Opinión Nacional

¿Quién repara la Democracia?

El politólogo norteamericano y antiguo consejero de Bill Clinton, Benjamin Barber, en su libro “Fear’s Empire” señala entre otras cosas, que la virtud más importante de la democracia es la paciencia.

Sin duda, y el aguante que los venezolanos habían demostrado hasta el pasado viernes 27 de febrero, explicaba de manera clara no sólo un gran estoicismo y una plena conciencia democrática, sino que la sociedad venezolana, a pesar de la asfixiante crisis que padece, se estaba comportando con honestidad y pulcro acatamiento a las normas democráticas. Prueba reciente e inequívoca de ello, fue el proceso de recolección de alrededor 3.5 millones de firmas.

Sin embargo, desde el CNE, primero por parte de su tan barroco, como inepto presidente Carrasquero, segundo y desde la sombra el inefable Oscar Bataglinni y últimamente de boca de Jorge Rodríguez personaje que confunde transparencia y justicia, con venganza personal; se han burlado de la paciencia de los venezolanos.

De la cantaleta de declaraciones rencorosas y en nada institucionales, a las que Jorge Rodríguez nos somete desde hace semanas, sobresale el haber tratado a los venezolanos de pillos, considerar que el acuerdo de la Mesa de Negociación y Acuerdos no es vinculante, habló de dudas razonables y de la huella del estafador. Con esto, no nos queda la menor duda que Rodríguez ha estado siguiendo un curso rápido de “Derecho sin barreras” dictado por los jurisconsultos chimbines causa, Tascón y Carrasquero.

De esa manera, entre ligerezas y atropellos, hemos dejado bien atrás y gracias a éste CNE, los tiempos en que la democracia funcionaba – tanto que hasta un golpista podía ser electo presidente -, la época en que el poder electoral y los ciudadanos se respetaban mutuamente, los días en que el pueblo se sentía representado y votaba sin miedo y en ambiente festivo, luego de unas campañas electorales con sentido y contenido.

Hoy ante éste CNE somos todos sospechosos, y que hecho tan paradójico viniendo de una nueva directiva, que nos ha exigido requisitos como ninguna otra directiva en el pasado.

Hipocresía y burla. En fin no hacía falta que los rectores oficialistas del CNE se disfrazaran de inquisidores, cuando lo que son es un trío de burdos saqueadores.

Por cierto que hablando de contrasentidos ¿ serán entonces, el inoxidable camarada Molotov, el siempre presente y consecuente caucho quemado y la respetable peñona guaratara, quienes vengan a ayudarnos a reparar nuestra democracia?

(*): (%=Link(«http://www.luisdelion.net/»,»http://www.luisdelion.net/»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba