciamos los límites sobre el carácter centrífugo de los pichones burgueses de la Casta AUDI, que tienen ya magnates a granel en sus filas y han desarrollado un fino olfato conservador de sus privilegios, por lo tanto reaccionario en el quehacer político, que le aconseja una y otra vez, no dar pasos en falso, siempre plegándose al jefe para defender su botín con uñas y dientes, frente a los merodeadores de las camarillas del viejo régimen.

Ser un adeco o copeyano o masista próspero en el viejo régimen ya no era mal visto, se sobrellevaba aquello con alguna discreción y punto. La incomodidad de ser nuevo rico, rojo rojito, es que hay que andar escondido y disimulando y además hablando mal de los que se enriquezcan, para jalarle al jefe y cuidar el propio trasero hasta que otro chismoso te mande al foso de los impúdicos.

Su violencia verbal refleja ese gruñir frente a quien vean que cuestiona su reciente aristocratismo de consumo. Y automáticamente odian a quien se los recrimine.

La nueva insolencia en este país, y que al propio tiempo refleja una ignorancia inmoral, es que los AUDIS, mientras mas prominentes mas farsantes, pretenden hacerse pasar por altruistas revolucionarios generosos de espíritu y solidaridad militante, cuando son solo bicharracos hábiles en esconder debajo de esa alfombra de virtudes supuestas, la caca de gato, la mas pestilente que existe, símil de sus privilegios mal habidos.

Aquí no viene ningún comunismo del cipote, aquí sigue lo que ya vimos: la corrupción y el latrocinio masivo, por parte de esa casta AUDI, que acrecienta su acumulación capitalista originaria y que transforma su masa clientelar en soporte simultaneo: de su poder político y de palanca y sostén de un modelo capitalista estatal distributivo de la renta petrolera, que tiene un oxigeno limitado por naturaleza.

No se engañen, la torta será cada vez peor distribuida y la inflación se va comiendo la calidad de vida de millones. La ineficiencia que cunde multiplica ya el descontento y el oxigeno mercantil informalizado, a la par de lo limitado del ingreso frente a un gasto en expansión desenfrenada, matará mas temprano que tarde la artificialidad del crecimiento en base a mas fiscalismo por el desfallecimiento de una PDVSA en proceso de ruina tecnológica y de gestión.

IV.- La burbuja de crecimiento
que les enloquece de entusiasmo

Mantengo la conclusión que esta actual coyuntura, de optimismos en cifras oficiales, aterrizará mal y en zafarrancho de fracasos, a pesar de que la burbuja de crecimiento económico, pareciera que se hace mas visible, por la masiva inyección de dineros públicos que buscan ensanchar la demanda subsidiada, por vía de las Misiones, y que como secuela amplían los segmentos de actividad de distribución comercial, extendiendo la buhonería callejera y cuidado si mas aún la casera, aunque ésta esté contabilizada como producción artesanal.

Estoy convencido que este será el país con mayor proporción de diabéticos del mundo. El azúcar escasea entre otras cosas porque el gobierno enseñó a 100.000 personas a hacer tortas y nuevas fritangas, como una de esas nuevas fuentes de buhonería masiva bajo el techo familiar. La calle mientras tanto exhibe la multitud de nuevos oferentes de cuanto miriñaque o ingestas pueda uno imaginarse, retrata la llamada economía endógena vudú, que disfraza el desempleo masivo bolivariano.

!! Cuánto no se hubiera progresado ¡¡ si le hicieran caso al jefe para no dejar que fracasaran los gallineros verticales, los hidropónicos en las islas de las autopistas y la ruta de la empanada, por no hablar del eje Orinoco apure y las octagonales agroindustriales, la palma africana como salvación nacional, aconsejada por El Mahatir de Malasia, la importación de chinos para sembrar arroz masivamente con sus tractores desechables, el te verde, y otras ocurrencias hasta traer cubanos comunistas metiches a amargarles la vida a nuestros corruptos locales y esa vaina si es inadmisible, porque no hay derecho a que además de chulearnos vengan ahora a chismosear.

Hablando en serio, La burbuja de crecimiento tiene consecuencias políticas contundentes. Un segmento importante de nuestra clase media se hizo transitoriamente partidario del acomodamiento al régimen. Tiene sus ideólogos y sus partidos, tiene sus programas mediáticos y sus periódicos. Bajo el fetiche engañoso de la reconciliación, se esboza un “déjame un ladito debajo de esta lluvia de real”. No seas como los copeyanos, que comían solos, según los acusetas de AD más generosos en el reparto.

El fenómeno de adaptación es tan fuerte que hasta fabricó el mayor de los fariseísmos: el del indignado que posa de intransigente y propala su abstencionismo, mientras esconde que nunca había ganado tanto dinero como bajo el chavismo y que sus imprecaciones apenas buscan cultivar ese famoso arte del disimulo; con razón dicen que todo millonario es llorón.

El abstencionista autentico y honorable, el asqueado por la putrefacción del sistema electoral fraudulento, tendrá que continuar en ese limbo de asociación ilícita con quienes no fueron a votar por 100 razones diferentes, la mayoría de las cuales asociadas a atraso político espantoso, a razones baladíes y bastantes apegados a este nuevo principio en Venezuela de aparentar oposicionismo, mientras te haces rico al lado de la casta AUDI, que como tiene raíz en la decadencia adeca, no en aquel impoluto y egregio partido de Betancourt, está dispuesta a no comer sola.

La burbuja de crecimiento económico puede ser retratada en Puerto Cabello, La Guayra y en la Aduana Aérea de Maiquetía. La importación desenfrenada sin escatimar divisas, que de todas formas siguen en acumulación sostenida en las Reservas Internacionales.

El boom portuario y aeroportuario, para satisfacer el consumo impresionante de bienes suntuarios, así le suban los aranceles, se completa con la agroindustria que viene en las bodegas gigantes de los buques para alimentar el MERCAL de la clientela.

El empleo informal sigue subiendo su proporción, el desempleo le bajan sus guarismos vergonzosos, al maquillarlo con las misiones y las cooperativas que aunque admitan que ya no sirven el 95% de ellas, siguen en las estadísticas trampeando rubros de pasivos sociales, porque su objetivo real, era repartirles real de manera algo decorosa, como cambiándola por un mínimo esfuerzo del cliente político modelo patriota.

Fue así como hubo plan de empleo disfrazado en la famosa Reserva Militar de la que supe su inutilidad y fanfarronería, al saber que Semtei y el gordo Barreto eran de su estado mayor. ¿Que decir de los realfabetizados y hasta de los pobres desempleados seguros del futuro, de los que se gradúen en ideología bolivariana, en esas universidades homónimas? Todos, todos eran necesarios, para la burbuja de crecimiento.

Nunca antes hubo en Venezuela tanta plata en poder de tanta gente con el menor de los esfuerzos, aunque muchas veces recibidos hasta con “cierta dignidad”. Ver esas abuelas gordas de Charallave, entrenando para repeler la invasión de los Marines yanquis, no me negaran que es una burla macabra de quien concibió ese plan, pero otra cosa es lo que siente esa abuela ya inscrita en el curso de las tortas, que algo le remunera y ahora oxigenada con unos ejercicios militares, que comparte con sus amigas con las que ahuyentó la soledad de su tercera edad, que es calamitosa en este país.

V.- LA CODICIA amigos LA CODICIA.

Así amigos que el mal ya está hecho. Cuando haya que rehacer la economía nacional y ponerla a funcionar sobre bases productivas y competitivas, porque cada vez mas real, el doble, el triple, para regalar NO HAY, habrá que recordarles el festín de Mil y Una Noche de la casta AUDI enriquecida hasta lo obsceno y esta manguangua de la repartidera de cheques de sobrevivencia o de rebusque adicional, para millones de compatriotas que habiéndose llamado blancos y verdes, ahora juntos se llaman rojos rojitos.

Pero no se pierdan imaginarse la cara de desconcierto que ponen los dirigentes chavistas, cuando ven a los enfranelados de rojo gritando indignados que los burócratas ladrones le robaron no se que bono, o aumento, o cesta ticket y que Chávez no lo sabe.

¿Saben lo que falta para la ruptura ideológica o idolatrita, más cercana de lo que muchos piensan, con el gran responsable? Cuando sencillamente lleguen luego de varias luchas inútiles, a la elemental conclusión que quien nombra a esos burócratas estafadores es el propio messsmo.

¿Donde está entonces la falla que abrirá la tronera por donde se va la precaria estabilidad de este régimen?

Muchos creerán que es tan obvia, que no puede ser cierto: LA CODICIA amigos LA CODICIA.

La pelea de Chávez contra la manía de sus funcionarios por hacerse ricos en tiempo brevísimo, –claro, una vez que él ya esta superbuchón—tiene que ver con que a la velocidad que va la creciente desbocada de las corruptelas, no hay presupuesto que aguante, ni planes sociales que sean viables, para enjugar esa vorágine de atragantados consumistas de la nueva clase, que roban desaforados como adivinando que le quedan solo meses en el poder.

Es un hecho absolutamente demostrado que los presupuestos se esfuman con una eficiencia de a veces menos el 30 % porque el otro 70% se lo tragaron las comisiones y mordidas de los jerarcas chavistas con sus socios privados, una especie de lumpemburguesia que floreció a la velocidad del rayo, en estos años de dedazos y anulación de toda licitación, para obras publicas y suministros del estado mega consumidor y casi único contratista de construcciones.

Las tribulaciones de Chávez que no sabe como puede detener ahora la hemorragia de desafueros que el mismo desató con su piratería infernal para el rediseño del Estado, le están llevando a la conclusión que esta rodeado de malandros, solo que se olvida que son SUS malandros, civiles y militares.

Cuando percibe que por ejemplo una casita le cuesta al gobierno tres veces, lo que le cuesta al sector privado y se entera por los excluidos del festín, que el gobernador tal o cual se esta haciendo multimillonario en sociedad con tal o cual mafia privada, inventa un nuevo discurso con una amenaza mas abracadabrante sobre la pureza RRRevolucionaria, que sin embargo es tan inútil como la lucha de algunos humanos contra la suciedad. Se limpia y se limpia y vuelven a ensuciar.

VI.- “las cifras hablan”

Una vez vi al Doctor Salas Romer mirando fijamente un cuadro estadístico de encuestas y le pregunté que tanto le veía a esos guarismos: “las cifras hablan” me respondió. Y eso mismo percibí cuando me empeñé, hace poco, con las cifras oficiales del CNE, frente a mis ojos, en encontrar algunas constantes, algunas explicaciones coherentes a esos números de cada Mesa, de cada Centro de Votación, de cada ciudad y de cada estado. “Estas cifran hablan” me dije. Si fuera el gobierno no celebraría mucho esta victoria, porque hasta suponiéndolas sin fraude, tendría serias dudas sobre mi estabilidad institucional a muy corto plazo, mas aún si, como supongo que tienen por supuesto su absoluta certeza que estos escrutinios “están puyaos”.

Trace usted dos líneas imaginarias y se asombrara del paralelismo que hace coincidir la votación del gobierno con la menor o mayor expectativa de asistencialismo y de lealtad clientelar al chequisito de sobrevivencia. Empiece a trazarla desde los sectores de viviendas muy confortables donde habitan segmentos de altísimo standard de vida, con núcleos familiares de pocos miembros, pero con el mas alto nivel, hasta de postgrados educativo y profesional, con uno o varios miembros que hablan dos o tres idiomas, allí la votación por Chávez ronda entre el 6 y el 15%.

Dirija luego las líneas hacia segmentos donde la demanda solvente va descendiendo, paulatina y sostenidamente y en concordancia con ello se reducen los espacios de metros de construcción y de jardines y aumenta la verticalidad de viviendas en apartamentos, con nivel educativo que va bajando también, aunque se mantenga con muchos miembros con niveles de educación superior o con niveles de adecuación de aprendizaje tecnológico notorio, que da acceso a empleos bien remunerados. Mida si quiere la calidad y cantidad de vehículos por familia y verá como descienden hasta cero o un solo auto deteriorado, con varios años de uso.

Las cifras que venia de una amplísima ventaja favor de Rosales comienzan a emparejarse en los viejos barrios consolidados y empiezan a favores a Chávez quien obtiene cada vez mayor ventaja.

Siga la línea de descenso social que en Caracas se expresa subiendo a los cerros de barrios y a los bloques de apartamentos del oeste o de las ciudades satélites, donde los ascensores siempre están malos. En las ciudades planas siga en línea recta y muchas veces se irá hasta las antípodas sociales y de ingresos decrecientes en relación a los de las urbanizaciones de alto poder adquisitivo.

El nivel educativo general en los barrios baja hasta ser excepciones los de nivel superior, cunde los de bachillerato deficiente y se va enterrando hasta los que ni siquiera aprobaron la educación primaria y mas allá los pobres parias del analfabetismo funcional.

Ya usted llegó al barrio de indigentes de latón y cartones de reciente invasión.

Esas casas de cartón crecen a la misma velocidad en que hacen de Ali Primera el cantautor oficial, para los cultores del rito revolucionario cuando ponen rostro compungido, de mirada chavista, porque aunque no lo crean existe una mirada chavista, mientras oyen también a Silvio y su Nueva Trova cubana, haciéndose los guerrilleros heroicos por vestir una franela del Che y despotricar contra los yanquis.

VII.- La gran nómina del partido único.

Esos barrios donde recalaron en su abierta pobreza madres desesperadas, abandonadas, con un cuadro de hijos pequeños sin padres, ni ingresos, vienen de vivir arrimadas y solo en esa intemperie de Dios lograron asilo. El compadre X, desempleado, hace guardia para conservar de noche el sitio del rancho en construcción.

La pelea contra los estafadores de las falsas promesas, por el agua, por la escuelita, por la guardería, por la cloaca, por la calle, por el alumbrado, por la caseta policial ya empezó… mientras tanto, se pegaron con instalaciones de fortuna cada vez más ranchos a la red eléctrica. Se aventuran los primeros jeeps a rondar con los nuevos pasajeros, seis cuadras mas, barranco abajo… está usted en el reino del voto chavista a 80 y 90%.

Es el reino de múltiple cedulados, de los activistas pagados por las misiones que “organizan” al pueblo, para empezar a pedir y pedir…la casi única opción que les da el capitalismo salvaje, impulsado hasta niveles trágicos por el propio gobierno, que les convierte en su propia masa de maniobra política.

El mismo gobierno que destruye masivamente lo que queda del viejo empleo formal, genera nuevas sectores de informalidad permanente o de formalidad chucuta, aun más precarias en estabilidad, en salarios, cobertura de seguridad social, que los del capitalismo de una década atrás. El SOCIALISMO DEL SIGLO XXI avanza raudamente, vamos a la gran nómina de las Misiones del partido único.

VIII.- Esperar solo un poco mas…
y por supuesto sin doblegarse.

¿Para que contar bien los votos y torturarnos por si ganó o perdió con trampa, si tenemos un país con esos gravísimos abismos sociales, cuyo gobierno de irresponsables cultivó la efímera adhesión de sus sectores mas pobres, con tanta demagogia que mientras dure esta regorgalla de Revolución, ellos creen tener destino por que dizque el presidente es solidario con los de mas abajo?

Por supuesto que hay mil razones para oponerse a esos conceptos fatalistas, de dejar el país en manos de los tramposos. Sin embargo yo quisiera que reflexionáramos, sobre que de nada vale abortar un proceso, con una implacable manía de echarlos abajo cuanto antes, porque ello apenas significaría que quedan abiertas heridas muy profundas, que son tan inconvenientes para el destino nacional, como la alcahuetería de quienes quieren capitularle al gobierno y cohabitar con el, so-pretexto de que es el gobierno legítimo que el pueblo eligió y quiere.

Es cierto que no se caen solos y que habrá que empujar este gobierno de ineptos productores de miseria y mayores privaciones colectivas, que les harán ser odiados por sus electores de ayer.

Solo hay que esperar un poco, mientras tanto la Casta AUDI cuidará de los intereses de los que temen el comunismo. No habrá nadie más anticomunista que los nuevos ricos del chavismo.

Y para quienes crean que esto no era previsible les ruego lean un artículo que escribí el 05 de Julio de 2003, titulado “LOS LAMBUCIO-CONSERVADORES” Y cuya primera frase era “No temáis, los chavistas no son revolucionarios son apenas lambucio-conservadores.”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba