Opinión Nacional

Resistencia juvenil

 Este clima de desaliento estimuló el surgimiento de una teoría en el seno de los opositores, según la cual no valía la pena esforzarse y arriesgarse en una lucha sin destino, y que lo sensato era dejar que Maduro gobernara sin mayores obstáculos hasta 2019.

Esa atmósfera de conformismo le venía como anillo al dedo a Maduro, quien podía continuar tranquilo en Miraflores sin que nadie criticara ni se opusiera a sus torpezas, abusos y arbitrariedades. Esa comodidad se vió alterada cuando los universitarios anunciaron su marcha, el 12 de febrero, “Día de la Juventud” en solidaridad con los universitarios tachirenses encarcelados. Su reacción fue brutal. Como la marcha fue absolutamente pacífica, envió a motorizados armados a desencadenar la violencia. Efectivamente hubo dos muertos que no pudo achacarle a la oposición porque un video reveló que habían sido causadas por un miembro del Sebin.

Este episodio fue el punto de partida para represión de más largo alcance. La primera víctima fue Leopoldo López, quien nada tuvo que ver con lo sucedido el 12 de febrero, y sin embargo se le acusó de varios delitos y sin prueba alguna está en la cárcel. Al mismo tiempo fueron detenidos varios dirigentes estudiantiles, la mayoría maltratados salvajemente por policías y guardias nacionales envenenados por el odio. Los estudiantes no se quedaron solos. Los venezolanos se movilizaron en su defensa y apoyo; y desde ese día hasta hoy se han mantenido en la vanguardia de la lucha.

Esta movilización estudiantil ha cambiado por completo el panorama político; y ha facilitado objetivos importantes para la oposición. Al gobierno se le ha caído definitivamente la careta de demócrata. A pesar de la indiferencia de gobernantes latinoamericanos que mucho tienen que agradecerle a la actitud firme de los gobiernos democráticos venezolanos contra gorilas que gobernaban en países de América del Sur y del comportamiento alcahuete de la OEA, la presión pública en sus respectivos países empieza a dar resultado.

Es obvio que los líderes estudiantiles que convocaron al pueblo a manifestaciones de apoyo y repudio a un gobierno como el de Maduro, que ya tiene perfiles gorilas, fue sumamente positivo. De no haber sido por ellos la política venezolana seria hoy un mar muerto. Por supuesto, los estudiantes no pueden olvidar la lucha y el compromiso adquirido de trabajar sin descanso por la restauración plena de la democracia en Venezuela. Así espera un pueblo agradecido y orgulloso de sus jóvenes.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba