Opinión Nacional

¿Rectificación o repliegue táctico?

Las fotos del pasado viernes, cuando se instaló el Consejo Federal de Gobierno, son suficientemente elocuentes y reveladoras de que algo nuevo está ocurriendo en Miraflores.

Ver al Presidente de la República y los gobernadores de oposición estrechándose las manos y riendo (algunos a carcajadas) en el Palacio de Miraflores; observar a los gobernadores chavistas Rangel Gómez y el «Gato» Briceño mostrar una sonrisa de inocultable satisfacción (y alivio) por aquel escenario que aparentaba el inicio de una nueva relación civilizada entre los funcionarios electos por el pueblo, era como para pensar muchas cosas.Pero no fueron suficientes las fotos (que ya están recorriendo el mundo) sino que Hugo Chávez se permitió decir: «Bienvenidos los gobernadores de oposición. Creo que la oposición no entraba aquí desde el 12 de abril de 2002… Bienvenidos, ya sin fusiles y sin gritos de guerra y batallas finales. A trabajar, para eso nos eligieron″.

A renglón seguido, el presidente informó que están solicitando un préstamo internacional de mil millones de dólares para enviarlo a las regiones.

Y para rematar, Hugo Chávez comenzó a marcar un aparente distanciamiento de Cuba. «No sé porque se empeñan en decir que aquí estamos haciendo el modelo cubano… Entre los modelos cubanos y venezolano hay diferencias que están a la vista» (pero sin entrar en detalles).

Debo felicitar al presidente Chávez (¿por qué no he de hacerlo?). Y ojalá sus palabras obedezcan a una reflexión profunda acerca de lo que quiere y necesita Venezuela.

Sin duda, ya comenzaron a aparecer muchas lecturas acerca de este acontecimiento político que ha dejado sorprendidos y desencajados tanto a chavistas como opositores.

Las primeras lecturas que he escuchado señalan que Chávez decidió dar un viraje violento porque comprendió que su gobierno está al borde del colapso total y está perdiendo popularidad aceleradamente. La devaluación, la inflación, el creciente desempleo, la escasez, el incremento de la pobreza, la inseguridad, la crisis de electricidad y agua comprometen seriamente la victoria chavista en septiembre, en unas elecciones que tiene todos los visos de ser plebiscitaria: o votan por Chávez o votan contra Chávez.

Otra lectura, complementaria de la anterior, indica que Hugo Chávez, un verdadero experto de la sobrevivencia política cuando tiene la soga al cuello, no está rectificando con sinceridad sino que está realizando un repliegue táctico hasta las elecciones de septiembre para luego seguir avanzando en su proyecto cubano-socialista.

En fin, no voy a profundizar en este artículo acerca de las reales intenciones del presidente. Lo importante de lo que dijo Chávez es que ayuda a construir, aunque sea en apariencia, un ambiente menos tenso en momentos en que el país se prepara para elegir a una nueva Asamblea Nacional.

El discurso presidencial, las manos estrechadas y las sonrisas entre los adversarios pueden dar otra tónica al debate electoral. Nadie va a renunciar a sus propósitos, sólo que los actores están decidiendo bajarle el volumen a la estridencia. Y ojalá decidan ponerse a trabajar juntos por el país en un momento verdaderamente crítico.

Nadie puede predecir si este «viraje» le levantará los puntos a Chávez. Tampoco se si éste resuelva los problemas eléctricos, la inseguridad, el alto costo de la vida, la escasez, el desempleo antes de septiembre, es decir, dentro de 130 días. Lo que sí se es que esta crisis debe superarse a punta de votos, respetando la decisión soberana del pueblo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba