Opinión Nacional

Reflexiones

Cuán importante sería que en estos momentos se controlaran las emociones y la lengua de todos los que tienen el poder en sus manos y de todo los que públicamente los cuestionan. Cuán importante sería que aquéllos  que deben oir oyeran, y que quienes deben ver vieran.

Las autoridades tienen un rol importante que jugar y los dirigentes  de la oposición también lo tienen.

Si cada quien cumple con su función de la mejor manera posible, tendremos un país mejor.

La Biblia, en Tito 3:1 dice:  «Recuérdales a todos que deben mostrarse obedientes y sumisos ante los gobernantes y autoridades.  Siempre deben estar dispuestos a no hablar mal de nadie, sino a buscar la paz y ser respetuosos, demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo».

La Biblia también dice en Romanos 13:1:  «Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así como las que existen fueron establecidas por él».

Si bien es cierto que debemos obedecer a las autoridades, también es cierto que las autoridades están al servicio de los ciudadanos. Cada quien tiene un rol que jugar.  A cada quien se le exigirá conforme al cumplimiento de las responsabilidades que haya tenido a su cargo y se le juzgará dependiendo de sus actos y de cómo haya administrado todo aquéllo que se puso a su disposición. Que no piense nadie que los actos o las omisiones que hayan causado perjuicio quedarán impunes.  Hay alguien que todo lo ve, que todo lo sabe, que conoce nuestros corazones y lo que nos motiva, y que tiene todo el poder y la gloria.

Dicen que el poder corrompe.  Cuán sabios son los dichos!

Quienes tienen posiciones de poder deben cuidarse de no aprovecharse de esas posiciones para su propio beneficio.

Quienes tienen una posicion de poder en este momento tienen mas responsabilidad que todos los demás y por ello seran juzgados mas severamente.

Se determinará si hicieron con lo que se les dio todo lo que han debido hacer o si desaprovecharon la oportunidad y buscaron sus propios intereses en lugar del bienestar común que debian garantizar. 

La extorsión, la corrupción, los abusos, la inseguridad, tanto jurídica como personal, el temor, la rabia y la impotencia no pueden ayudar a que esta sociedad sea mejor.

La salida de familias enteras, con padres trabajadores y emprendedores,  en busca de un futuro mejor en países lejanos y con culturas extrañas, no puede ser bueno para nuestro país.

El llanto y el sufrimiento de quienes han visto truncadas las vidas de familiares y seres queridos por la violencia y la impunidad no puede aliviarse y sólo el tiempo ayuda a cicatrizar las heridas.

Presumiendo que las intenciones de nuestros gobernantes sean buenas, que realmente tengan en su corazón lograr una sociedad mejor,
debemos, como miembros responsables de nuestra sociedad, denunciar los abusos, expresar nuestras preocupaciones, y dar a conocer los errores.  También debemos alabar los logros, si los hubiera,  y apoyar con nuestra obediencia las reglas que pretenden alcanzar una sociedad mejor.

Debemos tratar de extender a todos las oportunidades que algunos hemos tenido, pero también debe entenderse que quienes tienen algo o mucho no necesariamente se lo robaron.  Que hay muchos que han trabajado por generaciones para lograr lo que tienen.  Que hay muchos que le han dado trabajo a mucha gente y han construido de la nada, con sus manos, su esfuerzo y su perseverancia, las empresas que hoy manejan.  No puede pretenderse que quienes no han hecho nada, simplemente por existir tengan derecho a quitar y a destruir lo que no es de ellos.

Ojalá que nuestros gobernantes tengan siempre presente que nada es eterno, excepto Dios.  Que ellos han sido puestos en el lugar que ocupan temporalmente y que deben construir en lugar de destruir.

Mientras tanto, aunque nos sintamos impotentes ante el abuso, el desorden y el caos, no desesperemos.  Sólo Dios tiene la ultima pieza del rompecabezas.  Sólo Él lo puede ver completo y nosotros sólo lo lograremos entender cuando algun día, estando inmersos en Su luz
nos percatemos finalmente de cuán pequeño es el mundo en que vivimos, de cuán insignificantes somos y de cuál era el rol que jugábamos en este inmenso universo.».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba