Opinión Nacional

Rafael Poleo: el zorro pierde los pelos

Por estos días los fanáticos de reenviar artículos de opinión por Internet llenan las bandejas de entrada con lo último que escribió el periodista Rafael Poleo.

Nada nuevo toda vez que el polémico escribano lleva varios años alimentando a través de sus escritos los muchas veces irracionales odios anti Chávez del escualidaje que es el primer requisito para que cierta fauna electrónica proceda a copiar y reenviar a destiempo un artículo de opinión.

El periodista Rafael Poleo, como recordarán los que están enterados, merced de sus simpatías con el perezjimenismo, en los primeros años de la democracia puntofijista sostuvo posiciones cercanas a la de los alzados en armas contra el gobierno de Rómulo Betancourt hasta que su paisano guariqueño Manuelito Peñalver lo rescató acercándolo a Acción Democrática después de un feo incidente que prefiero no recordar.

Ese acercamiento, aparte de la buena pluma con que la Providencia dotó al padre de Patricia, fue lo que le permitió a Rafael Poleo vivir de lo lindo a los gobernantes del puntofijismo hasta llegar a ser diputado y miembro del CEN de AD en épocas de decadencia de ese partido.

Beneficios que sin embargo no le impidieron a Rafael Poleo, a su debido tiempo –cuando las encuestas comenzaban a decir que Hugo Chávez iba a pulverizar a los candidatos de adecos y copeyanos-, dar un espectacular salto de talanquera que permitió que el entonces candidato a la presidencia Hugo Chávez Frías tuviera una columna en lugar preferencial dentro de El Nuevo País.

Pero lo que comentaba era el artículo de Poleo y el éxtasis meta sexual que aparentemente les produce a los opositores escuálidos –los que aparte de ser anti chavistas también demuestran con sus hechos y bravuconadas la incapacidad de elaborar propuestas positivas que sean una alternativa al socialismo que propone el Presidente Chávez-.

Para los que reenvían una y otra vez el artículo de Poleo hay un “algo” que les lleva el ritmo cardíaco hasta niveles peligrosos. Me refiero a la tesis que sostiene Rafael Poleo en el reenviado artículo, según la cual número uno, Hugo Chávez y su chavismo serán por muchos años “el factor determinante en la política venezolana”, y, número dos, la actual oposición no sirve para nada y ni siquiera se puede esperar que de allí salga una especie de COPEI redivivo al cual el chavismo podría pautar como “contrafigura” como hicieron los adecos.

¡Sabrá Rafael Poleo lo que dice cuando afirma que los adecos le daban pautas a COPEI¡ Pero, lo importante para nosotros los opositores ideológicos al chavismo es refutar las dos tesis de Poleo al tiempo que desenmascaramos a este roloé vivo que es Poleo.

Lo de que Hugo Chávez y el socialismo del siglo XXI estén coronados como “factores determinantes” por los próximos cuarenta años está por verse. Para los liberales el problema de Venezuela es superar la pobreza de un país pobre que sin embargo tiene un gobierno rico, y esa facultad no la tiene el socialismo que se especializa más bien en repartir y olvida la creación de riqueza y de capital que es lo mismo.

De manera que verá el lector cómo puede entonces el socialismo resolver el principal problema del país como para quedarse en el poder por secula seculorum como vaticina Poleo.

En cuanto a la segunda tesis según la cual la oposición venezolana no sirve confieso que la acojo al cincuenta por ciento. Es una verdad a medias.

No sirve una oposición escuálida, pirata, corrompida y anhelante de los privilegios perdidos. Eso es verdad.

Pero tal rasero no sirve para medir a la otra oposición, como la de RESISTENCIA CIVIL, que es capitalista de mercados libres, que somos liberales y que trabajamos para que prospere el pueblo y no para cogollos partidistas, si bien reconozco que ese rasero vale para devaluar a gente como Rafael Poleo y también a quienes como él prostituyeron la democracia antes de la llegada de Chávez al poder.

Respecto a los fines del escribano para mi están claros: Al igual que en gobiernos pasados Rafael Poleo se dispone a ponerse al servicio de factores menores que le permitan acercarse al poder.

Como lo hizo con Manuelito Peñalver en los primeros años sesenta, el zorro Rafael Poleo vuelve a las andadas y ahora lo hace al prestarse de ventrílocuo para decirle al Presidente lo que no se atreven a decirle los segundones del gobierno, algunos recién echados de sus cargos, y la naciente boliburguesía que se cree ungida por Dios.

Por supuesto que Poleo y su hija de todas maneras no regresan a Venezuela a encabezar la oposición a Chávez: ¡Si el padre una vez huyó a “Lake Placid” diciendo que el ya desvencijado Carlos Andrés Pérez lo quería matar¡ No José con estos vagabundos émulos del «Capitán Araña» fungiendo de «líderes» y «sabios persas» a lo mejor de verdad el chavismo se queda en el poder tantos años como los que tarde en fortalecerse una oposición liberal, capitalista de mercado libre y popular.

Así es la vaina amigos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba