Opinión Nacional

¿Quién le pone el cascabel a Chávez?

(%=Image(2544370,»L»)%)Bogotá (AIPE)- El fenómeno que permitió en Venezuela la llegada al poder del teniente coronel golpista Hugo Chávez fue el fracaso de los partidos tradicionales, debido a su corrupción y populismo. El actual gobierno del émulo de Fidel Castro es una tragedia para su país y un riesgo para todo el continente. Todavía no se sabe si el locuaz presidente va a permitir el referéndum revocatorio ni tampoco si los venezolanos cuentan con organizaciones políticas capaces de ganar las elecciones y gobernar adecuadamente el país. En el caso, muy probable, que Chávez se niegue a dejar el poder pacíficamente no se percibe quién lo pueda obligar a irse. Desde el intento de golpe se ha producido una purga chavista en las Fuerzas Armadas de Venezuela -la única fuerza interna que podría imponer la voluntad popular- cuya profundidad es difícil precisar. No se ven las condiciones para que se imponga la voluntad popular por una fuerza externa, como la OEA, la ONU o Estados Unidos.

Chávez está emulando al anciano sátrapa cubano en varias formas, especialmente en su desdén por la racionalidad económica y logró dilapidar la inusitada bonanza petrolera de los últimos años. Recordemos que en 1960, Cuba era uno de los países más ricos del continente; hoy sólo Haití y Nicaragua son más pobres. Lo grave es que ese modelo fracasado le encanta al comandante Chávez, como lo ha expresado muchas veces. Por otra parte, se está desarrollando en Venezuela una intensa campaña ideológica marxista, con el apoyo de miles de cuadros cubanos. La discordia y la hostilidad entre clases sociales que se están sembrando serán difíciles de corregir.

Chávez sabe que el principal obstáculo para imponer un control total sobre la sociedad es el ejército, y se ha dedicado a debilitarlo progresivamente, mientras fortalece las milicias populares. Es la misma trayectoria que seguía Allende, pero que no alcanzó a consolidar.

Pero el problema que representa el caudillo venezolano va más allá de las fronteras; afecta a todo el continente. La simpatía de Chávez hacia los terroristas marxistas de Colombia es bien conocida y hay evidencia abundante de que las FARC y el ELN mantienen campamentos en territorio venezolano con la aparente complicidad de Caracas. El gobierno colombiano ha sido discreto al extremo en el manejo del tema, evitando brindar a Chávez un elemento de distracción externa que le permita ocultar las dificultades económicas que por su incompetencia aquejan a Venezuela. También se sospecha que Chávez ha financiado a otros movimientos radicales en Bolivia y Ecuador.

Actualmente se consolida en el continente un nuevo eje de extrema izquierda conformado por Castro, Chávez y Kirchner. No está claro si a ese eje se suma Lula; el presidente del Brasil ha dado muestras de ser más sensato de lo que se esperaba y recientemente le dijo a Chávez que no se siguiera metiendo en el problema de Bolivia con Chile sobre la salida al mar.

Chávez no solamente ha empobrecido a Venezuela, donde el nivel de vida ha retrocedido a los años 40, sino que se ha convertido en una amenaza continental. ¿Triunfará el revocatorio en Venezuela o estará el continente condenado a soportar por décadas otro “tumor” maligno a orillas del Caribe, como metástasis del régimen del perverso dictador cubano? Es improbable que la OEA o la ONU puedan hacer algo más que regañar a Chávez si este no acepta el veredicto de las urnas y no es probable que Estados Unidos haga cosa distinta a expresar su desagrado. La suerte parece estar en manos de lo que queda de las fuerzas armadas venezolanas.

(*): Director del Centro de Análisis Sociopolíticos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba