Opinión Nacional

Reflexión navideña: Sobre la muerte y como trascenderla

Escribir sobre el tema de la muerte en Navidad, fiesta del nacimiento de Jesús ?…A primera vista, pareciera fuera de lugar !…..Pero así nos salió, luego de tener el tema “en la alforja” por mucho tiempo; con la mejor intención de acometerlo, pero sin poder lograr el ideal tiempo para hacerlo…Y cuando ocurre así, por algo es: “el tiempo de Dios es perfecto” !

En verdad, lo de la aparente contradicción con la Navidad se disipa cuando recordamos que la Muerte siempre es “la otra cara de la moneda”!..moneda en que la Vida tiene siempre en el lado opuesto a la Muerte !…Ergo: a “Belén” ó la Natividad de Jesús NO se le puede entender sin “El Gólgota” ó la Muerte de Jesús- pues Jesús vino a darnos, como Gran Mensajero de Dios y como Dios Hecho Mensajero, precisamente una primera gran enseñanza magistral en relación al tema de este articulo: “Nacemos para morir pero morimos para nacer” !…Pareciera contradictorio pero se trata de una noción que explicaremos mejor en el resto de este artículo.

Hay otra resonante coincidencia para justificar cómo un tema como el de la muerte puede ser pertinente al de la Navidad…Resulta que dicha época coincide con el tiempo en que “la luz comienza a vencer a las sombras”; ergo: en el mes de diciembre la noche mas larga del año cierra el dominio del ciclo de noche para dar lugar al comienzo del dominio de un nuevo ciclo de luz el cual conducirá al día mas largo del año. Dicho  acontecimiento dicembrino se encuentra plasmado en el llamado “Solisticio de Invierno”..Y sabemos que la inherente dicotomía oscuridad-luz, noche-dia, por lo general siempre ha sido usada también para significar la inherente dicotomía de la muerte y la vida.

Por si fuera poco, a estas particulares líneas nos ha tocado redactarlas un 12 de diciembre, Dia de la Virgen de Guadalupe, la gran aparición mariana de casi 500 años atrás, que tuvo lugar precisamente en un día de Solsticio de Invierno; presentándosele La Virgen al indio Juan Diego precisamente en un amanecer como “Señora vestida de sol”, a modo de gran enviada para traer luz y esperanza a un país signado por al muerte y la guerra como era el México de ese entonces, un mensaje también mundo todo !  

 

Sobre la muerte en general.

 

Por supuesto, en el fondo la muerte siempre quedará como un misterio, inasible por palabras o descripciones. En verdad: “nadie sabe lo que significa la muerte hasta que no la vive en carne propia o en algún allegado”.

..Un reto que se complica por cuán poco la actual cultura dominante nos prepara para la muerte. La cultura imperante tiende a ver con pavor o negación a la muerte; como una especie de aborrecible agua-fiestas !

…En verdad, se trata de un gran error, pues, luego de nacer, lo mas seguro es la muerte !!….Podrá siempre haber interrogantes en lo que nos pueda ocurrir a la largo de nuestras vidas, pero nunca en torno al hecho cierto e inexorable de que  todos vamos hacia la muerte !..Y sin embargo, la muerte de un ser querido o la propia suele verse como una especie de gran tragedia o trauma; por lo cual nunca parecemos estar suficientemente preparados para afrontarla !..Es lo que nos ha enseñado -o mal-enseñado- la cultura dominante !

En verdad, pueden haber muchas otras experiencias percibidas como especie de muertes en la vida…La ruptura de una estrecha relación filial como por ejemplo la algún ardoroso noviazgo, un largo matrimonio, o una larga amistad, puede dejarnos una sensación de “muerte social”….Como también lo puede sentir un preso injustamente privado de su libertad, tanto por la pena de perder su habitual mundo de libertad y relacionamiento con familiares y amigos como por la afrenta a la justicia sufrida en carne propia….El vivir un macro cambio arrollador en un país ó el tener que abandonarlo por razones ajenas a la voluntad puede sentirse como una “muerte nacional”….Un devastador gran “desastre natural”, como el deslave de nuestro estado Vargas en 1999  o el gran tsunami asiático del 2004, puede dejar la sensación de una indeleble “muerte de toda una región” -aún en los sobrevivientes. La abrupta pérdida de una forma de ganarse la vida –sana o no-  de mucho tiempo, con todo lo que ello conlleva, puede sentirse como una “muerte laboral”. La pérdida abrupta de nuestros ahorros en un banco en desfalco –nuestro dinero para atender obligaciones, alcanzar sueños, y en general  “nuestro seguro para el futuro”- puede dejarnos la sensación de “una muerte económica”…..Y aun un político muy apegado al  poder, al perderlo en forma abrupta o humillante, podría sentir una abrumadora “muerte política” –como lo confesara literalmente un ex Presidente venezolano que viviera dicha experiencia –de paso en gran advertencia para otros lideres que sobrestimen los vanos “blindajes” de la prepotencia política.. En todos los mencionados ejemplos destaca algo en común: la sensación de haber sufrido una gran pérdida !

Pero ninguna “muerte” no física tiene la significación de la normalmente tan temida –e incomprendida- muerte física !…..En ella nos vamos a centrar en este artículo de reflexión, en la expectativa además de que toda enseñanza o entendimiento para mejor manejarla nos servirá para encarar también mejor a los otros tipos de “muertes” !

Definición de la muerte.

Por lo general a la muerte se le concibe como la cesación de la vida en el cuerpo físico….Nótese que tal definición está en verdad en función de la vida: Hay muerte cuando cesa la vida…..Pero, y si la vida en verdad nunca cesara ó si hubiera “otra vida” luego de la muerte ?..Pues la muerte ya no sería muerte o tan muerte !

Para los materialistas o ateos, no creyentes en el espíritu, “Dios”,  o “un mas allá”, la muerte normalmente es mas temida o deplorada que para los creyentes.. Pues, para los primeros, la muerte es el final absoluto, el fin de la existencia ¡ Por tanto, muchos entre tal grupo tienden a aferrarse a esta vida para gozarla al máximo, actitud que con frecuencia conlleva un “alegre vivir” o vivir en toda clase de excesos hedonistas; e incluso egoístas o irresponsables hacia ellos mismos y hacia el prójimo, los cuales a veces incluso pretenden justificar con consignas de moral muy light -o inexistente, como por ejemplo: “yo vivo la vida como quiero mientras pueda; y con mis excesos, pues, aunque no sean muy sanos, total: de algo nos tenemos que morir !”,…“yo hago lo que quiero mientras pueda y el que venga atrás que arree”, etc…

En tal actitud, y aun desde los intereses de su estrecho mundo, los materialistas se olvidan de algo fundamental: “Morimos según como vivimos”…y ello se refiere tanto a la longevidad como a la calidad en la forma de morir !….A modo de ejemplo, el ser o no ser un gran fumador o bebedor de alcohol puede significar la diferencia entre si nos vamos a morir en nuestra casa en relativa placidez, ó en un impersonal centro médico en torno a una nada agradable intervención quirúrgica o en un agobiante tratamiento de “terapia intensiva”  ! 

Pero, para los creyentes, ó quienes sabemos que “somos mucho mas que sólo lo físico, pues somos también –y principalmente- espíritus, hay, en verdad, un Dios,  “un mas allá”, y la muerte física, por tanto, NO puede ser ni es el final de la historia !!

Porque, en verdad, la muerte es parte del Plan u Orden de Dios, hacia algo mas trascendente…Lo cual implica no sólo prepararnos bien para la aceptación de la muerte; sino también vivir la vida en la forma mas sana y responsable, pues en virtud de la “ley de causa y efecto” –una de las leyes del Orden de Dios- morimos en gran parte según como vivimos !

En relación a lo anterior, cabe tener en cuenta que las principales causas de muerte en nuestro país de los últimos tiempos han sido las  cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, los homicidios y los accidentes de tránsito…Ninguna de ellas particularmente muy grata.

Dicha realidad se hace mas retadora en virtud del acelerado aumento que han venido experimentando en nuestro país los causales de muerte mas traumáticos o violentos, vale decir los homicidios y accidentes de tránsito. Cuyo aumento meteórico –además de la consabida razón histórica de la cumulativa pérdida de valores en la población- es atribuible hoy, en forma notoria, a la tan deplorable incapacidad, mal ejemplo o falta de interés de las autoridades para ocuparse de las mismos !

El punto es que, por el hecho de ser estos dos últimos tipos de muerte los de mayor violencia o trauma, su alarmante incremento en nuestro país no ha hecho sino aumentar el pavor general por la muerte entre la población y la perspectiva de sufrirla;..lo que le da aun mas valor o interés al impartir una mucho mayor oportuna orientación sobre cómo encarar el tema de la muerte !! 

Demás decir que la necesidad de auxilio espiritual es aun mayor ante una súbita muerte violenta…Los maestros espirituales a los que les ha tocado vivirla en carne propia –nadie puede escaparse a ella cuando es voluntad de Dios !-conscientes de lo anterior, no han dejado de auto-invocar ellos mismos dicho auxilio -aun ante la sorpresa del momento. Frente a las despiadadas certeras balas de su asesino, Gandhi, por ejemplo, murió con las siguientes últimas palabras en sus labios: “Rama, Rama, Rama” –nombre de Dios en hindú; esto es: invocando la misericordia y compañía de Dios en tan crítico momento –realmente la mas importante compañía que podemos y debemos invocar en dicha ocasión

…El otro día nos tocó presenciar un recién ocurrido accidente de tránsito donde una señora mayor fue brutalmente arrollada por un desconsolada conductora quien -en una calle de poco tránsito y amplia visibilidad- había inexplicablemente perdido el control de su auto  (presuntamente el uso de un celular –esa tan peligrosa distracción moderna cuando se combina con el volante- había tenido responsabilidad el asunto). A juzgar por lo solo que estaba el cuerpo en el pavimento, la muerta había enfrentado su infausto destino sola….A fin de levantar el respectivo informe, los fiscales de tránsito se arremolinaban mas bien frente a la desconsolada conductora y su auto -parcialmente destruido en su frente por haber además impactado contra una pared..y los curiosos preferían mas bien mantener distancia- horrorizados por la escena..Sin embargo, en lo referente a nosotros, por la instrucción espiritual que hemos recibido –la cual se entenderá mejor de lo expuesto a continuación en este artículo- sentimos un insoslayable y urgente llamado a acercarnos hacia el cuerpo que yacía en el pavimento, a fin de pedir clamorosamente por el alma de la fallecida..Dentro de nuestro recóndito ser, sentimos que desde dicha –seguramente muy atribulada- alma- así como desde “Lo Alto” se nos agradeció !…Pero, pareciera que pocos hoy en dia se les ocurriría pensar en algo como eso !   

Lo que dicen grandes religiones o tradiciones espirituales sobre el significado de la muerte.

Para fundamentar mas todo lo antes dicho, veamos a continuación, al menos en forma somera -y de ningún modo exhaustiva, lo señalado sobre el tema de la muerte en las enseñanzas de grandes religiones o tradiciones espirituales del mundo,..como las siguientes:

Cristianismo: En adición a lo ya antes referido, cabe recordar la central creencia cristiana del triunfo de la resurrección ó de que la vida al final vence a la muerte; Creencia destacada en el mismo Credo Cristiano, así como en los evangelios, En estos últimos, no sólo a través del hecho central de la resurrección de Cristo Jesús, sino también a través de expresivas  diversas parábolas como la clásica de la semilla de trigo, mediante la cual Jesús nos dejó la siguiente enseñanza: “En verdad os digo que si el grano de trigo no cae en al tierra y muere, quedará sólo; pero si muere llevará mucho fruto”, complementada otras enseñanzas mas de Jesús como: “He venido a traeros vida, y vida en abundancia !”,  “El que quiera asegurar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mi la hallará”, etc….Para no hablar de lo dicho por místicos como San Francisco de Asís ( quien aceptó la muerte en términos tan filiales como “Loado seas Señor por la Hermana Muerte”, e incluso tan deseosos como “querer morir para acceder a la vida eterna”); así como Santa Teresa de Avila (“me muero porque no me muero”). Nótese que incluso en la misma tan popular oración del “Ave María” se da especial relevancia a la preparación para la muerte en su frase de cierre: “y en la hora de nuestra muerte” ! Todas las enseñanzas cristianas, pues, tienden a reconciliarnos con el valor y la trascendencia de la muerte como “la otra cara de la vida”, y a invitarnos, por tanto, a prepararnos bien para la misma !

Judaísmo: Cabe destacar que su central, magistral, metáfora del “Arbol de la Vida” donde la semilla a nivel de Malkut debe “morir” a fin de dar inicio a un nuevo ciclo de vida a partir de lo mas sutil o Keter, lo dice todo !!

Islam: En general, se expresa similarmente a las dos anteriores sobre el Tema; lo que no debería sorprender, en virtud del mayormente común tronco de origen común de las tres..Aunque el Islam parece mas ortodoxo en cuanto a la categorización del “juicio final cielo y tierra”…Pero, por otro lado, también ostenta místicas y mas gentiles variantes como el Sufismo, el cual tiene afirmativas enseñanzas relacionadas como: “El juicio final nos lo labramos cada uno”, y “La aflicción puede ser el jardín de la compasión” (Rumi).

Budismo: En el budismo tibetano la palabra usada para el cuerpo físico (lu) significa “lo que se deja atrás”. Ello ya dice mucho de cómo dicha tradición nos invita a prepararnos para la muerte, a través de su consabida insistencia en el “desapego”, la impermanencia, y la vida correcta compasiva para acumular buenos méritos para un buen morir y una buena trascendencia. El mismo Buda en su lecho de muerte nos dejó dicho: “Está en la naturaleza de todas las cosas volverse a disolver. Esforzaos con todo vuestro ser  por alcanzar la perfección”

Hinduismo: Como las tres primeras anteriores, los hinduistas también creen en una especie de alma permanente (Atman) cuyo destino superior es fundirse con el Creador (Brahma), a través de la liberación (Moksha) del ciclo de reencarnaciones –esto último mas en similitud con el budismo..En definitiva, se ve al momento de la muerte como al del “río que vuelve a fundirse con el océano”….El sabio hindú MP Pandit nos dejó esta aguda expresión: “La muerte no es un punto final sino un punto y coma” ! Y Pramahansa Yogananda ha ido aun mas lejos al afirmar: “En verdad no hay muerte…ni siquiera de la materia, pues materia y espíritu son en verdad energía cósmica o divina, ambos, aunque a distinta onda vibratoria, y por tanto energía imperecedera”

Taoismo: Vale citar la siguiente enseñanza de su “biblia” el Tao te King, que dice: “Conserva el vacío absoluto y la perfecta paz permanecerá –todas las cosas tienen un mismo Origen y hacia allí las vemos retornar..Todas emanan florecientes y cada una regresa a su Origen…Regresar a su Destino es reposar….El regreso al Destino se llama Eternidad..Con el Tao (Dios) se tendrá la Vida Eterna”.

Indígena:  “No hay muerte sino cambio de mundos” (Seattle)….”La muerte no destruye al hombre sino que lo libera de su actual mundo falso” (Yekuanas)…..”Tener siempre a la muerte como maestra y compañera, pues ella nos recuerda que hoy toca vivir” (tradición yaqui y andina)..

Auxilio a enfermos graves, moribundos y ritos funerarios: consideraciones generales.

Por supuesto, son vitales los apropiados cuidados físicos. Sobre ello hemos hablado mucho en nuestras obras sobre el naturismo y otras terapias naturales (incluyendo recursos remedios naturales, una alimentación sana, masajes, etc).

Pero, en verdad, el  auxilio emocional-espiritual a brindar a un enfermo grave, a un moribundo o un recién fallecido, es lo mas vital !

En cualquiera de las referidas tres circunstancias no sólo el cuerpo físico de la persona afectada sino su espíritu normalmente tenderán a ser presa de gran desazón o tribulación. La vulnerabilidad del ser humano en dichas circunstancias –tanto en lo concerniente a su espíritu como a su cuerpo- es, pues, notoria, y puede ser comparable a la de un bebé recién nacido…..

Y, sin embargo, cuán solos o desasistidos en la complicada sociedad de hoy suelen en general quedarse –sobre todo en atención personal-  os seriamente enfermos, moribundos o recién fallecidos !  

Para completar, la instrucción al común sobre cómo ser de constructiva ayuda espiritual en tales circunstancias suele ser inexistente o escasa. Por lo general, se trata de un asunto dejado a los clérigos; lo que nos pone ante un grave problema cuando éstos no puedan oportunamente presentarse –algo no inusual ante la relativa escasez hoy de los mismos en relación a las muchas necesidades…

Por todo lo anterior, cuánta falta hace en nuestra cultura –o incultura- que haya mas y mejor instrucción sobre el tema del auxilio espiritual a los gravemente enfermos, moribundos o ante una muerte, y, en particular sobre como cualquiera de nosotros, dado el caso, pueda prestar un acertado y oportuno auxilio ! 

Es natural que los familiares, amigos cercanos, y dolientes o deudos en general sientan aflicción. Como no sentirla ante el gran padecimiento  o pérdida de un ser querido ! Pero debe estarse claro que la prioridad principal es la del auxilio espiritual y emocional al seriamente enfermo, moribundo o fallecido….Y, alguien o algunos deben hacer “de tripa corazón”, o mantener la suficiente entereza para mantenerse pendientes de velar y cumplir con lo anterior oportuna y eficazmente .

En todo momento, la actitud del auxiliador debe ser afirmativa –teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente…y, en definitiva, respetuosa de la voluntad última de Dios mismo.. Aparte de nuestra autodeterminación, en verdad, a resumidas cuentas “sólo Dios sabe el tiempo y la hora de lo que tenga que ocurrir” -si es que ha de ocurrir !

….Pero, claro: puede haber señales discernibles al conocedor de cuándo la condición de un enfermo se puede poner mas crítica, cuándo un fallecimiento podría estar en ciernes, o cuándo, en efecto, se haya consumado!…Lo que permitiría intensificar o redireccionar –explicita o discretamente, según corresponda ante los diversos presentes- los respectivos auxilios espirituales !

En relación a un fallecimiento mismo, cabe tener en cuenta que la vida física puede incluso permanecer –aunque en forma tenue- luego de la aparente cesación de signos vitales (del pulso, etc).. Los budistas tibetanos, grandes estudiosos y maestros del tema de la muerte, hablan, por ejemplo, de que, luego de dicha aparente cesación de vida clínica, el calor del cuerpo en verdad termina concentrándose cerca del corazón y el proceso de fallecimiento como tal puede durar hasta 20 minutos más !….Habría pues en tal caso aún conciencia física de quien se esté yendo –para no hablar de la siempre presente conciencia espiritual, por lo cual el vínculo de el ser “que se va” con lo que se “deja” o a quienes “deja” se mantiene aun muy vivo !

….Aún mas: los tibetanos hablan de que el cuerpo “ mental-espiritual” que queda luego del fallecimiento físico es, además, extremadamente sensible, “incluso 7 veces mas sensible” que el cuerpo físico abandonado, con lo cual a el ser que se va para nada le son ajenos los pensamientos, sentimientos y acciones de quienes deja sino todo lo contrario !!..Por lo cual, un drama de tragedia o llanto como “despedida”–lo usual en nuestra cultura- NO sería lo mas oportuno para el normalmente atribulado-desencajado  y extremadamente  sensible ser que se va, sino todo lo contrario !!!  

Por todo lo anterior, el monje tibetano Sogyal Rimpoche en su magistral obra El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte ha dicho, en reclamo de mucha razón: “En Occidente, la única atención espiritual que suele prestarse a los moribundos es la de asistir al funeral….En el momento en que mas vulnerables son, los habitantes de nuestro mundo son abandonados y quedan casi completamente desprovistos de apoyo y consejo”…El memorable poeta español Gustavo Adolfo Bécquer por su lado se refirió a tan desoladora falta de atención en la cultura moderna en los siguientes expresivos términos: “Cerraron sus ojos que aun tenía abiertos, taparon su cara con un blanco lienzo, y unos sollozando y otros en silencio, de la triste alcoba todos se salieron…..! Dios mío que solos se quedan los muertos !

Todo lo cual no se hace sino añadir a la importancia del apropiado acompañamiento espiritual no sólo a los moribundos sino a los recién fallecidos –y no sólo durante el funeral, sino también durante tanto el inmediato-posterior tiempo post-fallecimiento como el período de tiempo posterior al funeral –este último el llamado “período de luto” o -mejor- “de honras fúnebres”…. Asistencia a ser extendida a los deudos mas afligidos,  quienes en algunos casos viven la sensación de abrumadora pérdida tanto o mas como el que se va !..

 ….Nótese que lo señalado en el anterior párrafo el significado hemos utilizado, ex professo, la palabra acompañamiento…A pesar de toda la natural aflicción que podamos sentir, no se trata en ningún momento de fungir como desesperanzados espectadores sino de vernos en todo momento mas bien siempre como acompañantes solidarios y confortadores del ser que se pueda “ir” o “se haya ido” -y por extensión de su respectivos deudos; y siempre con sentido afirmativo y fe en Dios.

Por último, y siempre en la onda del auxiliado como primera prioridad, cualquier auxilio espiritual que se le dé debe tener plena empatía por sus creencias personales –y aun la falta de ellas; esto es: debe recurrirse a expresiones o símbolos con los cuales la persona a auxiliar pueda identificarse…Vale decir -y a modo de ejemplo- naturalmente a un creyente cristiano debe acompañársele con términos y signos cristianos; a un judío o musulmán, con los de sus propias respectivas fe; a un budista, igual; etc.

De allí que a los que a los que han sentido el llamado de hacerse útiles en el auxilio espiritual a moribundos o fallecidos de cualquier cultura o fe -un trabajo por lo demás muy noble, y sobre todo cuando no esté a la mano otro auxilio mas calificado- les es menester tener una mínima instrucción interreligiosa; a fin de que su ayuda pueda ser mas certera y cónsona, ó bien a fin de concebir fórmulas de auxilio “potables” o aceptables a cualquier creyente  !….En relación a esto ultimo al final de este artículo hemos ensamblado una oración que podría ser de eficacia  o aceptación universal.     

A la luz de todo lo anterior, podríamos hablar entonces, a grosso modo, de tres etapas críticas de auxilio, vale decir: el antes, el durante y el después, en torno a un eventual o consumado fallecimiento.

Todo lo que ocurra en torno a un potencial o consumado fallecimiento, pre, durante o post, tiende a ser, por lo general, un gran reto-o stress tanto para la emocionalidad del moribundo o fallecido como para los emocionalidad de los deudos. De allí la gran importancia del oportuno y diligente auxilio espiritualmente sanador o confortador a ambos.

A continuación, concentrémonos en un práctico menú del tipo de auxilios que se podrían impartir; sobre todo en la tradición imperante en nuestro medio: la cristiana

Auxilio Espiritual a enfermos graves, moribundos, y ritos funerarios: consideraciones específicas.

Nos basaremos mayormente en la tradición imperante en nuestro medio, la cristiana; en el entendido de que, en lo esencial, sus prescripciones en este ámbito se corresponden con las de las otras grandes religiones o tradiciones En el cristianismo se preveen las siguientes principales etapas-recursos de asistencia:

1) Oración frecuente cerca del “lecho del enfermo” ó a distancia  por parte de familiares y amigos; así como  “peticiones”  en actos litúrgicos como la eucaristía o misa. De la experiencia personal que hemos vivido, hemos tenido suficientes pruebas de como el poder de la oración ha actuado para ayudar a recuperar a enfermos muy graves o que se creían perdidos a un desenlace fatal inexorable, o incluso a atenuar considerablemente las condiciones de muertes que debieron o pudieron ser mucho mas adversas. Por lo cual, nunca debe subestimarse dicho poder…En todo caso, toda plegaria al Supremo siempre tendrá efectos benéficos, los veamos o no, en este plano o en el otro, por lo cual debemos entregarnos a la oración siempre con fe y espíritu afirmativo

…Dos rezos cristianos que se han hecho clásicos a tal fin –hasta el punto de que pueden ser recitados en cualquier momento del proceso- son el “Salmo del Buen Pastor” y la “Coronilla de la Divina Misericordia” –aunque esta última se ha prescrito como normalmente a ser rezada durante “la hora del Señor”, vale decir a las 3 pm; también puede ser pertinente en cualquier momento del auxilio a un gravemente enfermo o fallecido. Al final de este artículo reproducimos también los textos de las dos anteriores oraciones.

2) “Sacramento de la Unción de los Enfermos”. Se centra, a través de la unción con aceite bendito, en pedir alivio y salvación para los fieles que puedan estar o comenzar a estar en peligro de muerte, por enfermedad o incluso vejez;…a través de la siguiente hermosa oración: “Por esta santa unción, y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en la enfermedad”…Como se ve, se trata de una sabia y respetuosa multi-propósito oración-modelo, la cual, sin pre-juzgar, cubre, en forma positiva, y afirmativa, todo posible desenlace futuro con el enfermo o quien esté completando “su ciclo natural” ! Lo único es que la Iglesia reserva la aplicación de dicho sacramento a un sacerdote, lo cual, como hemos dicho antes, a falta de la presencia oportuna de éste, sería una limitación…Ante lo cual, siempre quedaría el recurso -en caso de necesidad, y contando con  el beneplácito del enfermo o sus dolientes- de algún otro rito-gesto de propósito similar, por personas apropiadas disponibles…Pero claro, lo ideal sería contar oportunamente con un sacerdote para que administrase el Sacramento; y no sólo eso sino también que se pudieran dar las otras ideales condiciones sugeridas por la Iglesia para mayor eficacia de La Unción, vale decir: que ésta se dé en una misa, donde el enfermo pudiera además incluso comulgarse y recibir la Sagrada Eucaristía !

3) En caso de fallecimiento:

2a) La asistencia inmediata durante la muerte o post-muerte de la que hemos hablado antes; tanto para “el que se va” como para sus afligidos deudos….En materia de oración, el acompañamiento del dicho trance puede realizarse, una vez más, con clásicos como los ya mencionados Salmo del Buen Pastor y la Coronilla de la Divina Misericordia. Pero hasta simples compasivas frases en rítmica y gentil repetición, dirigidas al que se va, como las siguientes, las cuales deben incorporar el nombre de quien esté en el trance de la partida: “Siéntete en compañía de Dios..fulano”,..”Los brazos del Señor te reciben..fulano”, pueden lograr mucho !

2b) La celebración de las exequias u honras fúnebres….Una vez más, se trata de: “asegurar la comunión eficaz con el difunto y hacer participar en dicha comunión a la asamblea de dolientes y fieles, recordando a ambos la gracia de la vida eterna” –como dice el Catecismo de la Iglesia …Tres lugares son de particular  significación para esta tarea: la casa, la iglesia y el  cementerio. Teniendo en cuenta que el lugar donde ocurra el fallecimiento es de esencial importancia para las oraciones u honras inmediatamente post-mortem, y de ninguna forma puede abandonarse o trasladarse el cuerpo sin antes ejecutarlas.

El rezo del Santo Rosario en el Velatorio repetidamente, e incluso de rezos como la Coronilla de la Misericordia o el salmo del Buen Pastor, intercalados, serian muy apropiados. Una eucaristía de despedida, con un sacerdote sensible –y si posible que haya conocido al difunto y/o conozca a sus deudos- es muy conveniente.

En el acto del sepelio mismo los rezos han de ser mas austeros y dejarse mas espacio para la despedida y pensamientos de acompañamiento al interior de cada quien.. Suele tenerse algún diácono o formal auxiliar de sacerdote pronunciando algunas breves usuales palabras para la ocasión.

El que se recurra a otra opción como la de la cremación, hoy cada vez mas condicionada por el estilo impersonal moderno en la ejecución, NO debería excluir el señalado tipo de despedida reverente, cercano y personal por parte de los deudos; y, en cualquier circunstancia, dicho tipo de atención debe también ciertamente ejercerse con el destino a dar a las cenizas.

..Luego del acto ante “la última morada física”, hay que tener en cuenta algunos hitos o periodos de tiempo de especial “guardar”, en acompañamiento del difunto y los deudos; vale decir: el llamado novenario -y en particular el 7to día ó primera “repetición” del día del fallecimiento; el 30vo día; y al cumplirse el año (esto en general coincide mucho con lo prescrito en otras tradiciones: los budistas por ejemplo, por su parte, le prestan particular importancia a ritos de conmemoración en los días 7to (primer día rememorador), 21avo (tercer día rememorador) y al año).

También es recomendable y muy “sanador-reconciliador”, tanto para el que se ha ido como sus sobrevivientes, el realizar en nombre del difunto obras de caridad -incluso a partir de bienes dejados éste- a otros necesitados o enfermos,..con una visión amplia de bien para toda la humanidad y seres vivos, y aún de todos los otros que ya se han ido. Y también podrían auspiciarse en nombre del difunto benéficos retiros, reflexiones o ejercicios espirituales, con oraciones y hasta música-cantos elevadores para la ocasión. En nuestro personal, en relación al deceso de nuestra querida señora madre, la elaboración de una sencilla lírica “poseía de despedida”, plena de afirmativo afecto, gratitud e invocación de bienaventuranza para ella en su nuevo destino, la cual recitamos ante su féretro en el velatorio pre-sepelio, sirvió de mucho para aliviar la aflicción de todos y tornar al suceso en un evento mas afirmativo !

El  mismo Simón Bolívar, a través de sus postreras palabras “Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide La Unión yo bajaré tranquilo al Sepulcro”, antes de su penoso fallecimiento, también supo transformar a éste en algo superior y afirmativo para la posteridad,….a través de tan certera ofrenda de su muerte a lo mas elevado  !…Bolívar en el fondo también profesaba la fe cristiana…Aunque cuando cuán poco caso parece habérsele hecho a tal ultima voluntad del Libertador por sus herederos, y en particular por los que hoy dicen obrar tanto en su nombre !!  Quizás tampoco para nada por accidente, nos ha tocado cerrar este artículo en un 17 de diciembre, o sea en un nuevo aniversario de la fecha de fallecimiento de Simón Bolívar.

En verdad, cuando al fin la manejamos o entendemos apropiadamente, la muerte puede ser y es una gran maestra, para nuestra mayor evolución. Volviendo a Rumi:“La mayor aflicción puede ser gran jardín de la compasión”.

En definitiva, la actitud cristiana esta bien resumida en la siguiente enseñanza del santo bizantino San Simeón de Tesalónica, citada en el Catecismo de la Iglesia, en su apartado sobre el tema de las exequias; enseñanza parte razón parte corazón, parte noción visible parte misterio:

“Con este saludo final “se canta por su partida de esta vida y por su separación, pero también porque existe una comunión y una reunión. En efecto, una vez muertos no estamos en absoluto separados unos de otros, pues todos recorremos el mismo camino y nos volveremos a encontrar en el mismo lugar. No nos separamos jamás, porque vivimos para Cristo y ahora unidos a Cristo, yendo hacia El..estaremos todos juntos en Cristo”

Una buen resumen, en efecto, para conciliarnos o reconciliarnos con el aparente contrariante gran suceso de la muerte,…el cual, al concientizarlo en verdad parte de nuestro inherente ser y destino, y como hecho trascendible a algo superior, debería ser asumido mas bien como un suceso a bienvenir, e incluso como un suceso a ser asumido en sereno goce –como lo han visto o vivido los grandes místicos, santos o maestros espirituales……Pues en definitiva, la muerte siempre ha sido parte nuestra y gran maestra, y tan sólo “un cambio de mundos” en el eterno devenir !!

                                      -17 de diciembre, aniversario de la muerte de

                                        Simón Bolívar, y a 7 días del nacimiento de

                                        Jesús.
—————————————-

            *Autor del libro “Leyes del Orden Natural y Autodeterminación

            Humana: Claves del Futuro”, Editorial Texto / Ediciones Vivir Mejor,

            Caracas, 2001; entre otros libros y obras dedicados a los temas de

            salud física y espiritual y el propiciamiento de una nueva

            civilización.

 ————————  **———————————-                                 

ALGUNAS ORACIONES PARA EL AUXILIO ESPIRITUAL A ENFERMOS GRAVES, MORIBUNDOS, FALLECIDOS –Y DEUDOS.

                                          Salmo del Buen Pastor

                                                  (Salmo 23)


El Señor es mi pastor,
nada me falta;
en verdes pastos él me hace reposar
y a donde brota agua fresca me conduce.
Fortalece mi alma,
por el camino del bueno me dirige
por amor de su Nombre.

Aunque pase por oscuras quebradas,
no temo ningún mal,
porque tú estás conmigo,
tu bastón y tu vara me protegen.

Me sirves la mesa
frente a mis adversarios,
con aceite perfumas mi cabeza
y rellenas mi copa.
Me acompaña tu bondad y tu favor
mientras dura mi vida;
mi mansión será
la casa del Señor
por largo, largo tiempo.

                                          ——————————————-

Coronilla de la Divina Misericordia


Se utiliza un rosario común de cinco decenas.

1. Comenzar con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo.

2. Al comenzar cada decena (cuentas grandes del Padre Nuestro) decir:

«Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, 
la Sangre, el Alma y la Divinidad 
de Tu Amadísimo Hijo,
Nuestro Señor Jesucristo,
para el perdón de nuestros 
pecados y los del mundo entero.»

3. En las cuentas pequeñas del Ave María:

«Por Su dolorosa Pasión,
ten misericordia de nosotros
y del mundo entero.»


4. Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres
veces:

«Santo Dios, Santo Fuerte, 
Santo Inmortal, ten piedad de 
nosotros y del mundo entero.»

                              ———————————————

Oración ante un moribundo o en tránsito de muerte

(Oración Universalensamblada de diversas tradiciones)

Hermano (a)

Que por la gracia, guía y poder de Dios

toda emoción impropia, oscurecimiento o bloqueo tuyos puedan ser purificados y eliminados,..

todo daño que en forma voluntaria o involuntaria puedas haber pensado o hecho te sea perdonado,….

Que tengas un tránsito bueno y pacífico,…

que triunfes en tu actual trance y

tránsito sobre cualquier adversidad, y

que ese triunfo sea para el beneficio de todos los demás seres

Y que incluso puedas, con Dios, en tu nuevo destino,

ser Tú mayor protección para los desprotegidos

ser Tú mayor guía para los que luego

tengan que emprender tu mismo viaje,

ser Tú mejor bote puente o vado para los que

tengan luego que alcanzar la misma otra orilla..

ser Tú mayor alivio del dolor de cada ser vivo,

mayor remedio para los seres enfermos del mundo

fuente de vida para todos los reinos de seres diversos

del gran reino de Dios

Pues como nos enseño Jesús: “la vida al final triunfa sobre la muerte

y nuestro Dios es sobre todo un Dios de vida en abundancia”

Porque, como sabemos, todo dolor, enfermedad o sufrimiento

encierran una promesa de sanación, liberación y alegría

Porque, como sabemos, aun la mas profunda aflicción

puede tornarse en un jardín de compasión !

..en el nombre del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo

Amén ¡  

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba