Opinión Nacional

Resistencia y democracia

Después que ganó el referendo sobre la enmienda para la reelección indefinida, Chávez terminó de patear la mesa y apretó el acelerador y, en este año ya sin elecciones, pudiera cerrar el círculo y cercenar por completo los derechos de todos los venezolanos.

Por ahora, cualquier proceso electoral será hasta nuevo aviso y en ese sentido deben concentrarse todas las estrategias para enfrentar e impedir la terrible amenaza oficialista; el pueblo democrático venezolano debe participar y aprovechar el tiempo que nos queda para organizar y activar una gran maquinaria civil, con unidad, para la resistencia democrática, que esté atenta y preparada, con objetivos claros y muy bien definidos.

La oposición política tiene listo un gran equipo electoral, regado en todo el país. Esa estructura ya existente pudiera ser la base y aprovecharse esta vez, no para cuidar votos, ni movilizar electores ni para ser testigos de mesa; y ponerla al servicio de una coordinación estratégica de partidos, estudiantes, trabajadores, sociedad civil y representantes de todos los sectores, para movilizarla o activarla en todo el país y en forma simultánea, con contundencia y pacíficamente.

No se trata de mezclarlo todo, para eso estaría una coordinación estratégica. Cada partido político, cada ONG y cada sector que represente a las fuerzas vivas del país, tienen su propia estructura, grande o pequeña; lo importante es que todos bajen el mismo mensaje y las mismas líneas de acción hasta armar una verdadera red, ágil, con comunicación y lista para la acción, según sea el momento y la naturaleza de la protesta.

La resistencia democrática no solo significa automáticamente que todo el mundo va a la calle, porque habrá mucha gente colaborando desde su área de trabajo y venezolanos de la tercera edad o indispuestos, que pueden acoplarse, colaborar y hacer su trabajo desde su casa o desde cualquier lugar en donde se encuentren. Debe ser una red presente en todo el país, sobre todo en aquellos espacios controlados por el oficialismo.

La resistencia empieza por aceptar la naturaleza dictatorial del régimen y aceptar que la lucha no tiene una fecha final establecida. Es una actitud de vida que debe unir a todos los venezolanos y que sirva de punto de partida para construir y amalgamar un gran movimiento civil que obligue al régimen a regresar al camino democrático o sencillamente, que abandone el poder.

Unidad.

Secretario de Organización
COPEI Partido Popular/Zulia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba