Opinión Nacional

Repensar la realidad (I)

Lo que está sucediendo en el mundo, a partir de 1.989, para tomar la referencia del derrumbe del Muro de Berlín y después de la Unión Soviética y los países del Este de Europa, es de mucho impacto, es una conmoción a nivel planetario. Para quienes hemos vivido una vida política que abarca 70 de los 84 años de existencia no podemos menos que entrar en una reflexión profunda sobre las experiencias revolucionarias. Ahora Gorbachov nos dice en sus Memorias, (año 1.992) que en la Unión Soviética NUNCA HUBO SOCIALISMO y los crímenes de Stalin son de proporciones colosales. Para mí el impacto es mayor porque ya en febrero de 1956 pude conocer de viva voz de un alto funcionario soviético el estremecedor Informe de Jruschjov al XX Congreso al que tuve la oportunidad de asistir junto con mi inolvidable camarada Luís Emiro Arrieta. Este derrumbe de la U.R.S.S. provocó un profundo debate en Europa que tocó las bases de la propia teoría del marxismo-leninismo a partir incluso de las tesis contenidas en el Manifiesto Comunista de 1.848. Nuevas lecturas de los textos básicos y su constatación en la vida real. El divorcio, por ejemplo, de fundamentos del marxismo con la Revolución China, sólo explicables a partir de aquello de la “aplicación del marxismo-leninismo a las particularidades chinas”. Tiene que ver, tomemos este caso, con el hecho de un régimen comunista, que aplica la dictadura del proletariado como camino redentor de un país con 90 por ciento de población campesina. La justificación, es que se debe entender que la cuestión radica precisamente en la dirección del partido comunista. Eso era aplicable, leemos tal conclusión a la hora de examinar la propia revolución soviética en un país también predominantemente de mujiks, de campesinos
El papel de la violencia en la historia y sus derivaciones en cada revolución triunfante que deriva hacia un autocratismo, hacia dictaduras terribles como las que contemplamos en todo ese mundo del llamado socialismo real, debe colocarse en un primer plano..

En Venezuela, ese debate no se ha dado, como se dio, repito, en Europa. Con voceros calificados que intentaron, e intentan todavía, pues es un debate no concluído, de reelaborar unas teorías revolucionarias que conduzcan a una democracia profunda, al respeto de los derechos humanos, a la revisión de la historia, de las ideologías. Es la ubicación del camino recorrido para “la formación de un hombre nuevo” que después de 70 años de hablar sobre él en la U.R.S.S., de más de 50 años en las llamadas democracias populares, de 47 años en Cuba, de más de 60 años en China, en fin, después de todos esos años transcurridos el resultado que tenemos a la vista es decepcionante. Y no faltan quienes piden que dejemos quieto a ese “hombre nuevo”, lo hagamos terrenal y le demos felicidad. Es el tema de cómo barrer con la pobreza y la ignorancia, como alcanzar equidad y justicia, en qué momento se encuentra el socialismo, cuáles son esos distintos tipos de socialismo y el por qué se repiten el culto de la personalidad, el estatismo, el centralismo, la intolerancia con las opiniones divergentes, el acentuamiento de las desigualdades sociales. Y al mismo tiempo, en aquellas sociedades abiertas,, con diversas formas de propiedad, con libertades y funcionamiento democrático se avanza en la reducción de la pobreza y, para asombro de todos, como en el Viet Nan bombardeado ayer por el imperialismo norteamericano se producen cambios veloces con la inyección de capitales norteamericanos o el caso de China convertida en la cuarta potencia industrial del mundo, no por la aplicación de las “prácticas socialistas” sino por una apertura donde la inversión extranjera de los imperialismos norteamericano y japonés, así como por la Unión Europea y Taiwan, entre otras, han potenciado el esfuerzo del pueblo chino. Antes había sufrido un doloroso retroceso cuando aplicaron “el salto adelante” para acelerar el paso de la revolución o cuando aquella espantosa “Revolución Cultural” que elevó el fanatismo a niveles descomunales Es necesario estudiar el por qué de los avances de los llamados “tigres asiáticos” y el atraso y empobrecimiento mayor de América Latina y el Caribe. Analizar el caso de nuestro continente: Lo que está aconteciendo en el Sur con el triunfo de gobiernos de centro-izquierda como son los casos de Chile, Brasil, Uruguay, Argentina En ninguno de estos países se está hablando de éste o aquél socialismo. Las fuerzas más progresistas y revolucionarias no han llegado al poder por sí solas, han tenido que aliarse para dirigir a sus países hacia democracias de avanzada que tienen como norte la justicia social, la profundización de la democracia, la lucha contra la pobreza y todo ello en un ambiente de libertad plena, de respeto a los derechos humanos, de ensayos de desarrollos económicos sociales sustentables. Utilicé la expresión ensayos porque nada está consolidado. Se está en un comienzo.

Por eso, cuando constato como en Venezuela el no haber realizado un debate sobre las nuevas realidades post-derrumbe de la URSS y no verlo como algo meramente “administrativo”, de “solamente unos errores”, sino de algo más profundo que atañe a las propias esencias doctrinarias, me pregunto si no estamos aún a tiempo de abordar tal exigencia con rigor y seriedad., cuando en nuestro país se quiere entronizar una autocracia, vaya ironía, a nombre de un “socialismo del siglo XXI”, que hasta hoy no resabe a ciencia cierta qué es.

Cuando oigo al autócrata decir tamañas barbaridades desde el punto de vista teórico, de mencionar a Marx (cuántos de los oficiales que lo acompañan en gobernaciones y demás posiciones que son parte de la expresión militarista de esta autocracia lo habrán estudiado); cuando escucho que un personaje que quiere hacer mérito ante el autócrata se declara “marxista-leninista”; cuando leo al que funge como Presidente del CONAC referirse al “hundimiento del imperialismo”; cuando presencio los disparates de un presidente de la AN; cuando el autócrata en gestos megalómanos se ofrece a “salvar al mundo” y que “va a liquidar, él, al capitalismo”que se expande en Asia y Africa y América Latina con diversas modalidades y gradaciones,. no quiero avergonzarlo, pero me imagino una sonora carcajada en el mundo.

Realmente existe un “capitalismo salvaje” y unas potencias imperialistas (vea usted: en Bolivia los “imperialismos”, los pongo entre comillas, son Brasil, Argentina y España, no son Estados Unidos y Gran Bretaña. Esto amerita un nuevo abordaje
En próximo número seguiremos con estos temas.

PUNTICO ( para el recuadro)
Enrique Crauze, en su estupendo libro “Travesía Liberal. Del Fin de la Historia a la Historia sin fin” trae una serie de entrevistas con personalidades mundiales de una alta credibilidad y reflexiones sobre sus viajes y actividades. Volveré sobre este libro, pero hoy quiero tomar estas dos citas: “Cada paso hacia el abismo se tomó, desde luego, en nombre del pueblo y de la justicia social”, (p. 197) al referirse a políticas de diferentes gobiernos latinoamericanos. Y esta otra que es específica: “En un notable momento de sinceridad, el patriarca del sandinismo -Tomás Borge- declaró que quizá sus ideas sobre la realidad. no coincidían con la realidad.. y que quizá la realidad no se equivocaba: Pecamos de intolerancia y soberbia” (p. 198). Que bueno sería para el país que alguien, o algunos, en el seno del régimen se detuvieran un momento a ver la realidad tal cual como es que marcha hacia un abismo y no como la observa el autócrata.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba