Opinión Nacional

Rompiendo el Hechizo: La Religión como Fenómeno Natural

Daniel Clement Dennett; nació en 1942 en Boston, Massachusetts, es un prominente Filósofo estadounidense. Comenzó su formación universitaria en la Academia Phillips Exeter, obtuvo su Licenciatura en Filosofía en la Universidad de Harvard y su Doctorado en Filosofía en la Universidad de Oxford. En la actualidad es el Profesor de Filosofía de la Cátedra Austin B. Fletcher y Co-Director del Centro de Estudios Cognoscitivos de la Universidad de Tufts, de Boston, Massachusetts. Dennett es un Laureado Humanista de la Academia Internacional de Humanismo; y autor de los siguientes otros libros: Content and Conciousness (Contenido y Conciencia) Brainstorms (Tormentas Cerebrales); The Mind’s I (El Yo de la Mente)—junto con Douglas Hofstadter—Elbow Room (Espacio para Respirar); The Intentional Stance (La Postura Intencional); Consciousness Explained (La Conciencia Explicada); Darwin’s Dangerous Idea (La Peligrosa Idea de Darwin) Kinds of Mind (Tipos de Mente); Brainchildren (Niños Cerebrales); Freedom Evolves (La Libertad Evoluciona) y Sweet Dreams (Dulces Sueños). Vive actualmente en North Andover, Massachusetts.

Este libro fue publicado en 2006 por Viking Penguin, miembro del Grupo Penguin, Inc, U.S.A. 375 Hudson Street, Nueva York 10014, Estados Unidos de América y simultáneamente en Toronto, Canadá; Londres, Inglaterra; Dublín, Irlanda; Camberwell, Australia; Nueva Deli, India; Albany, Nueva Zelanda; y Johannesburgo, Sudáfrica.

LA EVOLUCIÓN DE LA BUROCRACIA RELIGIOSA

CAPÍTULO PRIMERO

La Música de la Religión

No llego a tener ningún significado si no obtengo ese swing —Duke Ellington

La afirmación principal de este capítulo es que la religión popular se transformó en religión organizada mucho en la misma forma en que la música popular dio origen a lo que podríamos llamar música organizada: músicos y compositores profesionales, representaciones y normas por escrito, salas de concierto, críticos, agentes, y el resto.

En ambos casos, el cambio ocurrió por muchas razones pero mayormente porque; a medida que las personas se hicieron más y más reflexivas sobre sus prácticas y sus reacciones, ellos podían convertirse en más y más inventivos en sus exploraciones del espacio de posibilidades.

Tanto la música como la religión se convirtieron gradualmente en más “artísticas” o sofisticadas; más elaboradas, más en una producción. No necesariamente mejor en ningún sentido absoluto, pero más capaces de responder a las demandas crecientemente complicadas de personas que eran biológicamente casi iguales a sus distantes antepasados pero culturalmente engrandecidos, tanto en equipamiento como en responsabilidades.

Existe artificio en el diseño y la ejecución de las prácticas religiosas; como lo sabe todo aquél que alguna vez haya sufrido una ceremonia religiosa conducida ineptamente. Un sacerdote que es prosaico y que habla con pausas y repeticiones involuntarias; una aburrida liturgia, canciones trémulas del coro; las personas que olvidan cuando ponerse de pie y lo que deben decir—tal fallido desempeño puede espantar hasta al mejor de los intencionados entre los congregantes.

Ocasiones celebradas más artísticamente pueden elevar a la congregación hasta un sublime éxtasis. Nosotros podemos analizar el artificio en los textos y ceremonias religiosas igual a como podemos analizar el artificio en literatura, música, danza, arquitectura, y otras artes. Un buen profesor de teoría musical, puede desmantelar una sinfonía de Mozart o una cantata de Bach y mostrarle a usted como las varias características de diseño funcionan para lograr su “magia”; pero algunas personas prefieren no investigar estos asuntos, por la misma razón que ellos no quieren que los trucos de los magos de escenario le sean explicados: para ellas, las explicaciones disminuyen la “maravilla”.

Puede que así sea, pero compare al asombro incomprensible con el cual el ineducado musicalmente confronta a una sinfonía a la igual apreciación superficial de alguien en un partido de fútbol que desconoce las reglas sobre los puntos finos del juego; y solamente ve un montón de patadas a la pelota de un lado a otro y carreras vigorosas alrededor. ¡Tremenda acción! Podrían exclamar ellos sinceramente; pero se están perdiendo la mayor porción de la excelencia en oferta. Mozart y Bach—y el Manchester United—merecen algo mejor. Los diseños y las técnicas de la religión también pueden ser estudiadas con la misma curiosidad objetiva, con valiosos resultados.

Considere adoptar la misma actitud inquisitiva hacia la religión; especialmente hacia su propia religión. Es una amalgama de brillantes obras de teatro y estratagemas finamente entonadas capaces de mantener a las personas cautivadas y leales durante toda su vida; elevándolas por encima de su egoísmo y maneras mundanas; mucho en la misma manera en que lo hace la música; pero mucho más.

Entender como funciona es tanto como un preámbulo para su mejor apreciación; para hacerla funcionar mejor, como lo es tratar de desmantelarla. Y el análisis que estoy urgiendo es; después de todo, simplemente la continuación del proceso reflexivo que ha llevado a la religión al estado en el cual se encuentra. Cada sacerdote de cada fe, es como un músico de Jazz, manteniendo vivas las tradiciones al interpretar los amados estándares en la forma en que se supone que deben ser interpretados; pero además, midiendo y decidiendo; reduciendo el paso o acelerándolo; eliminando o añadiendo otra frase; mezclando lo familiar con lo novedoso en precisamente las correctas proporciones para cautivar las mentes y los corazones de los escuchas que asisten.

Los mejores desempeños no son simplemente parecidos a la buena música; ellos son un tipo de música. Escuche los sermones grabados del Reverendo C. L Franklin (el padre de Aretha Franklin, y famoso entre los predicadores del evangelio, antes de que ella grabase cualquiera de sus éxitos); o del Predicador Bautista blanco, Brother Sherfey (El Hermano Sherfey); por ejemplo. 1

[Acotación del Traductor: Aretha Louise Franklin; nacida en 1942 en Memphis, Tennessee, Estados Unidos de América, pero criada en Detroit, Michigan, es una cantante de música evangélica (gospel music), música del alma (soul music) y música de Ritmos y Tristezas (Rythm and Blues); pero también interpreta, jazz, rock y música pop. Su más famosa canción es “Respect” (“Respeto”, de la década de 1960) Ella es mejor conocida como “La Reina del Soul” ; “Lady Soul” (la Dama de la Música del Alma) y más afectuosamente: “Sister Re”. (Hermana Respeto)

Usted puede adquirir un Disco Compacto con los Sermones del Reverendo C. L. Franklin en Internet, en la siguiente U.R.L.: http://www.amazon.com/s/ref=nb_ss_gw/002-7671601-2538439?url=search-alias%3Daps&field-keywords=Reverend+C.+L.+Franklin&Go.x=11&Go.y=10&Go=Go ]

Tales artistas-compositores no son sólo vocalistas; su instrumento es su congregación; y ellos la tocan con el apasionado; pero educado, arte de un violinista a quien le han confiado un Stradivarius. [Violín del más famoso fabricante de violines del mundo; el italiano Antonio Estradivari—1664-1737—]. Adicionalmente, a los efectos inmediatos de hoy—una sonrisa o “Amén”, o ¡Aleluya!—y efectos a corto plazo—regresar a la iglesia el domingo siguiente, poner otro dólar—2.150 bolívares—en el “cepillo” de la limosna—existen efectos a largo plazo.

Letra de la canción “Respect” (Respeto) de Aretha Franklin

(oo) What you want Lo que tú quieres
(oo) Baby, I got Bebé, yo lo tengo
(oo) What you need Lo que tú necesitas
(oo) Do you know I got it? ¿Sabes tú que lo tengo?
(oo) All I’m askin’ Todo lo que estoy pidiendo
(oo) Is for a little respect when you come home (just a little bit) Es un poquito de respeto
cuando vienes a casa
(sólo un poquito)
Hey baby (just a little bit) when you get home Hey bebé (sólo un poquito)
Cuando vienes a casa
(just a little bit) mister (just a little bit) (sólo un poquito) señor
(sólo un poquito)
I ain’t gonna do you wrong while you’re gone No voy ha hacer nada malo
Cuando tú no estás
Ain’t gonna do you wrong (oo) ‘cause I don’t wanna (oo) No voy a hacer nada malo
Porque no quiero
All I’m askin’ (oo) Todo lo que estoy pidiendo
Is for a little respect when you come home (just a little bit) Es un poquito de respeto cuando vienes a
casa (sólo un poquito)
Baby (just a little bit) when you get home (just a little bit) Bebé (sólo un poquito) Cuando vienes a casa
(sólo un poquito)
Yeah (just a little bit) Sí, (sólo un poquito)
I’m about to give you all of my money Te voy a dar todo mi dinero
And all I’m askin’ in return, honey Todo lo que pido a cambio, miel
Is to give me my profits Es que me des ganancias
When you get home (just a, just a, just a, just a) Cuando llegues a casa (sólo un; sólo un; sólo
un, sólo un)
Yeah baby (just a, just a, just a, just a Sí, bebé (sólo un; sólo un; sólo un, sólo un)
When you get home (just a little bit) Cuando llegues a casa (sólo un poquito)
Yeah (just a little bit) Sí, (sólo un poquito)
—— instrumental break —— –intermedio instrumental—
Ooo, your kisses (sweeter than honey) Ooo tus besos más dulces que la miel
And guess what? (oo) ¿Y sabes qué?
So is my money (oo) También lo es mi dinero
All I want you to do (oo) for me Todo lo que quiero que hagas Por mí
Is give it to me when you get home (re, re, re ,re) Es que me lo des cuando llegues A casa
re, re)
Yeah baby (re, re, re ,re) Sí, bebé (re, re, re, re)
Whip it to me (respect, just a little bit) Dámelo rápido (respeto, sólo un poquito)
When you get home, now (just a little bit) Cuando llegues a caso, ahora (sólo un
poquito)
R-E-S-P-E-C-T R-E-S-P-E-T-O
Find out what it means to me Averigua lo que significa para mí
R-E-S-P-E-C-T R-E-S-P-E-T-O
Take care, TCB Cuídate, TCB (cuídate bebé)
Oh (sock it to me, sock it to me, Oh (lánzamelo, lánzamelo)
sock it to me, sock it to me) Lánzamelo, lánzamelo)
A little respect (sock it to me, sock it to me, Lánzamelo) Un poquito de respeto (Lánzamelo,
sock it to me, sock it to me) lánzamelo, lánzamelo)
Whoa, babe (just a little bit) a Quien, bebé (sólo un poquito)
A little respect (just a little bit) Un Poquito de respeto (sólo un poquito)
I get tired (just a little bit) Me canso (sólo un poquito)
Keep on tryin’ (just a little bit) De mantenerme tratando (sólo un poquito)
You’re runnin’ out of foolin’ (just a little bit) Se te están acabado las escapadas (sólo un
poquito
And I ain’t lyin’ (just a little bit) Y no estoy mintiendo (sólo un poquito)
(re, re, re, re) ‘spect (re, re, re, re) ‘speto
When you come home (re, re, re ,re) Cuando vengas a casa (re, re, re, re)
Or you might walk in (respect, just a little bit) O puedes entrar (respeto, sólo un poquito)
And find out I’m gone (just a little bit) Y encontrar que me he ido (sólo un poquito)
I got to have (just a little bit) Tengo que tener (sólo un poquito)
A little respect (just a little bit) Un poquito de respeto (sólo un poquito)

Al escoger cuales pasajes de las Escrituras van a ser replicados esta semana, el sacerdote le da forma no sólo al orden de la ceremonia religiosa, sino también a las mentes de la congregación.

A menos que usted sea un destacado y raro académico, usted lleva consigo en su memoria personal sólo una fracción de los libros sagrados de vuestra fe—aquellos que usted ha oído una y otra vez desde la niñez; algunas veces entonándolos al unísono con la congregación, así usted haya memorizado o no, deliberadamente cualquiera de ellos.

Exactamente como la mentes latinas de la antigua Roma le dieron paso a las mentes francesas, italianas y españolas, las mentes cristianas de hoy son totalmente diferentes a las mentes de los primeros cristianos. Las grandes religiones de hoy son tan diferentes de sus versiones ancestrales, como la música de hoy es diferente de la música de las antiguas Roma y Grecia. Los cambios que han sido establecidos están lejos de haber sido al azar. Ellos han seguido el rastro de la incansable curiosidad y las cambiantes necesidades de nuestra culta especie.

La capacidad humana para reflexionar da lugar a la capacidad de notar y evaluar patrones en nuestro propio comportamiento (“¿Porqué sigo siendo engañado por eso?”; “Eso pareció una buena idea en su tiempo, pero porqué?”…) Esto mejora nuestra capacidad para representar futuros prospectos y oportunidades, los que a su vez, amenazan la estabilidad de cualquier mal-fundamentada práctica social, que no puede sobrevivir ante tal escéptica atención.

Una Vez que las personas comienzan “a darse cuenta” un sistema que ha “funcionado” durante generaciones puede implosionar de la noche a la mañana. Las tradiciones pueden erosionarse más rápidamente que los muros de piedra y los techos de baldosas; y el mantenimiento preventivo de los credos y prácticas de una institución puede convertirse en una ocupación a tiempo completo a cargo de profesionales. Pero no todas las instituciones obtienen; o solicitan, tal mantenimiento.

CAPÍTULO SEGUNDO

La Religión Popular como
Conocimiento Práctico

Entre los Nuer es particularmente auspicioso sacrificar un toro; pero como los toros son particularmente valiosos, un pepino también sirve finamente en la mayoría de los casos.

—E. Thomas Lawson y Robert N McCauley: Llevando el Ritual a la Mente

[Acotación del Traductor: Los Nuer: Son una confederación de tribus ubicadas en el Sur de Sudán y Etiopía occidental; son uno de los grupos étnicos más numerosos; y se dedican al pastoreo de ganado del que dependen para casi cada aspecto de su vida diarias. Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Nuer ]

Frente al inevitable desgaste y deterioro; ninguna cosa diseñada persiste por largo tiempo sin renovación y replicación. Las instituciones y los hábitos de la cultura humana están tan sujetos a este principio; la segunda ley de la termodinámica, como lo están todos los organismos en instintos biológicos.

Pero no todas las prácticas transmitidas culturalmente, necesitan de un gerente a cargo. Los lenguajes; por ejemplo, no requieren de los servicios de policías del uso ni de la gramática—aunque en los idiomas europeos ellos han tenido por largo tiempo un exceso de estos auto-designados protectores de su integridad.

Una de las principales afirmaciones del capítulo anterior es que las religiones populares son como los lenguajes en éste aspecto: ellas pueden cuidar muy bien de ellas mismas. Los rituales que persisten son aquellos que son auto-perpetuantes, sin importar o no que alguien le dedique un serio esfuerzo al objetivo de mantenerlas.

Los memes pueden adquirir nuevos trucos—adaptaciones—que podrían ayudarlos a asegurar esta longevidad de su linaje sin importar que alguien o no los aprecie. En consecuencia, el asunto de si la religión popular ha proporcionado un claro beneficio a las personas—si los memes que las componen son memes mutualistas, no comensales ni parásitos—puede ser dejado sin respuesta mientras tanto.

Los beneficios de las religiones populares podrían parecer obvios—tan obvios como los beneficios del lenguaje—pero nosotros necesitamos recordarnos a nosotros mismos que un beneficio para la adaptación genética humana no es la misma cosa que un beneficio para la felicidad humana o para el bienestar humano. Lo que nos hace felices pueda que no nos haga más prolijos; que es lo único que le importa a los genes.

Hasta el lenguaje debe ser visto con la misma neutralidad que podamos ensamblar. Quizás el lenguaje es simplemente un mal hábito ¡que sucedió que se diseminó! ¿Cómo puede ser esto en la Tierra? En esta forma: Una vez que el lenguaje se puso de moda entre nuestros antepasados, aquellos que no lo adoptaban rápidamente, eran dejados prácticamente fuera del juego del apareamiento.

Conversa o quédate sin hijos (esto sería la teoría de selección sexual del lenguaje: palabrerías que serían para el Homo sapiens, el equivalente de la cola del pavo real macho. Conforme a esta teoría, podría ser cierto que si ninguno de nosotros no hubiese nunca tenido un lenguaje, todos nosotros lo hubiésemos hecho mejor en cuanto a tener hijos, pero una vez que la costosa ventaja del lenguaje se puso de moda entre las hembras, los machos que no la tenían tendían a morir sin descendencia; así que ellos no podían permitirse no invertir en el lenguaje, por más difícil que este les hiciera sus vidas.)

A diferencia de las plumas de la cola; que usted tendría que hacer crecer con cualquier equipo con el que vuestros padres los hubiesen dotado, los lenguajes se diseminaron horizontalmente—culturalmente—así que necesitamos considerarlos también como ínter actuantes en el drama; con sus propios prospectos de reproducción. En esta teoría, la razón por la cual amamos hablar es como la razón por la cual los ratones infectados con el Toxoplasma gondii aman provocar a los gatos—los lenguajes han esclavizados a nuestros pobres cerebros y nos han convertido ¡en ansiosos cómplices de su propia propagación!

Esa es una hipótesis traída por los cabellos; porque las contribuciones del lenguaje a la adaptación genética son todas demasiado obvias. Existen ahora más de seis mil millones de nosotros abarrotando al planeta y monopolizando sus recursos; mientras nuestros parientes más cercanos, los bonobos, chimpancés, orangutanes, y gorilas sin lenguaje, están todos amenazados de extinción.

Bonobo Chimpancé Orangután Gorila

Poniendo a un lado las hipótesis de que nuestra capacidad para correr o de que nuestra calvicie son el secreto de nuestro éxito; podemos estar completamente seguros de que los memes del lenguaje han sido mejoradores de la adaptabilidad mutualistas, no parasitarios. Aún así, enmarcar hipótesis nos recuerda a nosotros que la evolución genética no promociona directamente la felicidad o el bienestar; a ella sólo le preocupa que nuestros descendientes sobrevivan para producir nietos y así.

Las religiones populares pueden muy bien haber desempeñado un importante papel en la propagación del Homo sapiens; pero eso no lo sabemos todavía. El hecho; hasta donde sabemos, de que todas las poblaciones humanas hayan tenido religiones populares no establece eso, porque todas también han tenido el resfriado común—el que; hasta donde sabemos, no es mutualista.

¿Por cuánto tiempo pudieron nuestros antepasados llevar consigo a las religiones populares antes de que la reflexión comenzó a transformarlas? Nosotros podemos obtener alguna perspectiva sobre esto mirando a otras especies. Es obvio que las aves no necesitan entender los principios de la aerodinámica que dicta las formas de sus alas. Es menos obvio—pero también cierto—que las aves pueden participar sin entender en rituales tan elaborados como lecks—los lugares de reunión para aparearse; algunas veces llamados los “clubes nocturnos de la naturaleza”—donde las hembras de una población local de una especie, se reúnen para observar el desempeño de las competencias entre los machos; quienes strut su asunto.

[Acotación del Traductor: Strut: Caminar con vanidad, en una postura pomposa, con la cabeza en alto y el pecho hacia afuera, como esperando impresionar q quienes observan. Fuente:
http://dictionary.reference.com/browse/strut ].

Urogallo Grullas Gallo de la Pradera

La racionalidad de los leks que también son hallados en algunos mamíferos, peces, y hasta en insectos, es clara: los leks pagan por sí mismos como métodos eficientes de selección de pareja bajo condiciones especificables. Pero los animales que participan en leks no necesitan tener un entendimiento de porqué hacen lo que hacen. Los machos se pavonean y dejan de pavonearse, y las hembras prestan atención y dejan que sus decisiones sean guiadas por los “dictados de sus corazones”, los que sin que ellas lo sepan, han sido moldeados por la selección natural durante muchas generaciones. 2

¿Podría nuestra proclividad a participar en rituales religiosos tener una explicación similar? El hecho de que nuestros rituales son transmitidos a través de la cultura; no de los genes, no descarta este prospecto en lo absoluto. Nosotros sabemos que los lenguajes específicos son transmitidos a través de la cultura; no de los genes, pero también ha existido una evolución genética que ha entonado a nuestros cerebros para una más apta adquisición y uso del lenguaje. 3

Nuestros cerebros han evolucionado hasta convertirse en procesadores de palabras más eficientes; y ellos podrían también haber evolucionado hasta convertirse en más eficientes en la transmisión cultural de los hábitos de las religiones populares. Ya hemos visto como la hipnotizabilidad podría ser el talento para el cual el centro ¿Para qué? imaginado en el capítulo tercero ha tomado forma. La sensibilidad hacia el ritual (y hacia la música) podría ser parte del paquete.

Realmente no existe razón para suponer que los animales tengan alguna idea de porque hacen lo que hacen instintivamente; y los seres humanos no son una excepción: Los propósitos más profundos de nuestros “instintos” son raramente transparentes para nosotros. La diferencia entre nosotros y otras especies es que nosotros ¡somos la única especie a la que le importa esta ignorancia!.

A diferencia de otras especies; nosotros sentimos una necesidad general de entender, así que aunque nadie tenía que entender o intentar ninguna innovación en los diseños que crearon a las religiones populares, debemos reconocer que las personas, al ser naturalmente curiosas y reflexivas, y al poseer un lenguaje con el cual enmarcar y re-enmarcar sus maravillas, probablemente—a diferencia de las aves—se preguntaron a sí mismas de qué trataban todos esos rituales.

No todas las personas. Aparentemente, la picazón de la curiosidad no es fuerte en algunas personas.

A juzgar por las variaciones observables alrededor hoy; es una apuesta justa el que sólo una pequeña minoría de nuestros antepasados alguna vez tuvo el tiempo o la inclinación para cuestionar las actividades en las que ellos mismos se encontraban involucrados junto a sus parientes y sus vecinos.

Nuestros antepasados cazadores y recolectores en tiempos paleolíticos pudieron muy bien haber vivido una vida relativamente fácil; con abundantes alimentos y tiempo libre (Sahlins, 1972), comparado con el duro trabajo que era requerido para lograr sobrevivir una vez que la agricultura fue inventada hace más de diez mil años; y la población creció explosivamente.

Desde el comienzo de la agricultura; en el período neolítico, hasta; de hecho, muy recientemente en la escala biológica—durante las últimas doscientas generaciones—la vida para casi todos nuestros antepasados fue; como Hobbes dijo famosamente, malvada, brutal y corta; con unos pocos y breves espacios de tiempo libre durante el cual convertirse en…teoréticos.

Así que probablemente es seguro imaginarse que el pragmatismo comprimía sus horizontes. Entre las gemas de su sabiduría popular halladas por todo el mundo está la idea de que poco conocimiento podía ser una cosa peligrosa.

Un corolario no notado a menudo, es que algunas veces podría en consecuencia ser más seguro sustituir a un potente mito con conocimiento incompleto. Como lo puso el antropólogo Roy Rappaport en su último libro:

…en un mundo donde los procesos para gobernar sus elementos físicos son desconocidos en gran medida, y aún en un mayor grado impredecibles, el conocimiento empírico de tales procesos no puede reemplazar al respeto por sus más o menos misteriosas integridades; y podría ser más adaptivo—es decir, más cierto—cubrir a esos procesos con velos sobrenaturales que exponerlos a los malos entendidos que podrían ser estimulados por un entendimiento naturalista empíricamente exacto.

Las demandas prácticas de descubrir una forma de armar los pedacitos del rompecabezas de la vida; apresuradamente, no son las mismas que las demandas prácticas de la ciencia; y como Dunbar (2004, p. 171) observa: “La ley de ganancias decrecientes significa que siempre existirá un punto después del cual no vale la pena invertir tiempo y esfuerzo para averiguar la subyacente realidad. En las sociedades tradicionales; cualquier cosa que haga el truco, será suficiente”.

[Acotación del Traductor: La Ley de Ganancias Decrecientes, es la más conocida de las leyes de la economía, la cual establece que cuando cualquier factor de la producción; mano de obra, por ejemplo, es incrementado mientras los otros factores; como capital y tierra, son mantenidos constantes, el producto final por unidad del factor variable eventualmente disminuirá. En lenguaje más común: Ganancias Decrecientes es cuando cualquier tasa de ganancias, producción, beneficios, más allá de cierto punto, falla en incrementarse en forma proporcional a la inversión añadida en forma de esfuerzo o habilidad. Fuente:
http://dictionary.reference.com/browse/diminishing%20returns].

Así que nosotros podemos esperar que nuestros antepasados; sin importar cuán curiosos fuesen por temperamento, hacían prácticamente lo mismo que nosotros hacemos todavía hoy: confiar en lo que “todo el mundo sabe”. La mayoría de lo que (usted piensa) que sabe, usted lo acepta de buena fe.

Yo no quiero decir fe religiosa, sino algo mucho más simple: la política práctica, siempre revisable, de simplemente confiar en la primera cosa que se nos ocurra sin obsesionarnos porqué lo hacemos.

¿Cuáles son las probabilidades de que “todo el mundo” esté simplemente equivocado al pensar que bostezar es inofensivo o que debemos lavarnos las manos después de ir al baño? (¿Recuerdan aquellos “bien saludables bronceados de playa” que nos encantaban?). A menos que alguien publique un estudio que nos sorprenda a todos, nosotros confiamos en que el sentido común y los refranes que obtuvimos de nuestros mayores y otros, son correctos.

Y somos sabios en pensar eso. Nosotros necesitamos enormes cantidades de conocimiento común para que nos guíe en nuestra vida; y no hay tiempo para escoger entre todo eso; comprobando cada ítem para ver si es cierto. 4

Y así, en una sociedad tribal en la cual “todo el mundo sabe” que usted necesita sacrificar un chivo para tener un bebé saludable; es mejor que usted se asegure de sacrificar a un chivo. Es mejor estar seguro que arrepentido.

Esta característica marca una profunda diferencia entre la religión popular y la religión organizada: aquellos que practican la religión popular no piensan que ellos están practicando una religión en lo absoluto. Sus prácticas “religiosas” son una parte perfectamente consistente de sus vidas prácticas; junto con cazar y recolectar o arar y cosechar. Y una forma de decir que ellos realmente creen en las deidades a la cual le ofrecen los sacrificios, es que ellos no están siempre hablando de en cuanto creen en sus deidades—no más que usted y yo asegurándonos el uno al otro que creemos en los gérmenes y en los átomos. Adonde no existe una duda ambivalente sobre la cual hablar, no existe necesidad de hablar de fe.

La mayoría de nosotros sabe sobre los átomos y los gérmenes sólo de oídas, y sería vergonzosamente incapaz de dar una buena respuesta si un antropólogo marciano nos preguntara cómo sabemos nosotros que esas cosas existen—ya que nadie puede verlas o escucharlas, o probarlas o tocarlas. Si nos presionan, la mayoría de nosotros probablemente cocinaría algún seriamente equivocado refrán o dicho popular sobre estas invisibles (¡pero muy importantes!) cosas.

Nosotros no somos los expertos—simplemente seguimos lo que “todo el mundo sabe”; que es exactamente lo mismo que hace la gente tribal. Lo que sucede es que sus expertos están equivocados. 5

Muchos antropólogos han observado que cuando ellos preguntan a sus informantes nativos sobre detalles “teológicos”—que están haciendo sus dioses; sus historias específicas, y sus métodos para actuar en el mundo—sus informantes encuentran a todas esas preguntas desconcertantes. ¿Porqué debe esperarse que ellos sepan o les importe eso? Dada esta ampliamente reportada reacción, no deberíamos descartar a la corrosiva hipótesis de que muchas de las doctrinas verdaderamente exóticas y argumentablemente incoherentes, que han sido desenterradas por los antropólogos durante años, son artefactos de inquisición y no credos preexistentes.

Es posible que los persistentes interrogatorios de los antropólogos hayan compuesto una especie de ficción inocentemente colaboradora. Los dogmas recién acuñados y cristalizados generados cuando un interrogador y un informante conversan hasta que resulte un relato con el cual ambos estén de acuerdo. Los informantes creen profundamente en sus dioses—“!Todo el mundo sabe que ellos existen!”—pero ellos podrían nunca antes haber pensado sobre esos detalles (¡quizás nadie lo ha hecho en la cultura!), lo que explicaría porqué sus convicciones son vagas e indeterminadas. Obligados a detallar, ellos dan detalles, tomando sus guías de las preguntas planteadas. 6

En el próximo capítulo, veremos algunas asombrosas implicaciones de estos asuntos metodológicos, una vez que hayamos esbozado más de un relato para que sirva de nuestro banco de pruebas. Por el momento, ayudaría si usted se coloca dentro de los zapatos de un informante de los antropólogos.

Ahora que el mundo moderno con sus complejidades particulares está descendiendo sobre las personas tribales, ellas tienen que hacer revisiones totales a sus visiones sobre la naturaleza; y, para sorpresa de nadie, este prospecto es descorazonante para ellas. Me atrevo a decir que si los marcianos arribasen con tecnologías maravillosas que nos pareciesen “imposibles” a nosotros, y nos dijesen que tenemos que abandonar a nuestros gérmenes y átomos y aceptar sus programas, sólo los más rápidos de mente entre nuestros científicos harían la transición rápida y entusiastamente.

El resto de nosotros nos aferraríamos a nuestros queridos y viejos átomos y gérmenes por tanto tiempo como pudiésemos, diciéndoles; de hecho, a nuestros niños cómo el agua está compuesta de átomos de hidrógeno y oxígeno—por lo menos eso es lo que siempre nos dijeron—y les advertiríamos sobre los gérmenes, sólo para mantenernos del lado seguro.

Lo que luce magnificado y en forma amenazadora en la vida de toda persona es el problema de ¿Qué hacemos ahora?, y existen pocas incomodidades más estresantes que la incertidumbre de no saber que hacer; o qué pensar, cuando novedades desconcertantes nos golpean. En tiempos como esos; todos buscamos refugio en lo que nos es familiar. Lo intentado y comprobado como cierto; ya podría no ser cierto, pero es intentado, porque nos da algo que hacer que nosotros sabemos como hacerlo. Y usualmente, funciona muy bien; tan bien, como siempre lo hizo en todos los casos.

CAPÍTULO TERCERO

Reflexiones intranquilizantes y el Nacimiento del Secreto en la Religión

Usted puede engañar a todas las personas por algún tiempo; y puede engañar a algunas personas todo el tiempo; pero usted no puede engañar a todas las personas todo el tiempo.

—Abraham Lincoln

Aquellos a quienes su palabra fue revelada siempre estaban solos en algún lugar remoto, como Moisés. Tampoco había nadie más alrededor cuando Mojámed recibió la palabra. El mormón Joseph Smith y la científico-cristiana Mary Baker Eddy, tuvieron audiencias exclusivas con Dios. Nosotros tenemos que confiar en ellos como reporteros—y usted sabe como son los reporteros. Todos ellos harían cualquier cosa por una noticia.

—Andy Rooney: Sinceramente Andy Rooney

La física y la biología populares de todos los días; y la sicología popular funcionan muy bien en general. Y lo mismo hace la religión popular. Pero ocasionalmente surgen dudas.

Las reflexiones exploratorias de los seres humanos tienen la costumbre de crecer como una bola de nieve cuesta abajo hasta convertirse en olas de dudas; y si éstas amenazan nuestra ecuanimidad, puede esperarse que nos agarremos de cualquier respuesta que logre un consenso o minimice los daños.

Bola de nieve luego de rodar cuesta abajo

Cuando la curiosidad sobre un evento inesperado, mete su pie en la puerta que intenta cerrarse en nuestra cara, algo tiene que ceder: “lo que todo el mundo sabe” tiene un contra-ejemplo, o la duda florece en forma de un descubrimiento, que conduce al abandono o extinción de la duda sobre un pedacito de sabiduría popular; o el ítem dudoso se asegura a sí mismo con una especie de reparación ad hoc de un tipo o de otro; o entra en alianza con otros ítems que de una manera u otra se colocan a sí mismo fuera del alcance de la comezón del escepticismo. 7

Esta manera de separar el grano del polvo y de la paja, tiene el efecto de secuestrar a un sub-conjunto especial de ítems culturales detrás del velo de la invulnerabilidad sistemática ante su posible desmentido—un patrón hallado casi en cualquier parte en las sociedades humanas.

Cómo han urgido muchos (vea, por ejemplo, a Rapapport, 1979; Palmer y Steadman, 2004), esta división entre las proposiciones que son diseñadas para ser inmunes a los desmentidos y todo el resto, luce como una coyuntura hipotética en la cual nosotros podemos tallar a la naturaleza. En este preciso lugar; sugieren ellos, es donde la (proto-)ciencia y la (proto-)religión se separan.

No es que los dos tipos de conocimiento tradicional no estén completamente mezclados en muchas culturas. La detallada historia natural de una región local, con los hábitos y propiedades de todas las diferentes especies observadas agudamente, está típicamente entremezclada con los mitos y rituales que involucran a estas especies—cuáles deidades informan a cuales aves; cuáles sacrificios necesitan ser ofrecidos antes de cazar cual presa; y así.

La línea divisoria podría; además, ser borrosa en la práctica, con un padre diciéndole a su hijo como los estorninos le envían una señal de alarma a sus congéneres que es escuchada por el puerco silvestre (wild boar); mientras que otro padre le dice a su hijo que él no sabe como el puerco aprende del estornino—quizás un dios porta el mensaje—y este hijo puede contarle a su propio hijo un relato sobre un dios que protege a los estorninos y puercos, pero no a los antílopes.

Estornino Puerco silvestre Antílope

Quienes pretenden ser científicos conocen la tentación: cuando quiera que su teoría favorita produce una predicción que resulta estar equivocada, ¿Porqué no permitir que su hipótesis atraviese por un poquito de metamorfosis para se que convierta en otra que convenientemente no puede ser sometida a prueba, bajo esas precisas condiciones?

Se supone que los científicos sospechen y estén alertas de estas migraciones que se alejan de las refutaciones; pero es una lección difícil de aprender. Aferrarse a una hipótesis y dejar que los hechos tomen la decisión; es un acto anti-natural, y usted tiene que abrazarse a sí mismo para poder llevarlo a cabo. Los shamanes tienen una agenda diferente: ellos están tratando de curar y aconsejar a las personas en tiempo real; y pueden agradecidamente, esconderse detrás del misterio cuando ocurre lo inesperado. (Una caricatura muestra a un médico brujo de pie con una expresión de deprimido frente al cadáver de uno de sus pacientes, diciéndole a la apesadumbrada viuda: “Existe tanto que no sabemos todavía”).

La postulación de efectos invisibles indetectables que (a diferencia de los átomos y los gérmenes) son sistemáticamente inmunes a ser confirmados o refutados, es tan común en las religiones que tales efectos son algunas veces considerados como definitivos.

Ninguna religión carece de ellos. Y cualquier cosa que carezca de ellos no es realmente una religión, por más que se parezca a una religión en otros aspectos.

Por ejemplo, los elaborados sacrificios a los dioses pueden ser hallados en todas partes; y por supuesto, en ninguna parte los dioses emergen de la invisibilidad para sentarse a comer el bello puerco asado o tomarse el vino. En vez de eso, el vino es derramado en la tierra o sobre el fuego; donde los dioses podrían disfrutarlo en una privacidad inobservable; y compartir la comida es llevada a cabo quemándola hasta que se convierta en cenizas o delegándola a los shamanes, quienes comen como parte de sus obligaciones oficiales como representantes de los dioses.

[Acotación del Traductor: En Venezuela, algunas personas cuando abren o descorchan una botella de cualquier bebida espirituosa para compartirla entre amigos, antes de servirle a los comensales vierten una pequeña cantidad en el suelo diciendo: “!Es para los espíritus!”]

Cómo la Dama de la Iglesia; de Dana Carvey exclamaría: “¡Cuán conveniente!”. Como es usual, nosotros no tenemos que implicar a los shamanes; individualmente, o hasta como un difuso grupo de conspiradores, en el diseño de esta racionalidad, ya que ésta puede emerger mediante la replicación diferencial de los ritos; pero los shamanes tendrían que ser bien estúpidos (dense) para no apreciar esta adaptación o hasta la necesidad de desviar la atención lejos de ella.

En algunas culturas, una conveniencia más egalitaria ha emergido: todo el mundo llega a comer la comida que en alguna forma ha sido comida por los dioses invisiblemente y sin destruirla. Los dioses pueden tener su pastel, y nosotros también podemos comerlo. ¿No es riesgosa la transparencia de estos demasiado convenientes arreglos? Sí. Pero casi siempre está protegida por un segundo velo: ¡Estos son misterios más allá de toda comprensión! ¡Ni siquiera trate de entenderlos! Y más a menudo que no, un tercer velo es proporcionado: ¡Está prohibido hacer demasiadas preguntas sobre todos estos misterios!

¿Qué hay de los propios shamanes? ¿Está roma su propia curiosidad debido a estos tabúes? No siempre; obviamente. Al igual que cualquier otro trabajador consciente, puede esperarse que los shamanes noten o sospechen de deficiencias en su propio desempeño y después experimenten con métodos alternativos: “Estoy perdiendo clientes que acuden a otro shamán; ¿Qué está haciendo él que yo no estoy haciendo? ¿Existe una mejor forma de llevar a cabo los rituales de sanación?”.

Una idea familiar sobre la hipnosis es que el hipnotista en alguna forma incapacita a los centinelas del sujeto; los mecanismos de defensa mediante el escepticismo, cualesquiera que ellos sean, que revisan todo material que ingresa para comprobar su credibilidad. (quizás ¡adormece a los guardias!).

Una mejor idea es que el hipnotista no incapacita a los centinelas sino que en vez los convierte en sus cómplices, convirtiéndolos en sus aliados, haciendo que ellos atestigüen a su favor. Una forma de hacer esto es lanzarle a ellos algunos pequeños hechos (“Usted se está sintiendo soñoliento; sus párpados se sienten pesados…”) que ellos pueden chequear por exactitud y confirmar rápidamente. Si no es obvio para el sujeto que el hipnotista conoce estos hechos, esto crea una ligera ilusión de inesperada autoridad (“¿Cómo sabía él eso?”) y entonces el hipnotista; armado con la bendición de los centinelas, can go to town (puede ser exitoso).

Este pedacito de sabiduría popular; más o menos secreta, tiene algún soporte experimental: el éxito que un hipnotista tiene sobre un sujeto es afectado significativamente si al sujeto se le dice por adelantado que el hipnotista es un novato o un experto (Small Kramer, 1969; Coe et al, 1970; Balaschak et al, 1972), y esta táctica ha sido descubierta y explotada una y otra vez por los shamanes.

Por todas partes, son asiduos, discretos recolectores de hechos poco conocidos sobre los individuos que podrían convertirse en sus clientes; y no se detienen allí.

Existen otras formas de demostrar una inesperada maestría. Como nota McClenon (2002), el ritual de caminar sin quemarse sobre una cama de carbones encendidos ha sido observado alrededor del mundo—por ejemplo, en India, China, Japón, Singapur, Polinesia, Sri Lanka, Grecia y Bulgaria.

Dos otras prácticas extendidas por los shamanes son los movimientos de destrezas asombrosas con las manos, como el ocultamiento de entrañas de animales que luego pueden ser “milagrosamente extraídas” del torso de una persona afligida sometida a “cirugía psíquica”; y el truco de ser atado de pies y manos y después en alguna forma hacer que la tienda se sacuda ruidosamente.

En el gigantesco espacio de posibilidades de diseño, estas tres parecen ser las formas más accesibles de crear asombrosos efectos “sobrenaturales” para impresionar a los clientes de uno, ya que han sido descubiertas una y otra vez. “Las cercanas equivalencias entre culturas parecen más que coincidenciales: los shamanes pueden usar formas similares de conjurar sin ningún entrenamiento formal y sin haber tenido contacto con otros que usan las mismas estrategias”; afirma McClenon, así que cualquier “explicación difusa” luce implausible. (p. 149)

Uno de los hechos más interesantes sobre estos inequívocos actos de distorsión fraudulenta de la realidad, es que quienes los practican, cuando son presionados por las preguntas de los antropólogos, exhiben un abanico de respuestas. Algunas veces obtenemos un cándida admisión de que ellos están usando conscientemente los trucos de magia de escenario para engañar a sus clientes; y algunas veces ellos defienden esto como la especie de “deshonestidad sagrada” (a favor de la causa) de la cual habla el teólogo Paul Tillich (vea el Apéndice B). Y algunas veces; más interesantemente, una especie de niebla sagrada de incomprensión y misterio, desciende rápidamente sobre el shamán para protegerlo de cualquier inquisición corrosiva adicional. Estos shamanes no son completamente, estafadores—no todos ellos; en cualquier caso—y aún así, ellos saben que los efectos que logran son secretos de la profesión que no deben ser revelados a los no iniciados por miedo a disminuir sus efectos.

Todo buen doctor sabe que unos pocos trucos simples de auto-preservación que conforman una buena “bedside manner” [Literalmente: “Comportamiento al lado de la cama”, que significa: la forma en que un médico debe conducirse en presencia de un paciente], puede hacer una enorme diferencia. 8 No es realmente deshonesto ¿No es así? Cada sacerdote, cada predicador, rabino e imám; y cada gurú sabe lo mismo; y la misma gradación desde demostrar sabiduría deliberadamente hasta deliberadamente aparentar inocencia, puede ser hallada hoy en las prácticas de predicadores revivalistas; como es revelada vívidamente en Marjoe, el filme documental de 1972 ganador del Premio Oscar que siguió a Marjoe Gortner, un joven predicador evangélico muy carismático, quien perdió su fe, pero regresó como predicador para revelar los trucos del oficio. En este angustiante e inolvidable filme, él demuestra como hace que las personas se desmayen cuando él hace la imposición de manos; cómo las incita a realizar apasionadas declaraciones de su amor por Jesús; cómo logra que vacíen sus carteras en la canasta de la limosna. 9

Marjoe Gortner

[Acotación del Traductor: Marjoe Gortner nació el 14 de enero de 1944 en Long Beach, California, Estados Unidos de América. Es un ex-ministro evangélico que alcanzó alguna fama a finales de la década de 1940 hasta mediados de la década de 1950 cuando se convirtió en el predicador ordenado más joven del mundo a la edad de cuatro años; y después alcanzó una notoriedad total en la década de 1970 cuando protagonizó un filme documental—detrás de escenarios—ganador de un Premio Oscar, sobre el lucrativo negocio de los Predicadores Pentecostales.

Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Marjoe_Gortner. Usted puede adquirir este documental en formato de DVD vía internet en la siguiente URL: http://www.amazon.com/Marjoe-Thoth-Gortner/dp/B000CCW2VG/sr=1-2/qid=1169580100/ref=pd_bbs_sr_2/002-7671601-2538439?ie=UTF8&s=dvd ]

CAPÍTULO CUARTO

La Domesticación de las Religiones

Cuando una raza de plantas está bien establecida, los recolectores de semillas no arrancan las mejores plantas, sino que meramente van hacia sus bancos de semillas y arrancan a las “indeseables” como llaman ellos a las plantas que se desvían del estándar apropiado.

—Charles Darwin: Sobre el Origen de las Especies

Ahora comenzamos a ver, que lo que nosotros llamamos cristianismo—y lo que nosotros identificamos como tradición cristiana—realmente representa sólo una pequeña selección de fuentes específicas, escogidas de entre una docena de otras. ¿Quién hizo esa escogencia y por cuáles razones? ¿Porqué fueron esos otros escritos excluidos y prohibidos como “herejías”? ¿Qué los hacía tan peligrosos?

—Elaine Pagels: Los Evangelios Gnósticos

Las religiones populares emergen de la vida diaria de las personas que viven en pequeños grupos; y comparten características comunes en todo el mundo. ¿Cómo y cuándo metamorfosearon éstas en religiones organizadas?

Existe un consenso general entre los investigadores en que el gran cambio responsable fue la emergencia de la agricultura y de los grandes asentamientos que ésta hizo posibles y necesarios. Los investigadores difieren; sin embargo, sobre qué enfatizar de esta transición mayor.

La creación de almacenajes de alimentos no portátiles; y el resultante cambio hacia una residencia fija, permitió la aparición de una división del trabajo sin precedentes (Seabright, 2004, está especialmente claro sobre esto), y esto a su vez dio lugar a los mercados, y a las oportunidades para nuevas ocupaciones cada vez más especializadas.

Estas nuevas formas en que las personas podían interactuar crearon oportunidades y necesidades novedosas. Cuando usted encuentra que tiene que tratar diariamente con personas que no son sus parientes cercanos, el prospecto de que unas pocas personas de pensamiento parecido formen una coalición que es totalmente diferente a la familia extendida (padres, hijos y otros parientes consanguíneos y afines) debe siempre presentarse a sí misma; y a menudo ser una opción atractiva. Boyer (2001) no está solo al argumentar que la transición entre la religión popular y la religión organizada fue primariamente uno de estos fenómenos del mercado:

A través de la historia, asociaciones de artesanos y otros grupos de trabajadores expertos y especialistas han tratado de establecer precios y estándares comunes y de impedirle a quienes no son miembros de sus asociaciones suministrar servicios comparables. Al establecer un cuasi-monopolio, ellos se aseguran que todos los clientes acudan a ellos. Al mantener precios y estándares comunes, hacen difícil para un miembro de sus asociaciones; particularmente hábil o eficiente, vender a precios más bajos que los establecidos. Así que la mayoría de las personas pagan un pequeño precio por ser miembros de un grupo que les garantiza una porción mínima del mercado a cada uno de sus miembros. [p. 275]

El primer paso para tal organización es uno grande; pero los próximos pasos, de una asociación de sacerdotes o shamanes hacia lo que son; en efecto, empresas (y franquicias, y marcas registradas), son casi inevitables consecuencias de la creciente percepción del conocimiento práctico del mercado de aquellos individuos que se unieron para formar asociaciones en primer lugar.

¿Cui bono? Cuando los individuos comienzan a preguntarse a sí mismos cual es la mejor forma de mejorar y preservar las organizaciones que ellos han creado, ellos cambian radicalmente el foco del asunto, provocando la existencia de nuevas presiones selectivas.

Darwin apreció esto; y uso la transición desde lo que él llamó selección “inconsciente” hacia la selección “metódica”, como un puente pedagógico para explicar su gran idea de la selección natural en el capítulo de apertura de su obra maestra. (Sobre el Origen de las Especies es una grandiosa lectura; de paso. Exactamente a como los ateos leen a menudo “a la Biblia como literatura” y terminan profundamente conmovidos por la poesía y la visión futurista sin ser convertidos; los creacionistas y otros que no pueden convencerse a sí mismos de creer en la evolución, pueden sentir una repentina e intensa sensación al leer el documento fundador de la teoría evolucionaria moderna—cambie o no sus maneras de pensar sobre la evolución.)

En el tiempo presente, eminentes criadores tratan; mediante la selección metódica, con un objetivo distinto en la mira, producir una nueva familia de descendientes o sub-linaje, superior a cualquier otro existente en el país. Pero para nuestros propósitos; un tipo de selección, que podría ser llamada, Inconsciente, y la cual resulta de todo aquél que trata de poseer y criar a partir de los mejores animales individuales, es más importante.

En consecuencia; un hombre que intenta mantener a los pointers naturalmente, trata de obtener perros tan buenos como pueda; y después cría a partir de sus propios mejores perros, pero él no espera ni desea alterar permanentemente al linaje.

Pointer: raza canina

A pesar de eso, no puedo dudar que este proceso, continuado durante siglos, mejoraría y modificaría a cualquier linaje… Existe razón para creer que el King Charles’s spaniel (Spaniel del Rey Charles) ha sido inconscientemente modificado en gran medida desde la época de ese monarca. [pp. 34-35]

King Charles’s spaniel: raza canina

La domesticación; tanto de plantas como de animales, ocurrió sin ninguna intención futurista o invención de parte de los encargados de seleccionar semillas y sementales. ¡Pero qué golpe de suerte para aquellos linajes que fueron domesticados! Todo lo queda de los antepasados de los granos de hoy son parches dispersos de sus hierbas silvestres primas; y los parientes más cercanos sobrevivientes de todos los animales domesticados, podrían ser reunidos en unas pocas arcas.

Derecha: Planta de Maíz y su semilla. Izquierda Hierba Teosinte y su semilla
La hierba teosinte es el antepasado que dio origen al maíz actual

Qué astucia la de las ovejas silvestres al haber adquirido esa tan versátil adaptación: ¡el pastor !. Al formar una alianza simbiótica con el Homo sapiens, las ovejas pudieron contratar fuera de sus empresas sus principales tareas de supervivencia: hallar alimento y evitar a los predadores.

Ellas hasta obtuvieron refugio y cuidados médicos de emergencia como bonos. El precio que ellas pagaron—perder la libertad de seleccionar a su consorte y ser llevada al matadero en vez de ser muerta por un predador (si es que esto es un costo)—es una pequeñez comparada con la ganancia que obtuvo en supervivencia de sus crías.

Pero; por supuesto, no es su astucia la que explica el buen negocio. Fue la ceguera, y la ausencia de una astucia con visión futura de la Madre Naturaleza—de la evolución—lo que ratificó la racionalidad que flota libremente, de este arreglo.

Las ovejas; y otros animales domesticados son, de hecho, significativamente más estúpidos que sus parientes silvestres—porque pueden serlo. Sus cerebros son más pequeños (en comparación al tamaño de sus cuerpos y a su peso), y esto es debido no sólo al hecho de ser criadas por masa muscular (carne).

Debido a que tanto los animales domesticados como sus domesticadores han disfrutado de enormes explosiones de población (pasando de ser menos del uno por ciento de la biomasa de los vertebrados terrestres hace diez mil años atrás, hasta más del noventa y ocho por ciento hoy—vea el Apéndice B), no puede existir duda de que esta simbiosis fue mutualista—mejoradora de la adaptabilidad de ambas partes.

Lo que quiero sugerir es que; junto con la domesticación de plantas y animales, existió un proceso gradual en el cual los memes silvestres (auto-sostenibles) de la religión popular, fueron totalmente domesticados.

Los memes que son lo suficientemente afortunados para tener burócratas a cargo de ellos; personas que trabajarán duro, y que usarán su inteligencia para promover su propagación y protegerlos de sus enemigos, son aliviados de mucha de la carga de mantener vivos sus linajes.

En casos extremos, ellos ya no necesitarán ser particularmente agradables y fáciles de recordar ni apelar a nuestros instintos sensuales en lo absoluto. Los memes de las tablas de multiplicar; por ejemplo, para no decir nada de los memes del cálculo diferencial e integral, difícilmente son agradables para las multitudes, pero aún así, ellos son debidamente propagados por maestros y profesores que trabajan duro—pastores de memes—cuya responsabilidad es la de mantener fuertes a estos linajes.

[Acotación del Traductor: Las Tablas de Multiplicar—comúnmente usadas para enseñar a multiplicar a los niños en edad escolar—son trazados cuadriculados donde las filas y las columnas son encabezadas por los números a ser multiplicados; y en la intersección de cada columna con cada fila está el producto de multiplicar los encabezados de cada columna por los encabezados de cada fila. Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Multiplication_tables; Cálculo: es un método de operaciones matemáticas, especialmente uno de varios métodos altamente sistemáticos para tratar problemas mediante un sistema especial de notaciones algebraicas, como el cálculo diferencial y el cálculo integral. Fuente: http://dictionary.reference.com/browse/calculus]

Los memes silvestres del lenguaje y de la religión popular; en otras palabras, son como ratas y ardillas; como las palomas y los virus de la gripe—adaptados magníficamente para vivir entre nosotros y explotarnos, así nos guste o nos guste a nosotros.

Los memes domesticados; en contraste, dependen de la ayuda de guardianes humanos para seguir existiendo. Las personas han estado leyendo cuidadosamente con la intención de recordar, sus prácticas e instituciones religiosas por tanto tiempo como han estado refinando sus prácticas e instituciones agrícolas; y todos estos reflexivos examinadores tenían agendas [planes preconcebidos]—concepciones individuales o compartidas de lo que era valioso y porqué.

Algunos han sido sabios y otros han sido tontos; algunos ampliamente informados y algunos ingenuos; algunos puros y santos, y algunos venales y viciosos. La hipótesis de Jared Diamond sobre la prácticamente exhaustiva búsqueda por parte de nuestros antepasados de especies domesticables en sus vecindades, (discutido en el capítulo quinto) puede ser extendida.

Los practicantes curiosos habrían también descubierto todo Buen Truco que estuviese en las vecindades más cercanas del Espacio de Diseño de las religiones posibles. Diamond ve la transición desde bandas de menos de cien personas hacia tribus de cientos de clanes o miles de estados de más de cincuenta mil personas como una marcha inexorable “del egalitarianismo hacia la cleptocracia”—gobiernos en manos de ladrones. Hablando de los clanes, él enfatiza:

Cómo lo mejor, ellos hacen bien proporcionando servicios costosos imposibles de ser contratados individualmente. Cómo lo peor, ellos funcionan sin ninguna vergüenza como cleptocracias; transfiriendo la riqueza neta desde los comunes hacia las clases altas… ¿Porqué los comunes toleran la transferencia de los frutos de su duro trabajo a los cleptócratas? Esta pregunta planteada por teoristas políticos desde Platón hasta Marx, es planteada de nuevo por los votantes en cada elección moderna. [1997, p. 276]

Existen cuatro formas; sugiere él, en las que los cleptócratas han tratado de mantenerse en el poder: (1) Desarmando al populacho y armando a las élites; (2) Haciendo felices a las masas distribuyendo mucho del tributo recibido; (3) Usando el monopolio de la fuerza para promover la felicidad, o (4) Construyendo una ideología o religión que justifica a la cleptocracia [p. 277]. ¿Cómo podría una religión soportar a la cleptocracia? Mediante una alianza entre el líder político y los sacerdotes; por supuesto, en la cual, primero que nada, se declara al líder como divino; o descendiente de los dioses; o, como lo pone Diamond, por lo menos teniendo “una línea caliente que intercomunica al líder con los dioses”.

Además de justificar la transferencia de riqueza a los cleptócratas; las religiones institucionalizadas llevan otros dos importantes beneficios a las sociedades centralizadas. Primero, la compartida ideología o religión ayuda a resolver el problema de cómo individuos no relacionados entre sí deben vivir juntos sin matarse el uno al otro—proporcionándoles a ellos un vínculo no basado en el parentesco. Segundo, le da a las personas un motivo; distinto al egoísmo genético, para sacrificar sus vidas a favor de otros. Al costo de unos pocos miembros de la sociedad que mueren en batallas como soldados, toda la sociedad se hace más efectiva en conquistar a otras sociedades y en resistir sus ataques. [p. 278].

Así que nosotros encontramos que los mismos instrumentos son inventados una y otra vez; en casi todas las religiones; y en muchas organizaciones no religiosas también. Nada de esto es nuevo hoy—como dijo Lord Acton hace más de un siglo: “Todo poder tiende a corromper; el poder absoluto corrompe absolutamente”—pero fue nuevo alguna vez; cuando nuestros antepasados estaban explorando por primera vez revisiones de diseños a nuestras más poderosas instituciones.

Por ejemplo; aceptar tener un estatus inferior al de un dios invisible, es una astuta estratagema; sin importar que su astucia sea reconocida conscientemente o no por aquellos que se tropiezan con ella. Aquellos que dependen de ella prosperarán; conscientemente o de otra manera. Como sabe todo subordinado, nuestras órdenes son más eficientes de lo que serían si uno las acompañase con una amenaza de decirle al jefe de más arriba si ocurre una desobediencia. (variaciones de esta estratagema son bien conocidas por los subordinados de la Mafia y por los vendedores de carros usados; entre otros—“Yo mismo no estoy autorizado para hacer una oferta como esa, así que tendré que preguntarle a mi jefe, discúlpeme por un minuto.”).

[Acotación del Traductor: En la cultura popular estadounidense, un vendedor de carros usados es el ejemplo más exacto de una persona mentirosa, manipuladora y especialista en aprovecharse de la ingenuidad de cualquiera que caiga en sus manos]

Esto ayuda a explicar lo que de otra manera es un rompecabezas. Cualquier dictador depende de la fidelidad de sus subordinados más cercanos—en el simple sentido de que cualquiera dos o tres de ellos podrían fácilmente sobreponerse a él (él no puede andar por ahí toda su vida con la daga desenvainada). ¿Cómo hace usted; como dictador, para asegurarse que sus subordinados más cercanos pongan su fidelidad hacia usted por encima de cualquier pensamiento que ellos muy bien podrían tener sobre reemplazarlo a usted? Colocando el miedo hacia un poder más alto en sus cabezas, es una estratagema muy buena. A menudo existe; sin ninguna duda, una détente [Francés: tregua para bajar la tensión]—no mencionada—entre el sacerdote jefe y el rey—cada uno necesita del otro para su poder; y ambos necesitan a los dioses de arriba. Walter Burkert es particularmente maquiavélico en su relato sobre como esta estratagema lleva a su amanecer a la institución de la alabanza ritual, y hace notar su útil complejidad:

Mediante la fuerza de su capacidad verbal [el sacerdote] no sólo se eleva hasta un nivel superior en imaginación, sino que tiene éxito en revertir la estructura de la atención: es el superior quien es obligado a prestar cercana atención a la canción o frase de alabanza del inferior. La alabanza es la forma reconocida para hacer ruido en la presencia de los superiores; en una forma bien estructurada, tiende a convertirse en música. La alabanza asciende a las alturas como el incienso. En consecuencia, la tensión entre alto y bajo es ambos: reafirmada y tranquilizada; cuando el de abajo establece su lugar dentro de un sistema que él acepta enfáticamente. [1996, p. 91]

Los dioses te atraparán si tratas de traicionar a cualquiera de nosotros. Nosotros ya hemos notado el rol de los rituales; tanto ensayos individuales, como sesiones al unísono que absorben errores, para mejorar la fidelidad de la transmisión memética, y hemos notado que éstos son impuestos haciendo costosa a la no-participación en una forma u otra.

Además, como Joseph Bulbulia sugiere. “Puede que los rituales religiosos coloquen en exhibición al poder natural de una comunidad religiosa; una impresionante exhibición dirigida a los potenciales desertores de a lo que se oponen” (2004, p. 40). Pero; en primer lugar: ¿Qué conduce al espíritu de comunidad? ¿Es el proyecto de mantener unidos a los grupos principalmente una manera de los cleptócratas de inventar formas de mantener a sus ovejas en el redil? ¿O existe un relato más benigno a descubrir?

Capítulo 6 La transmisión de la religión ha sido acompañada de voluminosas revisiones; a menudo deliberadas y con visión futurística. A medida que las personas se convirtieron en burócratas de las ideas que se les habían ocurrido, las domesticaron. El secreto, el engaño y la invulnerabilidad sistemática al desmentido son algunas de las características que han emergido; y éstas han sido diseñadas por procesos que fueron sensibles a nuevas respuestas a la pregunta: ¿Cui bono?; a medida que las motivaciones de los burócratas entraron en el proceso.

Capítulo 7 ¿Porqué las personas se unen a grupos? ¿Es esto simplemente una decisión racional de su parte, o existen fuerzas de selección de grupos relativamente sin mente que están trabajando? Aunque existe mucho para ser dicho a favor de ambas de estas propuestas, ellas no extinguen los modelos plausibles que intentan explicar nuestra disposición a formar lealtades duraderas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba