Opinión Nacional

Razón o imposición

Dentro del funcionamiento de una democracia a pesar de sus imperfecciones y carencias, generalmente los procedimientos y la toma de decisiones se hacen atendiendo a unos valores, fundamentos, principios y razones. Estos rasgos son los que precisamente están ausentes o carentes en cualquier otro régimen, sea este de carácter o fisonomía autoritaria, militarista o totalitaria. Por tanto, en democracia las cosas se discuten, se deliberan, e incluso en el mejor de los términos y sentidos, las decisiones se negocian, asumiendo a la negociación como acuerdo no como mercado.

La historia del siglo XX no sólo en Venezuela sino en buena parte de los países andinos y latinoamericanos, deja claro la propensión de los mismos a gobiernos fuertes, a liderazgos personalistas, a regimenes de fuerza, distantes de la ética, el derecho, el pluralismo, la tolerancia, en fin, aquellos valores y rasgos que nos definen como “demócratas”. Y la propensión a regimenes duros pudiese tener como hipótesis o premisa el que nuestra democracias siguen siendo profundamente débiles, incipientes, con profundas desigualdades y carenes además de ciudadanía, cuestión que pudiese explicar la forma casi cíclica o sistemática en que las sociedades optan por esa casta o fauna variopinta de liderazgos “sui generis” neopopulistas, militaristas y en algunos casos de corte plebiscitario al estilo de Evo Morales, Abdala Bucarám, Fernando Collor de Mello, Lucio Gutiérrez, Rafael Correa, anteriormente Anastasio Somoza, Rafael Leonidas Trujillo y más recientemente Hugo Chávez Frías en Venezuela.

La ausencia de basamentos firmes, de resortes, instituciones, sean estos partidos, ongs, grupos de interés, gremios, élites, colegios profesionales es lo que explica no sólo la llegada y el contrabando como opción electoral y política de Hugo Chávez, sino además, el que con una gestión grupal, infame, distante del derecho y la transparencia en el uso de los dineros públicos, con recursos por doquier que no se traducen en mejores y sostenidos niveles de vida de los venezolanos, tengamos un gobierno con estas características y rasgos, cuestión impensable en otras latitudes y sociedades guiadas por estrictos parámetros democráticos, eficiencia y ética pública.

Hemos señalado que estamos frente a un gobierno emborrachado de poder además emborrachado de recursos económicos, pero además, un gobierno peleón que lejos de sumar, resta, lejos de promover inversión promueve una reglamentación y un supuesto (des) orden que aleja la inversión en todos los sentidos. Da la impresión que la vieja bipolaridad de la Guerra Fría entre la Ex URSS y los EEUU fue sustituida por la Venezuela del Socialismo del Siglo XXI de Chávez y el Capitalismo de los EEUU. No sólo hemos gastado energías y recursos en una disputa que no conduce a nada, sino hemos dilapidado recursos por doquier en el extranjero con ánimos de exportar una revolución y proceso que no tiene logros, en el que se privilegia al de afuera, a cualquier país y economía en detrimento de los soberanos derechos de los venezolanos a vivir mejor, a vivir en paz, a disfrutar de buena salud, educación, seguridad personal, jurídica y colectiva.

Hay una cuestión que la historia ha dejado claro en América Latina y Venezuela no será la excepción. Y es que la voluntad y la tradición de libertades y derechos terminan siempre imponiéndose frente al atropello, al desconocimiento, al arrebato. Sino miren ustedes lo que sucedió en el Perú de Alberto Fujimori, gobierno este profundamente eficiente y que sin embargo naufragó cuando quiso imponer un régimen de fuerza, cercenando las libertades que los ciudadanos hemos alcanzado y se nos han reconocido a escala mundial.

El gobierno le quedan horas para decidir si continua socavando las libertades de los venezolanos, comenzando por el cierre de RCTV, o más bien hace una pausa, rectifica y canaliza su energía y decisiones dándonos seguridad, reduciendo las cifras de crímenes, robos, atracos, bajando las tasas de inflación y pobreza, aumentando los niveles de empleo, inversión, productividad. En fin que la historia condene o absuelva a Chávez y sus colabores. Veremos…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba