Opinión Nacional

Regimen desnudo

Es tal la situación en Venezuela que no puede demorarse más el desenlace
que todos esperan, pues continuar significará únicamente más anarquía y más
caos. La masa no está para referéndum consultivo ni firmas ni
rectificación. Hay que forzar la renuncia, de manera
institucional, o enjuiciar al presidente sin demora. Si no se negocia una
salida inmediata, deberá convocarse una huelga general indefinida para
forzar la renuncia presidencial. Esto es válido democráticamente, y su
planteamiento y preparación no puede considerarse conspiración sino una
exigencia del artículo 350 de la constitución (verlo abajo).

Los últimos

Todos hemos visto con cristalina claridad las intenciones del presidente,
de sus ministros y de sus seguidores, y no es posible permitirles más
cuerda. En la economía, su gabinete cierra filas para defenderse a sí
misma de las críticas, sin conceder que pueda tener la más mínima
responsabilidad en el desastre económico que transitamos. Con esta
actitud, sus miembros y el propio chávez cierran las puertas a correcciones
y cambios de rumbo necesarios y sin los cuales no veremos luz.

Mientras estos personajes tratan de convencernos de que los equivocados
somos nosotros, Freddy Bernal y Lina Ron siguen operando para intentar
acallar no solamente a los medios, sino a cualquiera que quiera salir a la
calle a manifestar su protesta. Siguiendo una estrategia sorprendentemente
unidimensional y contraproducente, el régimen pretende que grupos de
cincuenta cabilleros impidan que la sociedad civil se manifieste en la
calle y llegue, más temprano que tarde, a Miraflores. Estos grupos
empiezan a tomar forma en el interior del país, surgiendo con fuerza en
Maracay para impedir un foro de ex constituyentes, y en Carabobo para
amedrentar a los opositores. Con esto pretenden comprar tiempo mientras
arman a los que serían sus guerrilleros urbanos y rurales, y mientras
raspan la olla de la partida secreta y terminan de asignarse los contratos
gubernamentales.

Los demás ministros del gabinete actúan en concierto con todo esto,
empeñados en tapar el sol con un dedo, negar lo obvio y hacer responsables
a todos los demás de su propia imbecilidad, mientras lo poco que queda de
gobernabilidad se les va de entre las manos. Las declaraciones del
Ministro Rodríguez Chacín tratando de desviar la atención de Lina Ron y
acusar a Globovisión de tergiversar los hechos en la UCV se suman a sus
intentos reiterados de hacernos creer que la guerrilla no opera en
Venezuela, y que cualquier actividad que se parezca a la suya es simple
hampa común.

Y, como tapa del frasco, la Cancillería emite un documento que insiste en
no variar la línea de los últimos tres años: Nos solidarizamos con
Colombia, estamos en contra del terrorismo, pero no somos quién para
calificar a nadie como terroristas, razón por la cual seguimos sin ser
enemigos de la guerrilla, y no emprenderemos en la práctica ninguna acción
especial ni en contra de su presencia en nuestro país ni para reforzar
nuestras fronteras ante la certeza de que serán refugio preferido de Tiro
Fijo y sus hombres. Los miembros del gabinete, y sus Lina Ron, son los
últimos que quedan de pie, a la espera del momento en que tendrán que
apagar la luz. Todos tienen comprados sus pasajes, hechas las maletas y seleccionados el lugar
de su exilio y su ruta de escape, esperando del momento que está por
presentarse.

Factores necesarios

Jamás ha habido en Venezuela un momento a la vez tan crítico, esperanzador
y peligroso. La esperanza se genera por el hecho de que, por primera vez,
la gravedad de la situación ha obligado a una unión de todos para concertar
salidas. Los «factores reales de poder» se mueven como siempre, buscando
controlar las salidas, pero la fuerza de la llamada «sociedad civil» obliga
a consultar y acordar con ella, también. Ya no se trata de agarrar a algún
líder que esté más o menos bien en las encuestas y apoyarlo hasta que
llegue a la presidencia, pues no EXISTEN esos líderes, todavía. La
ausencia de liderazgo real, causada por la huida de sus principales
personajes una vez elegido chávez, ha tenido su lado positivo en el
fortalecimiento del tejido social de esa sociedad civil que hemos visto
luchando y marchando en el último año.

Sin embargo, tiene también un lado muy peligroso, pues el debilitamiento y
el historial no tan santo de los partidos tradicionales hace que muchas
personas estén tentadas a cerrarles las puertas, a que no se les permita
volver, pensando que el futuro de Venezuela debe ser construido por algún
mítico grupo impoluto que se llama los «nuevos liderazgos». En la
práctica, algunos que así se manifiestan lo hacen por sus propias
ambiciones personales, buscando cerrarle el camino a los viejos partidos
para ponerse ellos en su lugar. Otros, en cambio, lo hacen de buena fe,
tratando de que el país no «vuelva atrás» a etapas superadas,
independientemente de los correctivos internos que hubiesen podido
efectuarse a lo interno de estos partidos en los últimos años.

Este intento de exclusión, a pesar de lo tentador, es contraproducente,
pues los partidos políticos son las entidades naturales de representación
popular, necesarias para forjar una democracia. Sin partidos fuertes, no
puede existir ni sobrevivir una democracia fuerte y estable, y es ésta la
verdadera razón por la cual chávez hizo todo lo que pudo por destruir los
partidos y establecer una relación directa con el pueblo. Por estas
razones, el futuro del país debe incluir a TODOS los partidos políticos,
viejos y nuevos -incluyendo el MVR-, con la confianza de que será el propio
juego democrático y la nueva conciencia de la sociedad la que obligará a
todos a enrumbarse por senderos de decencia y acción verdaderamente
venezolanista.

Este deseo de excluirlos del futuro ha obligado a los partidos
«tradicionales», entre los que incluiríamos a AD, COPEI, MAS, Convergencia
y Proyecto Venezuela, a moverse con agilidad para impedir que ahora se les
cierren las puertas. Forzados a conversar con humildad, se ha creado así
un ambiente para las conversaciones en marcha que ha obligado a tomar en
cuenta múltiples puntos de vista, opiniones y necesidades, y generado una
genuina esperanza de que el programa y el régimen de transición resultante
serán cuerdos y positivos, y de que el subsiguiente período presidencial
podrá enrumbar al país por senderos positivos. Veremos si los involucrados
están o no a la altura del compromiso.

En la mira

OJOS QUE VEN: Este lunes, a las nueve de la noche por NC Televisión de
Carabobo, abordaremos aspectos necesarios del futuro de Venezuela. El
programa se repetirá el martes a la una de la tarde, no dejes de verlo.

ARTÍCULO 350 DE LA CONSTITUCIÓN: «El pueblo de Venezuela, fiel a su
tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la
libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que
contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los
derechos humanos.»

MIEDO PRESIDENCIAL: Mientras se desploma el gobierno, en la Fuerza Armada
el apoyo a chávez ha quedado reducido al mínimo, y hasta los integrantes
del Alto Mando Militar le hablan golpeado. Chávez, aterrado y cobarde por
naturaleza, ha reforzado su seguridad con guardias cubanos y construye un
bunker en su casa del Fuerte Tiuna, a la cual casi no va por temor a
cacerolas y atentados.

CONSPIRACIÓN DE LOS MEDIOS: El presidente de la Sociedad Interamericana de
Prensa, Robert Cox, calificó como «fantasía» la supuesta conspiración
mediática denunciada por el gobierno de Hugo Chávez, reiterando que la
prensa venezolana simplemente ha reseñado la realidad del país. Para Cox,
«la labor de los periodistas es muy buena, buenísima. Realmente es de alta
calidad, buenos profesionales. Es excelente. La conspiración mediática es
una fantasía. No existe. El gran problema es cuando hay un vacío en la
democracia, muchas veces la prensa tiene que tomar un rol diferente. Y algo
similar está pasando en Venezuela, donde la prensa es un protagonista, algo
que los periodistas no quieren tomar, pero hay que hacerlo». Igualmente,
señaló que «es el futuro lo que yo veo peligroso si el gobierno no cambia
la actitud. No se puede decir que hay libertad de información si los
periodistas están bajo amenaza».

JUICIO A CHAVEZ: El juicio a chávez sigue tomando forma aceleradamente y,
según la periodista Argelia Ríos, el gobierno intenta cerrarle el paso.

Desde el Ministerio de Interior y Justicia, donde reposan los expedientes y
hojas de vida de cada uno de los magistrados del Tribunal Supremo, el
Ministro Rodríguez Chacín giró instrucciones para procurar la renuncia de
aquellos que serían candidatos a ‘traicionar’ al mandatario, pues sabe que
los votos del máximo órgano judicial ya no favorecen al régimen. Ahora,
sin embargo, tiene un problema adicional, pues para constituir un nuevo TSJ
ya ni cuenta con la aplanadora oficialista en la Asamblea Nacional -donde
la oposición ya es mayoría- ni hay candidatos dispuestos a rayarse como
magistrados, pues «nadie desea enterrarse con el Gobierno».

SOBREVUELOS: Ibéyise Pacheco informa de un abultado volumen de vuelos que
ocurren entre Amazonas, Barinas, Apure y San Vicente del Caguán, la que
fuera zona de despeje de las conversaciones de paz colombianas, actividad
detectada por un sofisticado radar instalado en el Caribe por el gobierno
norteamericano. El resultado obtenido fue sorpresivo para las autoridades
de Washington, seguros de que «un tráfico aéreo tan ostensiblemente elevado
en una zona como la mencionada no podría ser desconocido por el gobierno
venezolano».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba