Opinión Nacional

Recuperando o destruyendo

El término «recuperar» es uno de los favoritos de la jerga oficialista. Así por ejemplo cuando el Inti ocupa una finca productiva se declara que se han «recuperado» unas tierras agrícolas… O cuando Pdvsa se apropia de una empresa rentable se proclama que se «recupera» un colectivo industrial… O cuando Conatel le revoca una concesión a un medio radioeléctrico se manifiesta que se «recuperó» un operador comunicacional…

En pocas palabras, tanto la estatización forzosa, inconstitucional y hasta confiscatoria de los activos del sector privado, como la intervención abrupta de instituciones públicas de naturaleza autónoma, se disfrazan con el concepto de «recuperación para el pueblo», siendo que la realidad de los hechos marca una pauta muy distinta, acaso diametralmente contraria.

Para empezar la palabra «recuperar » significa volver a poner en servicio lo que ya estaba inservible… y también volver a adquirir lo que antes se tenía… Además, en el discurso presidencial se le da una connotación de avance, progreso e interés social. Pura pirotecnia verbal, que no por ello deja de cautivar a muchos y tiende a sorprender la buena fe del innumerables venezolanos.

Bastaría citar algunos ejemplos emblemáticos para rendir cuenta suficiente de la estafa gubernativa. Sidor fue «recuperada» hace un año, y lo que era un establecimiento solvente se está convirtiendo en un ensamble quebrado y cercano al colapso, salvo que lo rescaten con cientos de millones de dólares. Las empresas papeleras y textileras que fueron «recuperadas» hace casi un cuatrienio como modelos de gestión socialista, se han tragado el presupuesto de varios lustros y lo único que no hacen es producir.

La señal de RCTV fue «recuperada» para TVES y casi nadie la ve. Las refinerías de Pdvsa fueron «recuperadas» para la revolución, y ahora hay que importar gran parte de la gasolina que se consume en Venezuela. Cientos de miles de hectáreas han sido «recuperadas» para la revolución agrícola, y disminuye la producción de azúcar, carne, leche y café, para sólo nombrar algunos de los rubros más importantes de la cesta básica. Ah, y aumenta la importación correspondiente el honor a la soberanía alimentaria….

Se «recuperó» la Cantv, y ya se sabe cómo anda funcionando. Igual con la «recuperación» de la Electricidad de Caracas, y ni hablar del «recuperado» Hotel Alba, Hotel Del Lago y tantos otros en medio país. Una de las más recientes «recuperaciones» ha sido la del Ateneo de Caracas, y no habrá que esperar mucho para conocer sus efectos.

Hasta los puertos, aeropuertos y autopistas que siempre han sido activos públicos gestionados por el Estado, han sido declarados como «recuperados» al recentralizar su manejo en Caracas. Por suerte, aún no se ha dispuesto la «recuperación» del sistema de orquestas juveniles e infantiles, porque de hacerse no se salvarían ni las batutas.

Si la revolución bolivarista continúa su frenético ritmo de «recuperaciones», muy pronto no quedará más nada que destruir.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba