Opinión Nacional

Revolución farisea en Venezuela

En nuestro país se viven tiempos difíciles, la dignidad humana es un valor de poca categoría que depende del nivel de compromiso de cada venezolano con el régimen totalitario que gobierna. Mientras el gobierno lanza consignas al mundo en la lucha por la desigualdad social, en Venezuela aumenta la pobreza, la libertad y la injusticia social.

¿Quién no tiene la razón si habla en nombre de los pobres y de los menos favorecidos? Por mucha indiferencia e indolencia humana, nadie se atreve a desconocer el valor de la lucha por la desigualdad social, por la libertad, la dignidad y por los olvidados; pero en nombre de la lucha por los pobres, también se han cometido grandes injusticias y violaciones a los derechos humanos.

Venezuela dice no al socialismo porque eso no sirve, la felicidad no está en recibir dádivas a cambio de seguir odiando. La persona con mas fortuna y poder, puede sentir el mismo odio e infelicidad que cualquiera que ha perdido la capacidad de amar a los demás. La felicidad no está en el dinero ni en el poder, como en el fondo invita la consigna socialista, la felicidad es espiritual, está en la calidad de satisfacción que siente cada persona, con respecto a su vida y con el resto de la gente.

La caridad y la solidaridad social no es socialismo, éstos son valores universales de la humanidad. El socialismo es la invitación a destruir para tener poder y riqueza en nombre de la justicia, la caridad y la solidaridad social.

Hacer bien a los demás, amar al prójimo y dar algo de uno mismo al mundo no es socialismo; tener sensibilidad social no es una ideología ni una consigna política, hacer el bien es una actitud y un comportamiento de vida. Todos tenemos la capacidad y el derecho de hacer el bien, sin estar obligados que ser parte de una ideología, una religión, un partido político o de una secta.

El socialismo en Venezuela es robar en nombre de la pobreza mundial.

Si se respeta la dignidad humana, si se vive orientado por el ideal de tener un mundo más justo y libre, cualquier aporte es suficiente. Hace más quien desea lo mejor para el mundo y hace algo, de acuerdo a su capacidad, que quienes hablan mucho y destruyen a otros, por esa causa. No tiene ningún sentido destruir al hombre por el hombre, gritando consignas de igualdad y solidaridad social.

La democracia es la respuesta a la revolución farisea que intenta destruir a Venezuela.

Coordinador de formación
y Gerencia Política
COPEI partido Popular/Zulia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba