Opinión Nacional

RCTV por cable

Con la argumentación más burda que jamás haya realizado, el Gobierno cerró las transmisiones por cable de RCTV Internacional. Tratando de culpar a las «cableras» para escurrir su responsabilidad, dictaron una normativa que reguló lo que a todas luces es una relación del ámbito privado. La televisión por cable es precisamente la que no usa el espectro radioeléctrico que pertenece al Estado venezolano. Este espectro sí puede ser regulado por el Estado porque es su propietario. Pero la televisión por suscripción no debe ser regulada por el Estado. Cada cliente que contrata los servicios de una cablera determinada para su hogar, paga un precio por el servicio. El Estado venezolano, como en tantas otras cosas, volvió a invadir el ámbito privado.

La discriminación: Dictaron normas el 22 de diciembre para crear una clasificación discriminatoria y, por tanto, inconstitucional. Se estableció un tratamiento totalmente distinto para los canales por cable cuyo contenido mayoritariamente se origine en Venezuela o se origine fuera del país. Si el 70% de la programación es de factura extranjera, el canal queda liberado de pasar las numerosas e interminables cadenas y no tiene limitaciones en el número de cortes publicitarios que puede realizar. En cambio, si el canal da empleo a venezolanos, produce su programación en Venezuela y pretende colocarlo en las cableras, tendrá que pasar todas las cadenas y sólo podrá tener un corte comercial por hora (para quebrarlo económicamente). Un gobierno dizque «nacionalista», ahorca a los nacionales y favorece a los extranjeros.

La retroactividad: La norma del 22 de diciembre estableció que para clasificar a los canales entre venezolanos o extranjeros, se estudiaría la programación que tenían al aire los cuatro meses anteriores a la publicación de las normas. Es decir, aplicaron retroactivamente una norma que no existía, lo que está constitucionalmente prohibido. El Gobierno chequeó la programación de RCTV durante cuatro meses y luego dictó unas normas creando la clasificación de nacional o extranjero y así lo clasificó conforme a esa programación que estaba al aire antes de dictar las normas. Único objetivo: producir el cierre.

Inviabilidad económica: Con un solo corte comercial por hora y con las tarifas que la televisión por cable tiene (mucho menores a la televisión abierta por motivos obvios), es imposible sostener un canal por cable de los clasificados como nacionales, a menos que su programación se llene de basura de muy baja calidad. Mantener una producción nacional con talento venezolano, que incluso pueda exportarse, es muy costoso. La norma fue redactada con la intención real de producir la inviabilidad económica de los canales que clasifiquen como nacionales, vale decir, RCTV Internacional.

Falacia: Esgrimir que el Gobierno no cerró a RCTV resulta el descaro más impresionante. En anteriores ocasiones, el Gobierno ha asumido sus actos. El propio Presidente exigía sacar a RCTV de señal abierta, no renovar la concesión. Esta vez señalan que no han sido ellos sino las cableras las que dejaron de transmitir la señal de RCTV, luego de que ha sido el propio Gobierno el que les puso una pistola en la sien a las cableras, diciéndoles que sacaran a RCTV o halarían el gatillo en contra de ellas.

Falso puritanismo: Otro argumento que han dado es que la programación de RCTV contenía sexo explícito en horarios no adecuados. Sexo explícito consiste en escenas sexuales reales, no una mujer y un hombre que se besen frente a una cámara. La izquierda mundialmente se ha caracterizado por ser liberal. En Venezuela tenemos la desgracia de tener a los supuestos socialistas más pacatos y conservadores del planeta. No se trata de tener pornografía, que no apruebo, pero ese falso puritanismo ultraconservador en pleno siglo XXI, viniendo de gente que se dice de izquierda, resulta simplemente ridículo y demuestra que, o son de izquierda simplemente como una pose, o son capaces de usar cualquier argumento para cumplir con su objetivo político, cerrar a RCTV. Quizás aquí hay que decir como solía expresar el filósofo de Rubio: ¡ambas dos!

Para cerrar RCTV han invadido el ámbito privado de los ciudadanos regulando lo que no podían regular; crearon normas discriminatorias entre nacionales y extranjeros favoreciendo a los extranjeros; coartaron la libertad económica al regular a un solo corte publicitario por hora para producir la quiebra; no asumen que han sido ellos y no las cableras las que han cerrado el canal por cable tratando de escurrir la responsabilidad; se han delatado como la izquierda más pacata y conservadora del mundo estableciendo prohibiciones necias que hoy en día sólo defenderían gobiernos ultraconservadores.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba