Opinión Nacional

Radicalicemos la Contra

En contraposición a las órdenes dictadas por el teniente coronel a sus seguidores, ordene  mi comandante, de radicalizar la revolución lo mas profundo que se pueda, pienso que los que no somos reclutas de este proceso es decir que tenemos algún disenso con los postulados propuestos por él y que nos conducirían de regreso al Siglo XIX, es decir algo así como que nos oponemos a avanzar hacia el pasado, pienso que tenemos todo el derecho constitucional (mientras no la cambien), legal (mientras no las cambien), humano (mientras podamos serlo), y universal (mientras no nos aíslen del mundo exterior), de tomar decisiones iguales pero en sentido contrario.

Concretamente propongo que se radicalice la posición que se opone a esta revolución socialista, eufemismo de totalitarismo militar comunista (creo que son sinónimos). Ya se ha probado con todas las formas de protesta y de oposición clásicas, lo que normalmente se hace cuando no se está de acuerdo con un régimen democrático. Protestas callejeras, marchas, marchitas, megamarchas, guarimbas, comunicados, remitidos, solicitudes, demandas, amparos, idas a la fiscalía, a la defensoría, a la contraloría, a la prefectura, al ministerio o a la gobernación, a la Asamblea Nacional, la radio, la televisión, la prensa, y el régimen  como si no fuera con él. El teniente coronel responde con burlas y amenazas y envía a sus huestes a responder normalmente con violencia y apoyados por los cuerpos de seguridad del Estado y de la FAN. Si se protesta por la inseguridad, que ya roza números de holocausto, él aumenta el apresto militar para una posible invasión al imperio y adquiere fusiles rusos para que sus milicias defiendan su revolución, pero al hampa ni con el pétalo de una rosa y a la guerrilla propia o del hermano país trato diplomático. Si se le reclama que hay escasez de alimentos, eso es acaparamiento y Mercal con eso. Si se protesta porque las escuelas no sirven presenta maquetas de las nuevas instalaciones que algún día se construirán y misiones. Si se reclama más cupos universitarios se responde con la creación de “la bolivariana” y la masificación de la UNEFA y 50 “proyectos-disparates” más. Falla en los hospitales, Barrio Adentro 1,2,3,4,5,..n. Si los médicos y maestros reclaman mejoras, se amenaza con reemplazarlos por cubanos. Si se exige que no se sigan regalando los recursos del país, se aumenta el envío de dólares a cuanto país se le ocurre. Si s le reclama que tiene todo el poder responde con un proyecto de reforma constitucional donde ahora si “Venezuela es mía”. Y la culpa es de los medios, los oligarcas, los golpistas y el imperio. Y a partir del primer día del año nuevo tres ceros menos. “Ni en la época de mi general Pérez podíamos comprar un dólar por 2,15, eso es revolución” dirá en su alocución de año nuevo.

Ante todos estos disparates, incongruencias, incoherencias, absurdos, dislates, locuras, desvaríos, estupideces, burradas, animaladas, barbaridades, monomanías, y cuantos sinónimos se nos ocurra, no parece congruente, lógico, racional, sabio, inteligente, democrático, constitucional, pensar que la respuesta sea ir a una mesa de votación a decir NO a un proyecto de reforma que ya tiene la bendición de la AN, por órdenes del teniente coronel y cuyos resultados electorales ya se los ha dictado la sala situacional de Miraflores al CNE. En la madrugada del lunes 3 de diciembre oiremos y veremos a un Carrasquero o Jorgito cualquiera, ahora de faldas, decirnos ganó el SI, con resultados parecidos a las palizas que algunas veces le da el Magallanes al Caracas. Y los mantenidos de la comunidad internacional, incluido el Insulza, complacidos por el fortalecimiento de la democracia en la patria de Bolívar. “10 elecciones y no he perdido ninguna” vociferará el felón. Y a partir de enero a apretar ese rabo porque ahora si será la gran “chavezuela”. Bueno no importa, vendemos y nos vamos. Y los que se queden esperaran la derrota numero 11 y la 12 y la 13, hasta que desaparezca el CNE por innecesario. Todos nos pondremos camisas y cachuchas rojas, viejos, adultos jóvenes, niños, niñas y adolescentes, y a marchar con el fusil al hombro a paso de vencedores. Viva Cuba, viva Fidel (q.e.p.d.), viva la revolución socialista del siglo 21, Ordene mi comandante. Patria, socialismo o muerte.

Con ese panorama no creen ustedes que debemos desde ya prepararnos para radicalizar la oposición, la contra. La constitución vigente nos da muchas salidas y la sociedad democrática mundial y la propia FAN institucional espera que hagamos algo al respecto. ¿Lo haremos?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba