Opinión Nacional

¿Quién ganó el 7 de Octubre?

 No fue el repitiente quien ganó el día 7 de Octubre sino el árbitro electoral integrado por cuatro rectores del régimen y solamente uno que, en ocasiones, hace de opositor. Sus antecedentes, a partir de aquel que presidió Jorge Rodríguez, peor no puede ser. Esta vez se lució.

El error que comete la Oposición es manejar la salida de una dictadura utilizando únicamente el instrumento electoral tal como si estuviéramos en una democracia. Se partió de un supuesto que era falso y estamos sufriendo las consecuencias. En Venezuela no existen instituciones autónomas. No existe división de poderes. Desde hace tiempo están todos tomados por el Ejecutivo, Poder Único, al extremo de que la Presidenta de lo que fue el T.S.J. ve este control como algo normal. No existe Asamblea, ni T.S.J., tampoco Fiscalía, Contraloría, ni Defensoría. Todos estos poderes reciben “órdenes del Ejecutivo” y sus titulares se limitan a cumplirlas. Si esto sucede con estos ex – poderes del Estado imagínese usted que sucederá con el que llaman Poder Electoral (C.N.E.) del cual depende que el Teniente permanezca o no en la Presidencia de la República. Con todos los Poderes públicos parcializados le resulta muy fácil al Ministerio Electoral reelegir al autócrata y esto fue lo que hizo. Enseñanza: No se puede manejar a una autocracia como si se tratara de una democracia participativa. Este error se pagó. Aprendamos de él.

Esta victoria del C.N.E. es una victoria falsa con cara de derrota y para nada debe generar pesimismo en los venezolanos que tenemos una fuerte trayectoria democrática de cuatro décadas. Señalemos ahora lo positivo que nos deja este 7 de Octubre. Lo primero es que contamos con casi 7 millones de ciudadanos que votaron por Venezuela y no por sus intereses personales y con una tendencia a crecer porque el derecho a vivir en libertad no tiene fecha de vencimiento y mientras más se oprima mas se fortalece. La segunda es que ahora contamos con un líder, joven y sano, que ejerce un liderazgo lleno de valores y que es capaz de agrupar y representar a la Venezuela del futuro. Esos millones de ciudadanos con tendencia a crecer son los llamados a hacer que nazca una Venezuela de fraternidad y de justicia social. Esta fuerza de la juventud no la detiene nadie y mucho menos quien padece de un cáncer biológico y otro político, aun peor, y que no tiene sustituto. Este régimen está flotando en una mar embravecida por la inseguridad, la inflación, el irrespeto a los derechos humanos, la corrupción, las promesas incumplidas, la burla al elector y tantas cosas.

Lo expuesto antes señala lo que no puede hacerse en los próximos años. No se puede caer en el pesimismo cuando ahora contamos con una juventud que está en pie de lucha por su futuro y con un líder, joven también, que fue capaz de competir en una situación de desventaja y, sin embargo, consiguió agrupar a millones de venezolanos sin sembrar odio sino fraternidad. Esto no lo teníamos antes y ahora unidos somos una fuerza inmensa. No puede tampoco nadie irse del país porque es ahora cuando Venezuela más te necesita y el régimen prefiere que solo se queden aquí aquellos a quienes puede engañar con más facilidad. Finalmente, la Sociedad Civil tiene que tomar conciencia de su responsabilidad histórica y crear la Mesa de la Unidad Social (MUS) para constituirse en una fuerza superior dispuesta también a defender la democracia como el mejor sistema político

Profesor de Instituciones

 

Políticas de la U.C.A.B.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba