Opinión Nacional

Refrescándole la memoria a los merideños sobre Dávila

“El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más estimable don de la naturaleza. Ni aún la ley misma podrá jamás prohibirlo” Simón Bolívar, el 15 de febrero de 1819.

Como quiera que la nueva generación de votantes merideños no conoce la “joyita” que se auto califica como “luchador social” y que nuevamente pretende ser gobernador para volver con la repartidera de contrato, me veo en la necesidad de refrescar la memoria colectiva pera evitar que uno de los grandes culpables de que ahora tengamos la aberración llamada chavismo vuelva a hacer de las suyas.

De la edición del sábado 1 de agosto de 1998 del Diario de Los Andes en mi columna de la página 4 titulada “Se restableció el paso por Mucurubá”, extraigo algunos párrafos de su contenido haciendo memoria de que el caso ocurrió cuando el río Chama socavó la base de la vertiente donde se fundó la carretera del páramo en el sector La Cruz de Mucurubá, produciendo su desaparición en un tramo de unos 40 metros y que por irresponsabilidad del gobernador estuvo trancado el paso hacia Barinas por todo un mes en vísperas de la temporada turística. ¿Se recuerdan?

Cito: “Abrimos paso en equipo por Mucurubá…. Se abrió porque la comunidad nos tuvo paciencia (Yo fui quien dirigió esos trabajos de recuperación del paso).

Se abrió porque imperó la mística entre el personal de ingeniería del MTC a pesar de que internamente hubo saboteo por parte de ingenieros del partido de Dávila… Se abrió, porque resultaba insólito que a más de un mes de ocurrido el hecho, la gobernación había sido incapaz de trasladar una máquina al sitio alegando tercamente que el gobierno nacional debía aportarle 900 millones de bolívares para una solución impuesta, que si bien era viable, no así acorde con las precarias condiciones económicas que vive Venezuela…. ¿Iba Dávila a mantener a Mérida incomunicada permanentemente?”

Ahora adelanto comentarios complementarios, William Dávila se presentó al despacho del entonces Ministro del MTC de manera grosera y desafiante exigiendo la bicoca para ese entonces de 900 millones de bolívares para restaurar el paso con “estudios técnicos” en la mano que a la final resultaron ser meras ofertas de empresas y no estudios, fueron los mismos documentos que presentó en un cabildo abierto que se hizo montar en Mucuchíes donde por cierto se explayó en insultos contra el Ministerio y contra mi persona, cosa que está acostumbrado a hacer cuando no tiene la razón o le contradicen. Basándose en esos “estudios” se mantuvo exigente por más de un mes, produciéndoles fuertes pérdidas a los agricultores y hoteleros del páramo. Para ese entonces tenía yo contratadas unas horas de asesoría con el MTC, por lo cual recibí la orden del Ministro de estudiar otra solución que no fuera tan onerosa y de manera urgente, solución que brindé en solamente una semana laborable y que le costó al ministerio la cantidad de 10 millones de bolívares contra los 900 millones que imponía William Dávila basado en los “estudios” de sus técnicos. Se utilizaron finalmente criterios hídricos, geológicos y geomorfológicos, cosa que no hizo ninguno de los cerebros de Dávila. Puso todo el aparataje que él controlaba en medios de comunicación, bomberos, fiscales, IAVIAL y policía para sabotearme mi trabajo y no se quedó allí sino que en los siguientes días siguió con la cantaleta de que la solución de los 10 millones se perdería en los días siguientes y hasta llegó a no querer utilizar momentáneamente el paso en los días posteriores en ocasión de repartir campanas electrónicas en el páramo. Señores, esa minúscula inversión que para Dávila no servía lleva casi 10 años y la vía está intacta. Así se movía este señor, aprovechando las emergencias con soluciones de urgencia para imponer construcciones onerosas que le permitieran repartir los contratos entre sus compinches. En la próxima entrega conversaremos sobre la truculencia de los fraccionamientos ilícitos de los contratos para evadir las licitaciones y darle los contratos a su entorno.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba