Opinión Nacional

Revoquemos la Asamblea Nacional

Ante la nueva andanada de Hugo Chávez contra la democracia venezolana vuelven a aparecer respetables voces que plantean soluciones abstractas o complicadas como la activación del Artículo 350 de la Constitución. El mismo razonamiento que nos llevá a los garrafales errores del 11 de Abril y del Paro Cívico de 2002, de los que nos ha costado demasiado recuperarnos. La revocatoria del mandato a los diputados de la asamblea Nacional, a quienes se les cumplió hace poco la mitad de su período es una solución concreta, factible y letal para los propósitos totalitarios de Chávez.

La Asamblea Nacional, lo sabemos todos, fue electa con una votación mínima, como consecuencia de la abstención del 80 por ciento del electorado, otro error que arrastramos en nuestra cuenta de torpezas, y del cual asumo mi cuota parte de responsabilidad, por cuanto la promovió apasionadamente, influenciado como lo estuve en ese momento por los razonamientos de algunos comunicadores que se instituyeron entonces en una especie de conciencia de los venezolanos opuestos a éste nefasto régimen.

La única razón para que Venezuela soporte a un gobierno de ésta calaña es la ausencia absoluta de un liderazgo opositor medianamente competente. Desgraciadamente nuestros partidos políticos quedaron en manos de nulidades engrandas, carcomidas por el clientelismo y que no pueden vivir sin el dinero fácil, lo que les lleva a aceptar negociaciones inverosímiles con el gobierno y hasta con el mismísimo demonio, si fuese el caso. El interés del pueblo es algo muy distante para nuestros políticos sean chavistas o de oposición. El pueblo cada día se separa más de ambos extremos, al no verse representado en ellos.

La depauperación de la calidad de vida, la paulatina pérdida de la libertad que implican las medidas de todo tipo adoptadas por Chávez, y el acoso del hampa, de la inflación y la amenaza del hambre que se nos viene encima si se desata una crisis económica mundial y nuestros ingresos caen, como es lógico que caigan si quienes compran nuestro petróleo se ven en aprietos para pagárnoslo, y además por las políticas soberanas del socialismo del siglo XXI vamos destruyendo a todo el que sea capaz de producir algo en Venezuela.

El caso de las inhabilitaciones, la imposición abrupta e ilegal de las 26 leyes, la actitud perruna del Tribunal Supremo de Justicia y del Contralor General de la República, el bochornoso accionar de la Fiscalía General y el manejo hiper alegre e hiperrirresponsable del Tesoro Público y el rescate de la democracia son algunas de las cosas que podríamos solucionar sencillamente si revocamos a la Asamblea Nacional.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba