Opinión Nacional

Ruffian debería inhabilitar a Dayana Mendoza

Habiendo demostrado que es más obediente que un egresado summa cum laude de la escuela de perros de Los Teques, y que la Contraloría a su indigno cargo ha sabido ser ciega y sordomuda ante las múltiples evidencias de graves ilícitos cometidos por sus camaradas rojos rojitos en Alcaldías, Gobernaciones, Ministerios, Asamblea Nacional, órganos de la Justicia e Institutos Autónomos, siendo acreedor del premio a la Constancia* por su ilimitada negligencia al frente del organismo encargado de impedir y denunciar los actos de Corrupción, (*reelección en el cargo con pleno disfrute de un sueldo nada socialista, prolongación del encargo de hacer como los tres monitos «No veo No oigo No digo»), ante la catástrofe ocurrida el pasado 2 de diciembre del 2007, cuando la avalancha de votos contrarios a los caprichos de su Jefe en contra de la Constitución, fue de tal magnitud que todavía el CNE no ha terminado de contar los NO que volvieron talco la muy estalinista Reforma, y luego de ejecutar el úkase mirafloriano de sacar del juego electoral a los candidatos de la Oposición con mayor respaldo popular, a ver si con esa maniobra absolutamente contraria a lo que establece la Ley fundamental logra darle una esperanza remota a los bates quebraos que impuso el dedo atómico del Führer sabanetero, en directa correspondencia con los lineamientos que rigen el comportamiento político de la tribu a la cual pertenece, dedicada en cuerpo y alma a impedir el (inevitable) fallecimiento del Totalitarismo en Cuba y a montar una franquicia acá en Venezuela (aunque por cuestiones de Patente, la razón comercial ha sido inscrita en el Registro bajo el nombre de Socialismo del siglo 21), actuando como si no hubiesen ocurrido los numerosos fracasos del experimento iniciado en la Rusia de Lenín, e involucrando a docenas de países que constituyeron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y su área de influencia, en todos los cuales procedió a derrumbarse la gigantesca monserga conformada por el partido y pensamiento únicos, la distribución igualitaria de los bienes y recursos, la planificación centralizada y estricta de la Economía, la erradicación de la propiedad y la iniciativa privadas, simbolizado todo ello en la emotiva destrucción del oprobioso Muro de Berlín en noviembre del 89, muy bien pudiera, siendo consecuente con sus actuaciones y la ideología que rige a todos en su Jurasic Clan, incluir a la recién electa Miss Universo, Dayana Mendoza, en su particular apéndice de la Lista Tascón, inhabilitándola de facto, sin esperar (como en los otros cientos de casos) a que se produzca una Sentencia firme a partir de un Juicio legal y justo (esos son resabios burgueses a los que los revolucionarios no deben atarse, por constituir ellos la Vanguardia iluminada que debe regirse por una normativa propia surgida del principio primordial del «Como vaya viniendo vamos viendo», del ilustre teórico bolchevique oriental Eudomar Ilich Santos Frías).

Es público y notorio que la mencionada Dayana Mendoza, (también conocida en los antros donde suele reunirse la escoria opositora, como «Mamacita», «Más buena que comer con los dedos», «Divinosura», «Esositagoldo» y otras expresiones propias de la oligarquía escuálida, golpista, lacaya de la CIA y el imperialismo), ha causado terribles daños al proceso revolucionario, en vista de que su cara, su cuerpo, sus gestos y movimientos son la absoluta antítesis de la imagen de una criolla con Certificado de Origen expedido por el Tribunal Disciplinario del glorioso PSUV. Como ya lo han establecido algunas compañeras, la mujer prototipo que nos represente dignamente debe ser de baja estatura, piel color de bachaco asustado, pelo resorte, campeona de natación en cuestión de protuberancias, nada por delante nada por detrás, fisiología de tabla, con puro pezón basta y sobra, y con apenas el pellejo necesario para cubrir la osamenta de la cadera y permitir sentarse sin que rechinen los huesos o se rompa la tapicería, del mueble se sobreentiende.

Tanto que nos ha costado colocar en los lugares de mayor exposición al colectivo, a compañeras revolucionarias que sinteticen las virtudes corporales de la mujer símbolo del Socialismo del siglo 21, que reflejen al prototipo ya referido en el párrafo anterior, ubicadas al frente de Ministerios, en curules legislativas y como anclas de nuestra programación televisiva, y viene esta Mata Hari contrarrevolucionaria a estropear todo cuanto habíamos logrado con Maria Cristina Iglesias, Lina Ron, Desiree Santos, Iris Varela y las híbridas de VTV, estimulando pensamientos pecaminosos en las audiencias a partir del conjunto de elementos que las odiosas transnacionales han posicionado por manipulación de masas como eróticos, sexi, sensuales, atractivos, a la vez que generan estos alienados esquemas un rechazo general hacia el prototipo de mujer que promociona el Proceso.

A la conducta reprochable de la indiciada, referida en autos como Dayana Miss Universo Mendoza, debemos sumarle otra afrenta constituída por su participación en un deplorable espectáculo, de corte burgués y de lujo, como lo fue el Certamen en el cual compitiera con otras ochenta individuas que también incurrían en el delito de presentar un físico similar en medidas y características al que con preocupación observamos en la acusada, obviamente con un plus en ella que inclinó la muy capitalista balanza en su favor. Como adicional perjuicio, denunciamos que la pecaminosa humanidad de la rea, mostrada inclusive en traje de baño de dos piezas (la antítesis del discreto Burka que pundonorosamente cubre las partes de las mujeres en países hermanos, que nos causan envidia y dentera), formó parte de un espectáculo decadente y demasiado contemporáneo para el gusto de quienes estamos empeñados en trasladarnos al añorado siglo 19, realizado de manera premeditada y alevosa nada menos que en la capital de Vietnam, en Ciudad Ho Chi Min, lo cual destruye uno de los pilares fundacionales de nuestra ideología socialistoide castrocomunista, aquel que propugna la creación de dos, tres, cien Vietnams (que junto con lo de «La violencia es la partera de la Historia» es la dupla clásica de nuestro vocabulario de campaña). A partir de la celebración del maldito Concurso para elegir a la Miss Universo 2008, ya no podremos nunca más gritar a los cuatro vientos en procura de que se reproduzca el ejemplo de Vietnam, puesto que corremos el riesgo de que tengamos éxito y asombrosamente pronto ocurran concursos similares en La Habana y Pyongyang, con lo cual la gata se habrá subido definitivamente a la batea y tendremos que bajar la santamaría.

Es Justicia que solicitamos, desesperados, casi todos los (genuinamente) inscritos en el PSUV (los agregados sin su consentimiento y conocimiento, son muchos más), en la Venezuela del décimo octavo día del mes séptimo del año octavo del milenio tercero, en plena efervescencia de la fiebre por tocarle las nalgas al que tiene fecha de vencimiento desde el fatídico 2D, y absolutamente desorientados en cuanto a cuales ejemplares apostarles en la Dupleta de gobernadores y alcaldes. ¡Abajo Dayana !

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba