Opinión Nacional

Respuesta al padre Vidal y a otro gran amigo

De todas las respuestas cuyas interrogantes me resultan de mayor complejidad, tratar de dar una idónea al planteamiento que hiciera de manera pública el Padre Vidal Atencio, gran persona, buen amigo, sacerdote católico de amplio reconocimiento en el Zulia por su compromiso con la región, la solidaridad con sus hermanos guajiros, por su compromiso con el presidente Chávez y su proyección hora nacional, como huésped en el programa de José Vicente Rangel, JVR., en donde hizo severas acusaciones a la conferencia episcopal, cito sus palabras, “…expuse mi posición a lo que considero una ´agresión¨ contra un amplio sector de la población venezolana y cristiana que comparte el ideal socialista y respalda la reforma constitucional planeada por el presidente Chávez; estimo que vendrán sanciones sobre mí….” .Las advertencias sobre sanciones, etc., que sospecha el reverendo por no haberse producido non merecen –por ahora- ningún comentario. Sí, en cambio, reclama atención el siguiente párrafo de su texto: “Quisiera con esto, alertarlos, porque aquí no está en juego sólo el ministerio sacerdotal, sino también la violación de los derechos esenciales de la libertad de expresión., de prensa, entre otros derechos del ser humano, todo con la bendición de la iglesia jerárquica”. Y el final es aleccionador, “¡hasta la victoria siempre, patria socialismo o muerte, venceremos!”.

Por otra parte, una gran persona, un excepcional educador, un artista con una obra muy amplia, buena y bella y a quienes muchos, yo entre ellos, debemos tanto, me envía esta opinión, relacionada con mi texto ante el tsj, del cual me señala
“Dr. Américo, con todo el aprecio que usted sabe le tengo, me gustaría considerara lo siguiente: Expresiones como las que he leído en su texto ANTE EL TSJ, me parecen verdaderamente infelices. A efecto de ejemplo sólo seleccioné el siguiente: «…se que si es casi imposible dialogar con el Excelentísimo Presidente, es absolutamente imposible dialogar con sus secuaces, habitantes idólatras en todos los poderes. Si se va a un diálogo, es absolutamente imprudente iniciarlo con insultos y descalificaciones de esta magnitud. Le ruego lo reconsidere “.

Desde luego que esta última observación es pertinente, pero, para el caso si y sólo si se desconoce, por un lado la historia, sus hechos y por el otro, si no se lee íntegramente el texto, en el cual está inserta la afirmación escogida por el maestro. En efecto, el Presidente se niega absolutamente a dialogar con Rosales, desprecia más que desestima su solicitud; se niega a debatir con el abogado Escarrá, el ayer buen gordo que dotó al candidato Chávez, de todos los argumentos sabios y de resabios también para la convocatoria de la constituyente. Pero la historia y los hechos son más largos. Maldice y llama ignorantes, diablos, a cualquier cura, obispo o cardenal que diga algo distinto a cuanto predique mi buen amigo el padre Vidal o si se le ocurra disentir. Escuálidos, vendidos al imperialismo, etc.…, y una larga cadena coprolálica contra quien sencillamente y aun en voz muy tímida disienta o diverja. El sr. Amelliach, creo se llama así y PODEMOS…sin contar a Bush, borracho, genocida…al presidente de México, lacayo del imperialismo; Aznar, fascista; a los estudiantes que adversan su propuesta de reforma, hijos de padre, hijos de los ricos…Baduel, traidor y cualquiera otro puede serlo si así lo entiende, define o son del disgusto del Señor, presidente…etc. Señalo estos ejemplo y mil más habría, pero éstos bastan para demostrar sencillamente que el Excelentísimo Señor, presidente, está mas cerca de El Señor Presidente de Miguel Ángel Asturias y del Noriega panameño, que de Ho Chi Ming, Nuhyen Giap quienes no sólo derrotaron al imperialismo, sino que fue de tal nobleza esa victoria que los enaltece, como llena de gloria a Sucre su famosa y poética expresión: “honra al vencido”. Lejos muy lejos de Allende y lejos aún del propio Fidel, algunos de cuyos discursos conformarán en el futuro un elevado testimonio cultural, especialmente los vinculados al tema ecológico. .

Del discurso del Excelentísimo Señor, presidente, solo ha de destacarse que su recurrencia a él tiene causas mas allá de su forma. De su grotesco estilo. Por una parte, porque le es imposible conformar un discurso coherente, lógicamente contrastable, sobre su famoso socialismo (recuerdo: indoamericano, originario, bolivariano, robinsoniano, zamorano, cristiano, humanista…Cristo socialista, el socialismo de los aborígenes de este Continente… ), por la otra, porque-dado ese monumental vacío teórico que, de existir, sirviera como ideología, cuando menos para unir a sus seguidores-, sublima, en cambio, los instintos primarios, que tienen en el discurso de la conspiración su mayor fuente, lo cual permite organizar el odio, multiplicar el caos para asumirse redentor del oprimido y simultáneamente héroe ante los enemigos que le impiden el éxito de su proyecto. Es el Otro, el responsable de sus fracasos. Y en cuanto a sus secuaces (de secuator; seguidores) la cuestión es peor. O bien justifican al Líder, como tantas veces lo hizo JVR, es su estilo, afirman, o repiten con menos propiedad el discurso del Señor, presidente. Pobre de España, si da alguna respuesta, mas allá del ¿por qué no te callas? Del Rey, como consecuencia del acto libertario de nuestro Presidente, lección para el mundo, dice el Vicepresidente.

Pero de mucho más importancia es destacar el silencio, la ausencia crítica de los intelectuales vinculados al proceso quienes de larga vida crítica y revolucionaria, están conscientes del vacío teórico del discurso presidencial, conscientes también de su vacío en cuanto proyectos académicos, científicos, artísticos…y ante lo cual ellos están obligados a hablar, sencillamente eso. Por cierto, para fortuna del país, el Señor, presidente, se vio en la obligación de asumir el proyecto de las Orquestas Juveniles, de la ¡antigua era!, capitaneados por el Maestro Abreu, o a utilizar, en su beneficio, la ineticidad implícita en la aplicación de la “democracia burguesa” a instituciones que, como las universidades autónomas, tienen su especificidad y no son identificables, ni siquiera por analogía, con la sociedad liberal burguesa que hace del voto una mercancía para el negocio electoral etc.., vigente en las autónomas gracias a la muy democrática reforma a la Ley de universidades, en el 73, de Rafael Caldera, perfeccionada su perversidad por la propuesta del profesor Herrera llevada a rango constitucional en la “reforma” Si ellos, los “chavistas” revolucionarios por historia y formación, hubiesen asumido el riesgo de la excomunión, lo que conlleva toda critica, no hablo de disidencia, el país hoy estaría en mucho mejores condiciones de superar la crisis, que sólo quienes no ven o no quieren ver lo real, se atreven a negar.

Para cerrar este capitulo, si mi caro y espetado maestro hubiese leído el texto en su totalidad, habría encontrado la respuesta para superar el casi imposible dialogar… no habría sido necesaria su exhortación de reconsiderar, lo cual hago. El presidente escuchará si y solo si la consciencia social crece y puede entonces crecer la razón con orientación ética como forma de existencia y cohabitación ciudadana. Y ésta nace precisamente del diálogo con el pueblo y entre el pueblo; y el pueblo somos todos: curas, obispos, ricos, pobres, meretrices, mercaderes gays, indios, afro-desentiendes, hispano descendientes, mulatos, intelectuales, poetas, músicos… en fin, los seres que por nacimiento y por nacionalización, somos venezolanos etc. lo cual no nos hace idénticos pero sí iguales actores de nuestra historia, cultura. Iguales ante la Ley! Sólo, pues, cuando este pueblo, todo el pueblo, tenga claridad en la sustentación de sus actos, en la orientación de sus acciones y en la toma de sus decisiones, el Señor, presidente dialogará. La otra circunstancia es cuando está bajo la posesión del miedo. Entonces su discurso y su mímica se hacen piadoso-místicos. ¿No se recuerdan a su regreso de la Orchila, donde lo iban a fusilar (según sus palabras) en sus días más aciagos, los del golpe? Golpe que, como la huelga petrolera, hoy son otro negocio presidencial para su martirologio, cuidadosamente construido por él, coreado por sus beneficiarios, favoritos, etc., medio para su beatificación e instrumento de descalificación y satanización de su adversario. Ayer, rescatado por Baduel, oraba ante las cámaras y parecía un clon pero equivocado de sexo de la Madre Teresa de Calcuta. En Chile, retrotrae el “obsoleto y periclitado” golpe de abril, donde mas que satanizar a Aznar al calificarlo de fascista, no intentó otra cosa que magnificar su martirologio y su grandeza heroica. Erigirse en el sucesor y superador del Libertador, hacerse entre iguales con San Martín, O´Higgins y por si poco fuera, Atahualpa, Tupac Amaru a quienes luego invocaría en su despedida de Chile como fuente y antecesores de su obra, de la cual no tiene por qué arrepentirse. Son sus palabras, a las cuales he sustraído su arrogancia. .

A mi respetado amigo, el Padre Vidal, con quien en su programa de TV tuve el honor de participar a mi entera libertad, quiero decir, digo, que respeto profundamente su compromiso político con el Presidente Chávez, quiero decir, afirmo, que me resultaría interesante que de él saliera una propuesta para la construcción de un socialismo que sin tantos adjetivos como los presidenciales, fuese el espacio político y realidad concreta donde la justicia, la equidad, alcancen a todo el pueblo y de ese pueblo se erradique definitivamente la miseria, la pobreza, la violencia, la inseguridad, donde el Niño Jesús pueda jugar, reír, danzar con todos los niños, seguro de que al hacerse mayor no lo crucificarán etc. Sabe él que comparto igualmente la necesidad de “democratizar” el funcionamiento de la iglesia, si por tal se plantea resolver algunos problemas muy graves, como por ejemplo la ordenación sacerdotal de mujeres, el análisis colectivo de lo real y las propuestas para preservarlo o superarlo; me parece justo se plantee con responsabilidad lo del celibato, etc., pero me resulta insostenible la propuesta que se infiere de la disyunción patria socialismo O muerte, Venceremos con la cual termina su misiva. Digo mas claro aún, absolutamente incompatible con la ética Judea cristiana, absolutamente inadmisible por la ética y teología cristiano católica, e, in extenso, incluida en ella la Teología de la Liberación, sobre cuyas fuentes podría construirse un socialismo de la vida, quizá quise decir un socialismo cristiano…pero este es otro asunto.

Veamos. Sobre lo qué es el socialismo y cómo es y ha sido y cómo podría ser hay demasiada información. Puede aún haber demasiado debate. Debe haberlo. Pero establecerlo como disyuntiva sin saber qué es, sin poder determinarlo es mera manipulación. Es –que curioso- hacerlo el fin de la historia, en paradójica identidad con quienes asumen que el capitalismo es la última y etapa de la vida social, de la existencia humana. El fin de la vida. O se llega al socialismo, reitero que no se sabe qué es, donde queda cada ser en él, o se asume la muerte como la última y la única alternativa. Esta sola observación, esta contrastación sería suficiente en sana lógica, para rechazar tan terrible alternativa, tan inhumana, si así llamarse puede. Pero dejemos a un lado esta identidad, dejemos también la gran preocupación del ser humano por preservar la vida, por hacerla más larga, más bella, mejor, más buena. Y volcamos a la muerte, de manera muy breve dentro del judeo cristianismo. En el Génesis, la muerte es el castigo definitivo que Dios da a la especie por el delito de desobedecerlo. La vida, en cambio, para los humanos, es una dación de sí que nos hace Dios, pues Él es en esencia y existencia la vida plena inagotable. Dios hecho Hombre en su Hijo, tiene por ello que asumir la muerte humana pero ajustada a su misión esencial, la salvación del hombre, y con su resurrección, el conjunto tiene la virtud, por una parte superar la muerte castigo que padecemos desde Adán y por la otra, abrir el camino a la vida, la superación de la muerte. A salvar la distancia entre el hombre y Dios.

Como sería muy largo el trecho, como es demasiado amplia la bibliografía sobre este importantísimo tema, la muerte, apenas si puedo recordar que para la Iglesia Católica, a la cual mi buen amigo pertenece, el Concilio de Orange (529) y el Decreto del Concilio de Trento (1546) reafirman la muerte como consecuencia del pecado de Adán (Y Eva!) y “recientemente” en 1979, como declaración de doctrina de fe, sobre la “glorificación corporal de María” , es como un anuncio del reencuentro definitivo con Cristo, la vida, después de la muerte. No puedo menos de recordar que teólogos como Rahner, Boros, y las visiones de los teólogos protestantes, como Althaus, Elert y otros, han hecho aportes fundamentales a este complejo tema, pero que todos tienen en común la superación de la muerte mediante la resurrección y alcanzar como posibilidad la vida, que es libertad total, la cual en definitiva se hace como una nueva creación en donde alma y cuerpo se encuentran y hacen del ser resucitado, un reencuentro con Dios, un regreso a la vida esencial. Libre de necesidad, libre de la muerte.

Te ruego Vidal, Padre Vidal, que me perdones estas líneas que mejor que yo conoces, estoy seguro, pero “como” en Moliere, casi me hiciste teólogo a palos. Ruego al ilustre maestro a quien no identifico porque su observación es para mí, que me perdone pero creí imprescindible reflexionar sobre estos temas que duelen en mi alma.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba