Opinión Nacional

Reproche múltiple

El reproche del Rey Juan Carlos al presidente Chávez en la Cumbre Iberoamericana, por su actitud irreverente y violatoria de todas las normas y principios que regulan las reuniones multilaterales, irrespetuosa además hacia la anfitriona y hacia los demás dirigentes presentes, debe ser interpretada no solamente como una reacción a la informalidad grosera y ofensiva del mandatario nacional, sino como un reproche a un régimen que abandona el espacio democrático, al imponer una nueva constitución, mediante un proceso ilegítimo e inconsulto que contradice los valores democráticos y de respeto pleno de los derechos humanos y de las libertades de los venezolanos.

El reproche del Rey Juan Carlos a quien ahora el Presidente le exige definirse sobre su “participación” durante la situación creada por el vacío de poder del 11 de abril de 2002, va más allá de un llamado sobre la irreverencia formal; un regaño que tiene un fondo claro de censura al guapo irreverente que menosprecia al grupo de estadistas, pero a la vez al presidente intolerante y déspota.

El Rey recogió con su expresión el llamado de los millones de venezolanos que desde hace años vienen pidiéndole respeto y tolerancia al Presidente venezolano, ante la complacencia adentro y afuera de muchos que hasta ahora le ha importado más lo material y los beneficios que la libertad y la dignidad. El Rey logró lo que los venezolanos no hemos podido hasta ahora, sentarlo en su sitio, callarlo; lo que pese a su justificación no puede dejar de avergonzarnos.

El Rey no solamente fue aplaudido con ánimo por los otros Jefes de Estado y de Gobierno presentes, salvo, por supuesto, el débil y dirigido Evo Morales, el beneficiario Daniel Ortega, y el representante del moribundo dictador Castro, el Vicepresidente Lage, quien osó justificar la “defensa” del Presidente venezolano; sino que después recibió en privado las felicitaciones por el reproche real, reflejo de la percepción que tienen los demás gobernantes del régimen venezolano, ahora plenamente identificado en el mundo.

Son vergonzosas, sin duda, las desmesuradas y groseras declaraciones y actitudes del Presidente y de la “patota” bolivariana, a la que no se une, al menos aparentemente, el discreto Correa consciente de las torpezas de sus camaradas. Vergonzosa es también la situación en que nos coloca aquí y allá el Presidente con sus impertinencias.

El Presidente Chávez viaja a Francia en los próximos días, invitado por el Presidente Sarkozy, quien cuenta con el venezolano, un interlocutor válido con la guerrilla colombiana, calificada por muchos y en varias ocasiones y con mucha razón, de terrorista, para lograr la liberación de Ingrid Betancourt. Una invitación delicada que busca una intervención humanitaria, pero que podría tener, además, otras consecuencias graves y lamentables, como serían el apoyo a un Presidente que abandona el espacio democrático, el venezolano; y, a un movimiento beligerante que intenta transformar la democracia colombiana, las FARC.

El presidente francés conoce la realidad venezolana y la tendencia totalitaria del presidente Chávez, reseñadas claramente en los medios en Francia, Le Monde entre otros. La invitación al Presidente venezolano no debe interpretarse como un acto de apoyo a un régimen cuestionado, como tampoco un respaldo a la insurrección, al cambio alternativo que busca el presidente Chávez con esta gestión “humanitaria” que se intenta traducir en una misión política que se inserta en la estrategia expansionista e imperialista del régimen bolivariano.

La visita de Chávez a Francia debe verse como esencial y exclusivamente humanitaria. No puede tener otra interpretación. De lo contrario, la democracia francesa, su dirigencia, estaría apostando a tendencias totalitarias que contradicen su historia y sus valores. Así deben verlo los líderes del mundo, el Presidente Sarkozy entre otros, quien lo recibirá en medio de las críticas que se hacen a la “revolución bolivariana”, incluso las de los socialistas franceses que una vez apoyaron el disparatado proceso y que hoy expresan su seria preocupación por el socialismo no democrático que representa el chavismo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba