Opinión Nacional

¿Resurgirá la izquierda democrática?

Tanto en Venezuela como en el mundo, parece posible un resurgimiento de la izquierda democrática, que durante un cuarto de siglo se encontraba débil frente a la derecha neoconservadora y algunos núcleos de “izquierda” neo-estalinista.

El escenario sociopolítico global sufrió un vuelco hacia la derecha (triunfo del capital sobre el trabajo) a raíz de la tercera revolución industrial (tecnología de la información) a partir de los años 1970. La acelerada sustitución del trabajador por procesos automáticos y la explotación globalizada del trabajo, junto a los correspondientes paradigmas ideológicos, condicionó el colapso de la URSS y, por otra parte, derrotas o retrocesos de fenómenos democráticos progresistas: el sindicalismo, el “Estado del bienestar”, el tercermundismo y la socialdemocracia. La recesión económica iniciada en 2007-2008, empeoro aún más la situación de los asalariados y excluidos e intensificó la concentración de la riqueza en pocas manos. Ante estos fenómenos, la izquierda democrática internacional inicialmente se mostró tímida y a veces llegó a subordinarse al neoliberalismo. Sin embargo, desde las bases populares, protestatarias contra políticas antisociales, han nacido presiones que los liderazgos socialdemócratas y demócratas de centroizquierda ya no pueden ignorar y que los obligan a reasumir posiciones de lucha social. El fenómeno es particularmente significativo en Estados Unidos, epicentro del capitalismo financiero internacional.

En Venezuela, la izquierda democrática (AD y otros que se salieron de ella, así como disidentes democráticos del PCV) fue debilitada por los mismos procesos de transformación que afectaron el mundo y que hundieron la América Latina en los rigores de la “década perdida”. El deterioro económico, social, político, ideológico y moral resultante, en nuestro caso, dio al traste con la democracia y a partir de 1999 encumbró un régimen personalista orientado hacia la adopción del neo-estalinismo, a la vez que enriquece a una corrupta burguesía burocrática. Su presunto “izquierdismo” ha atraído a algunos sectores de la anterior izquierda democrática. Sin embargo, los núcleos esenciales de la socialdemocracia, y fuerzas afines, se encuentran unidos al resto de la oposición democrática –incluidos sus grupos de centro y centroderecha- para dar la primera batalla, por el restablecimiento de una libertad política, en la cual sea posible el debate civilizado entre fórmulas socialdemócratas y neoliberales. Por otra parte, como la vida tiende a borrar la distinción entre lo “sucesivo” y lo “simultáneo”, la izquierda democrática venezolana siente la creciente presión de una mayoría popular que anhela una democracia social y progresista. Por ello apresurará la presentación de su visión a largo plazo, de una sociedad muy libre a la vez que justa y solidaria.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba