Opinión Nacional

RCTV te veo

El 24 de agosto de 1961, un hombre soñó con ser libre. El muro era la única barrera entre el grito de su espíritu y la realidad. Günter Litwin no logró su sueño, fue asesinado con la bala de un régimen que pretendía hacer del hombre un gusano. Fue el primero de centenares que le siguieron. Durante casi tres décadas, el muro de Berlín simbolizó la prepotencia del poder. Cemento, cabillas y alambres eléctricos capturaban la libertad volviéndola muerte. Años de vergüenza, tiempo en que buena parte del mundo prefería voltear para otro lado, dejando que los Günter Litwin se las arreglaran solos. Al derribarse, cayendo sus cimientos sobre la tierra, se levantó un polvo mágico. Las conciencias despertaron de su hibernación y se crearon lazos fraternales entre los pueblos. Se concibió al planeta como una aldea global donde todos tenemos deberes con todos. El derecho evolucionó hasta nacer el Tribunal Penal Internacional, un ente capaz de juzgar los crímenes perpetrados en cualquier rincón del mundo, sin que jurisdicción o inmunidad por cargo oficial fueran barreras. Las fronteras se evaporaron y nos hicimos jueces silentes del actuar humano planetario. Si mataban a niños en Ruanda, voltear la mirada dejó de ser una opción de la conciencia. Así uno fuese peruano o suizo, surgía un deber moral y jurídico de intervenir para detener la barbarie. En Venezuela no es menos grave lo que ocurre. La arrogancia del poder ha levantado su muro. Para ahogar el anhelo de libertad, el régimen se manchó de sangre hace ya varios años. El nuevo caso, RCTV, eleva el muro unos metros adicionales. Porque se lo ganaron: “Rectitud; Coraje y Temple Venezolano” significan las siglas de las nuevas víctimas del poder jactancioso. Hoy el muro es evidente hasta para un ciego. Vergüenza para el que no lo quiera ver. Ningún hombre justo duerme tranquilo con este muro. Es un deber derribarlo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba