Opinión Nacional

Rata Peluda

¿Saben por qué los gatos odian a muerte a los ratones y los persiguen para volverlos rattatouille? No fue siempre así, hubo un tiempo que en que al menos uno de ellos creía en la amistad del otro. Resulta que el Dios del Cielo en China decidió convocar a todos los animales para hacer un calendario especial con un ciclo de doce años. Para ello se iba a realizar una carrera; la primera docena que entrara en su casa celestial sería galardonada con un año en su nombre; la secuencia dependería del orden de llegada. Facilito.

La Rata se topó con el Gato, quien –con el despiste de alguien que se la pasa lamiéndose gran parte del día- le preguntó cuándo iba a empezar la competencia. Ella, que quería ser la “Número 1”, le mintió sin que le temblaran los bigoticos olorosos a gruyere y le inventó una hora ahí… una hora como para que el Gato no arribara nunca.

La Vaca iba adelante y la Rata, corriendito detrás. Al llegar al río, ella se montó en uno de los cuernos de la Lechera (que no era una cualquiera). Cruzaron las aguas, alcanzaron la otra orilla y la muy avispada saltó ratísimamente olímpica… y fue así como obtuvo el primer lugar; la Vaca, el segundo; y el Gato se la juró de por vida. ¿Recuerdan a Mr. Jinks diciéndole a Pixie y a Dixie: “Marrrditos roedores”? Bueno, igualito, pero en chino.

En el lejanísimo Oriente la Rata es conocida por su astucia, velocidad, ambición, sagacidad, lujuria, fertilidad, cobardía, agilidad y constante estado de alerta. Sabemos que cuando las ratas huyen de una construcción sin un motivo aparente, debemos imitarlas; y los antiguos navegantes chinos se negaban a abordar una embarcación que no tuviera tales animalejos, porque eso no era nada normal y una evidente señal de peligro.

El 2008 es el año de la Rata de Tierra o Rata Marrón (muy glamorosito no se nos presenta, pues esa tonalidad al vestir no es muy favorecedora que digamos). Oficialmente comienza el 4 de febrero –media hora más, media hora menos- y el 7 es el Año Nuevo chino. Cuatro días de Fiestas Patronales, pues.

Si queremos que nos vaya bien, nos tenemos que poner pilas. Pilas ratonas… Yo, que estaba vuelta un 8 con los nuevos billetes, ya ando roedora y creativa. Les puse sobrenombres –con genuino cariño y confianza venezolana- y me los aprendí. El billete de 2 es “Paco”; 5 es “El Negro”; 10 es “Guaica”; 20 es “Luisita”; 50 es “El Maestro” y 100 es “Delibereitor”, porque salió como de película.

Así sea usted Vaca o Tigre o Coneja o Dragón o Culebra o Caballo u Oveja o Mono o Gallina o Perro o Cochina, se va a tener que “ratificar” para sobrevivir y entender los próximos 366 días, porque el 2008 es bisiesto. O sea: con ñapita y enratonado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba